© Pirineum multimedi@, 22 Noviembre, 2007 12:03 PM
 
Un carretón con la última tecnología aeronáutica

El jueves 10 comenzó la exposición pública del proyecto para rehabilitar la infraestructura de Ip
Ainhoa Camino
Canfranc/Jaca. Enero 2002

Foto: Paco CodurasEl viejo carretón de Ip va a dejar de lado el hierro que compone su estructura para vestirse con las últimas novedades del mundo de la aeronáutica. Dentro de poco, el habitáculo cuadrado que tantas veces subió, en el siglo pasado, a los trabajadores de la presa de Ip, se convertirá en un moderno y cómodo funicular, bioclimático y con grandes espacios traslúcidos que permitirán apreciar la grandeza de ese paisaje pirenaico que se concentra en el área de Canfranc.
Si el calendario previsto por el consistorio canfranqués no falla, para el verano del 2003 el nuevo carretón de Ip podría estar funcionando. Algo que según el concejal delegado del proyecto, Paco Coduras, es "soñar, pero con los pies en el suelo", ya que "una de las principales dificultades son los trámites administrativos, que son largos y que se pueden alargar hasta este verano", señala Coduras.

En exposición
Desde el pasado jueves y hasta finales de febrero, el proyecto técnico, elaborado por la empresa aragonesa Ingeniería y Servicios de Montaña (ISM), se encuentra en exposición pública. Durante este plazo, los responsables del proyecto ya tienen una tarea: "Acudir a las distintas instituciones para buscar inversores potenciales".
El primer paso ya se ha dado. "A finales de diciembre constituimos la sociedad mercantil FUNIPSA, que canalizará todos los temas relacionados con el carretón". El capital social asciende a 145.000 euros y cuenta con el consistorio como único asociado, de momento. La intención es abrir la sociedad a todo el que quiera tomar parte en ella, ya que está previsto que cada acción cueste 100 euros. "Estimamos que el capital privado podría suponer un 70%, mientras el público podría rondar el 20 ó 30%", matiza el concejal canfranqués.
puede ofertarlo".

Con este proyecto, cuyo coste supera los 7,800 millones de euros (1.300 millones de pesetas), el ayuntamiento de Canfranc quiere reutilizar una infraestructura, que estuvo funcionando regularmente hasta la década de los 80 y que se puso en marcha por última vez en el año 1997. El carretón fue construido en la década de los 60 para subir y bajar a los operarios que trabajaban en la presa de Ip, a 2.200 metros de altitud, salvando un precipicio de 1.000 metros de desnivel.
La finalidad de este proyecto es "ofrecer un viaje turístico que permita intensificar y ampliar las dos temporadas turísticas de las que vive Canfranc y ofrecer alternativas de ocio a la falta de nieve, ya que el funicular funcionará todo el año", comenta Paco Coduras.

Como un avión
Pero la imagen del carretón será totalmente distinta a la que muchos canfranqueses conservan en su memoria. En esencia, será más similar a los últimos modelos de aviones que a un sistema de transporte por contrapeso, ya que la tecnología que se empleará para su diseño está basada en los últimos avances aeronáuticos.
El funicular, compuesto por dos vagones y que mantiene el sistema de polea (o contrapeso) para moverse, tendrá capacidad máxima para 60 personas, ascenderá en 7 minutos y sólo tendrá que atravesar un túnel de 150 metros y que presenta una apertura lateral.
En la imagen, Paco CodurasEl presupuesto incluye la construcción de un edificio en el área de salida, con los servicios de venta de billetes, tienda y bar; la nueva vía, los dos vagones y otro edificio en la llegada, con una terraza panorámica y un bar-cafetería, que será bioclimático. Asimismo, se dispondrán áreas de aparcamiento, con capacidad para 10 autobuses y 130 vehículos, que se distribuirán por distintas zonas cercanas a la salida, ya que la construcción de un único aparcamiento tendría un gran impacto visual en la zona.
Paco Coduras destaca la seguridad del futuro funicular: "Los dos vagones estarán dotados con todas las medidas de seguridad que sean necesarias, se incluye un complejo sistema de defensas de aludes de nieve, hemos elaborado un estudio de impacto ambiental, que esta actuación no requería al ser una reutilización; y queremos que el proyecto salga desde el principio con la certificación ISO 14.001".