© Pirineum multimedi@, 8 Febrero, 2006 2:01 PM
 

Centro de Vacaciones de Morillo de Tou

Pueblo Compañero    
Texto y fotos: Ainhoa Camino. Año 2000

"Cuando vinimos aquí no había nada. Era una masa de ruinas, escombros y zarzas", recuerda Antonio Martínez, gerente de Morillo de Tou. "Entonces nadie daba un duro por él. Pensaban que nuestra idea era una locura de unos enamorados de la montaña". Catorce años después, en Morillo hay 23 puestos de trabajo fijos, que en verano se convierten en 50, hay dos albergues, una residencia, dos hostales, un camping de segunda categoría, 10 cabañas-bungalows, un bar-restaurante, una biblioteca y un centro social. Hoy Morillo de Tou está lleno de vida, de gente y de ilusión.
A 4 kilómetros de Aínsa, en el corazón de la comarca del Sobrarbe y a orillas del embalse de Mediano, se erige un conjunto arquitectónico que muchos suelen definir como Centro de Vacaciones. Pero Morillo de Tou es algo más. Esun pueblo "compañero", restaurado a iniciativa de CCOO-Aragón para recuperar la vida de antaño y adaptado a las necesidades de entretenimiento y relax que exige la sociedad actual.
Morillo de Tou es un núcleo "compañero", porque su resurgimiento se debe a las más de 80.000 horas que voluntaria y gratuitamente invirtieron afiliados a CCOO-Aragón, porque en él se reúnen sindicalistas, estudiantes, colectivos de trabajadores, amigos y familias a trabajar, descansar o aprender, y porque es un ejemplo de desarrollo económico, social, laboral y cultural en el mundo rural.
 

Trabajo Voluntario
"Todo este proceso comenzó en 1986 cuando CCOO-Aragón solicitó a la Confederación Hidrográfica del Ebro la cesión de los terrenos del abandonado núcleo de Morillo", explica Antonio Martínez. "La idea era construir un centro de esparcimiento para los afiliados", comenta. Pero aquello se quedó pequeño. "Además, queríamos hacer algo para contribuir al desarrollo de la región y demostrar que una organización sindical es una herramienta válida para organizar algo más que huelgas. Ahora ya somos los propietarios de este pueblo, através de la empresa que creamos, Sobrarbe, SA".
El proceso de recuperación fue duro y largo. "Hay que tener en cuenta que cuando llegamos Morillo llevaba 35 años abandonado y el único signo de vida que encontramos fue el metro y medio de huesos de costillas que los antiguos habitantes habían dejado en el cementerio de los fines de semana de venían a comer aquí".


L
evantaron la iglesia
, símbolo inequívoco de este pueblo, recuperaron la sacristía, almacenaron las piedras de las casas que no se podían reparar para las de nueva edificación, construyeron una balsa donde almacenar 14 millones de litros de agua y habilitaron una tubería de 7 kilómetros de longitud para poder traer agua del río Ara.
Empedraron las calles y habilitaron una red de iluminación. Construyeron una piscina, habilitaron una zona de acampada y otra de cámping y levantaron dos edificios nuevos, la biblioteca y la Casa Forestal, además de construir viviendas para los trabajadores. "Sin los afiliados y su trabajo voluntario esto no habría podido ser una realidad", señala Martínez.

Desarrollo Combinado
"Creemos que estamos consiguiendo combinar el desarrollo económico con el social y el cultural", señala Antonio Martínez. Un desarrollo que también se basa en poder estar todo el año, menos el mes de febrero, abiertos y ofreciendo un continuo programa de actividades. "Precisamente, uno de los problemas que se nos planteó fue la gran estacionalidad que tenía esta comarca. Por eso tenemos una amplia y variada oferta de alojamiento, servicios y programas de actividades lúdicas y profesionales".
La mezcla de gente salta a primera vista. Escolares, familias, grupos de amigos, sindicalistas que entre ellos se llaman "compañeros", congresistas, turistas extranjeros o trabajadores. Todos tiene su sitio en este conjunto vacacional, donde las canciones, las risas y, sobre todo, la actividad ha vuelto tras 35 años de continuo y sepulcral silencio.

GUIA PRÁCTICA
Acceso: Por Huesca, hasta Barbastro por la N-240, luego dirección Aínsa. También se puede llegar por el Puerto de Cotefablo hasta Aínsa y tomar el cruce a mano derecha. A 4 kilómetros está Morillo de Tou. Además, se puede ir en autobús desde Huesca, Zaragoza y Barcelona o tomar el tren hasta Monzón.

http://www.morillodetou.com/

  En el Túnel del Tiempo
Morillo de Tou es, por así decirlo, la combinación de dos núcleos. Primero existió Tou, que significa torre, y más tarde surgió Morillo, lugar amurallado. De Tou sólo queda la atalaya de la iglesia, que puede verse desde el actual Morillo de Tou, y su existencia no se recoge en ningún documento. Se sabe, gracias al historiador oscense Antonio Castán, entre otros, que fue un poblado medieval.
Según Castán, podría remontarse al siglo XI, lo que supondría que estaríamos
ante uno de los primeros poblamientos tras el asentamiento de los cristianos después de arrebatar definitivamente el territorio a los musulmanes. Antonio Martínez, plantea que "probablemente, al tiempo que la conquista de los nuevos territorios iba descendiendo hacia el sur, se efectuó la bajada al llano, perdiendo importancia su poblamiento inicial y naciendo Morillo, al que añadieron Tou, como seña distintiva". Los primeros documentos de este Morillo datan de 1925.