Última actualización 25 Febrero, 2008 17:48 h.

NOTICIAS

L’Academia de l’Aragonés homenajea a sus miembros de honor

L’Academia de l’Aragonés ha querido reconocer la labor de investigación, promoción y dignificación que de la lengua aragonesa han realizado Brian Mott, Juan José Guillén, Artur Quintana, Nieus Luzía Dueso y Rosario Ustáriz, todos ellos miembros de Honor de L’Academia. El acto de homenaje, que tuvo lugar el 24 de noviembre, sirvió también para nombrar y que tomara posesión un nuevo miembro numerario, Antonio Plaza Boya, natural de Castejón de Sos y licenciado en Filología Hispánica y en Filología Inglesa.

Miembros de honor
Miembros de honor

El reconocimiento contó con el apoyo y la participación del viceconsejero de Cultura del Gobierno de Aragón, Juan José Vázquez, que inauguró y cerró una sesión que contó con la participación de más de un centenar de personas. Desde l’Academia se agradece el apoyo del viceconsejero, “por su imprescindible ayuda”, y a los cinco miembros de honor, “por haber aceptado formar parte de ella y por haber ofrecido con ello un rayo de esperanza al aragonés”.

Así, l’Academia premió a Brian Mott, doctor en Filología Hispánica y profesor de la Universidad de Barcelona que elaboró su tesis doctoral sobre el chistabino, “variante del aragonés del que ha hecho otros muchos estudios, como el diccionario etimológico”, explican. Por su parte, Juan José Guillén es doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Zaragoza y especialista en la toponimia del valle de Tena, a la que dedicó su tesis doctoral.

Otro de los homenajeados fue Artur Quintana, doctor en Filología Románica y miembro del Institut d’Estudis Catalans, que “ha publicado numerosos trabajos sobre el aragonés y está a la espera de sacar un estudio sobre el aragonés del valle de Bio”, comentan. Nieus Luzía Dueso, una de las mejores escritoras en aragonés, concretamente en su variedad chistabina, autora, entre otros, del libro de poesía “A’l canto’l Zinqueta” y del de prosa “Leyendas de’l Alto Aragón”. Finalmente se reconoció la labor de Rosario Ustáriz, otra destacada escritora en aragonés, en este caso en cheso, y prolífica poetisa, cuya obra está recogida en una obra de reciente publicación, “Miquetas de l’alma”.