© Pirineum multimedi@
Última modificación : < Noviembre 7, 2007 12:00 -->

 

Reclaman celeridad en la mejora de las carreteras del Pirineo

La preocupación que genera la lentitud con la que avanzan los proyectos de mejora de las carreteras pirenaicas se ha puesto de manifiesto estos días, especialmente en los casos de dos vías nacionales, la N-230 y la N-260. La primera se llevó al Congreso de los Diputados, donde se aprobó por unanimidad la solicitud de acelerar la redacción y aprobación de los proyectos para su transformación en autovía. Sobre la segunda, ha sido ADELPA quien ha reclamado mayor celeridad para concluir el eje.


Además de estos proyectos, otras comunicaciones pirenaicas han saltado a la palestra de la actualidad estos días. Tal es el caso de la propuesta de conectar con una autopista Navarra y Salines de Bearn, para la que, según el presidente de Pirineos Atlánticos, Jean-Jaques Lasarre, no hay apoyo financiero por parte del Gobierno de París, por lo que la región de Aquitania tampoco tendrá los medios necesarios para asumirlo. Esto complica aún más la posibilidad de sacar adelante un proyecto que debido a las afecciones medioambientales que implica ha generado rechazo entre la población local.

Colapso en la N-230
La preocupación respecto a la N-230 se basa en la necesidad de acelerar la transformación de la actual carretera, entre la boca sur del túnel de Vielha y la localidad de Sopeira, en autovía. El nuevo túnel de acceso al valle de Arán está previsto que entre en funcionamiento a principios de diciembre y podría conllevar un importante aumento de tráfico, ya que se ha anunciado su apertura con 3 carriles. De ahí que los alcaldes de las localidades oscenses y leridanas que se encuentran en la N-230 teman que la vía se colapse y hayan llevado el tema al Congreso de los Diputados.

La moción, que fue aprobada por unanimidad, insta al gobierno a acelerar la redacción y aprobación de los proyectos para transformar en autovía la N-230 entre Sopeira y Lérida, y que se inicien las licitaciones este mismo 2007. También se pide acelerar los estudios informativos para acondicionar el resto del trazado en una vía de gran capacidad.

Parón de la N-260
Las críticas para el estado del Eje Pirenaico en el territorio altoaragonés han venido de mano de la Ejecutiva de ADELPA, ya que se considera bochornosa la situación que la N-260 tiene a su paso por tierras oscenses. La Asociación que reúne a 91 ayuntamientos pirenaicos recuerda que “los únicos avances se han producido en el tramo Yebra-Fiscal”. Si bien, la evolución es lenta y aún está pendiente el ramal comprendido entre Fiscal y el Túnel de Baluport, afectado por el embalse de Jánovas. Hasta la fecha lo único que se ha redactado es un anteproyecto, que acaba de ser remitido a los ayuntamientos para su conocimiento.

Sobre el resto del eje, ADELPA señala que están pendientes los tamos Campo-Castejón de Sos y desde esta localidad ribagorzana hasta el límite con Lérida. Además la agrupación recuerda que en el primero es necesario actualizar el proyecto del Congosto de Ventamillo, debido a las dificultades ambientales que entraña. Viendo esta situación, la ejecutiva aprobó por unanimidad, “instar al ministerio de Fomento a continuar avanzando en las obras del eje Pirenaico por la comunidad aragonesa, de la forma más conveniente para su terminación en el plazo más corto posible”.

© Pirineum multimedia. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL
 
© Pirineum multimedia- 2007
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail