© Pirineum multimedi@, 19 Julio, 2006 9:52 AM
Última modificación : < < < < < < < < < Julio 19, 2006 9:52 -->

 

El corazón de La Dolores vuelve a funcionar

La maquinaria de la antigua fábrica de harinas de Caldearenas, La Dolores, ha vuelto a funcionar. El pasado sábado, 8 de julio, con motivo de la apertura del centro, que no inauguración, los vecinos pudieron visitar las instalaciones y adelantarse así a la propuesta que este verano ha decidido sacar adelante el consistorio de la localidad y la Comarca del Alto Gállego, para ir fomentando el conocimiento de un centro que se ha convertido en Museo de Arqueología Industrial.


El interior de La Dolores, con toda su maquinaria recuperada y en perfecto estado de funcionamiento, se podrá conocer este verano de manera gratuita. Para el mes de julio el horario habilitado es de 12 a 13:30 y de 19 a 21 horas, mientras que en agosto se ofrecerán mayores posibilidades. Además, el museo está incluido en las visitas guiadas que para este verano ha diseñado la comarca del Alto Gállego. La idea para tener La Dolores abierta como recurso turístico-cultural es convocar a principios del próximo año un concurso al que se presenten aquellas empresas que estén interesadas en dinamizar el centro. Mientras, será el propio ayuntamiento el que gestione la antigua harinera.

Recordaremos que el consistorio de Caldearenas y la Asociación Cultural Izarbe comenzaron hace 8 años con la idea de transformar esta antigua harinera en un centro museístico dedicado a la fabricación del pan, para recuperar la memoria de la antigua factoría y completar los recursos turísticos y culturales que ya tiene el municipio, la Senda de Izarbe y el centro de la Vida Pastoril, el Museo Leoncio Mairal y el Centro de Arte Sacro, ambos en Javierrelatre. Para ello, Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca, Comarca del Alto Gállego y Ayuntamiento de Caldearenas destinaron 600.000 euros a la recuperación del inmueble y puesta a punto de su maquinaria. Asimismo, el consistorio firmó un acuerdo con los herederos de la harinera, Francisco Martínez Otín, cediendo el inmueble al ayuntamiento por un periodo de 60 años.

El proyecto museístico comprende que se pueda apreciar las máquinas que se empleaban para la producción de la harina y elaboración del pan en una factoría que dejó de funcionar hace 38 años, a la vez que se quiere aprovechar esta maquinaria, ya se puso en funcionamiento el día de apertura, para crear una aula interpretativa sobre este alimento, especialmente destinada a los escolares. Para ello, se ha conservado en la primera planta un horno, en el que los más jóvenes podrán elaborar su propio pan, una vez conocido el proceso y sus características.

© Pirineum multimedia. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL

 

 
 
 
© Pirineum multimedia- 2006
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail