© Pirineum multimedi@, 28 Octubre, 2005 10:48 AM
Última modificación : < < < < < < < < < Octubre 28, 2005 10:48 -->

 

Las excavaciones en Santa Cristina de Somport fijan la fecha de su abandono

El Hospital de Santa Cristina de Somport dejó de emplearse definitivamente en septiembre de 1808. El incendio que arrasó este complejo puso fin a uno de los hospitales de peregrinos más importantes de la Europa Medieval, según han confirmado ahora los arqueólogos que trabajan en el yacimiento. Además, las investigaciones históricas, paralelas a los trabajos de excavación y consolidación que se están llevando a cabo en el complejo, han puesto de manifiesto que el fuego fue una represalia de los franceses, ya que años antes los españoles habían incendiado su hospital de Peyranera.
Ainhoa Camino

Estos descubrimientos han sido parte de los resultados que se han obtenido en la nueva campaña de excavación y consolidación que el departamento de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón había convocado para este otoño, con la idea de continuar los trabajos efectuados el año pasado. La adjudicataria de la nueva entrega fue la empresa Sargantana, una clásica en estas intervenciones, con un presupuesto de 59.100 euros. La actuación comenzó en octubre y finalizará a mediados de noviembre y, por el momento, se ha convertido en una de las intervenciones más fructíferas, tanto por los hallazgos como por los datos confirmados.

Uno de los arqueólogos directores de la campaña, José Luis Ona, comenta las labores de consolidación llevadas a cabo: “Prácticamente, todo lo que había de la iglesia románica se ha consolidado, además de todas las estructuras que se sacaron el año pasado”. En cuanto a las excavaciones, Ona explica que se ha continuado en la zona oeste de Santa Cristina que se actuó en 2004, sacando a la luz una habitación, de unos 30 metros cuadrados, y fechada, probablemente, en el siglo XII.

El análisis de los estratos de este habitáculo, con dos accesos, uno de ellos probablemente el principal en el siglo XII, ha confirmado los dos incendios que, según alguna documentación, se decía que habían tenido lugar en el Hospital. El arqueólogo Raúl Leorza lo explica: “El primero fue de 1706 y destruyó el complejo que había en la época medieval, los restos de cerámica y otros materiales localizados, así como los restos de madera y clavos encontrados, que suponen formaban el techo, coinciden con esa fecha”. El complejo se reconstruyó, pero registró un segundo fuego. Los estratos superiores han confirmado que fue en 1808.

José Luis Ona señala que “investigando los archivos municipales de Aísa (localidad a la que pertenece Candanchú) y Etsaut (en el valle del Aspe), descubrimos que fue una represalia de los franceses, por la quema, años antes y por parte de los españoles, del hospital de Peyranera, ubicada en la vertiente norte del Somport”. Además, Ona apunta que “las memorias del notario García Marín, que ejerció en Jaca durante 1808-09 y que capitaneó la defensa del Valle de Canfranc, lo fijan en ese mes”. La magnitud del desastre motivó que no se reconstruyera y que se abandonara de manera definitivamente.

Pero también se ha excavado la zona noreste del complejo, junto al ábside de la iglesia. Ahí, se han sacado a la luz una necrópolis, un osario y tres tumbas especiales. Una, en tierra, que según los datos analizados, “corresponde a un hombre, de entre 1,60-1,70 metros y de mediana o avanzada edad”, comenta el arqueólogo Juanjo Ruiz. Las otras dos, piensan que pertenecían a sendos personajes de peso, ya que “son de lajas y sillares, están dentro de la iglesia y se conservaron y aprovecharon para la construcción del XVII”, explica Ona.

© Pirineum multimedia. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL

 

 
 
 
© Pirineum multimedia- 2003
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail