© Pirineum multimedi@, 26 Enero, 2005 11:27 AM
Última modificación : < < < < < < < < < Enero 26, 2005 11:27 -->

Reportajes
Actualidad

El Pirineo se prepara para el descenso brusco de temperaturas

Ainhoa Camino. Jaca

Las comarcas pirenaicas notaron ayer los primeros efectos de la anunciada ola de frío. Casi ninguna localidad del Pirineo superó los cero grados y se registraron rachas de viento muy fuerte, sobre todo, en cotas superiores a los 1.000 metros. Algo que unido a las precipitaciones de nieve que se produgeron por encima de los 900 metros, complicó la situación de los puntos más alto de la cordillera oscense.

Vista de la estación de esquí de Candanchú el pasado martes 25 de eneroSin embargo, estas circunstancias no motivaron la puesta en marcha de los planes especiales con los que las comarcas y municipios pirenaicos intentar paliar los efectos de las nevadas y heladas. Aunque, teniendo en cuenta que las previsiones anuncian un empeoramiento generalizado para la jornada del miércoles, todos los efectivos y medios que incluyen estos planes pernancen en alerta, a la espera de tener que intervenir.

Desde la cuatro comarcas se ha señalado que todos los efectivos están localizados y que se han establecido turnos dobles para poder atender las necesidades que surjan. Asimismo, se han revisado todas las maquinas quitanieves y se ha comprobado el estado de las reservas de sal y fundentes.

Estaciones y puertos

En la jornada del martes, los mayores problemas se registraron en las estaciones de esquí y en los puertos de montaña. Somport y Portalet requirieron el uso de cadenas durante toda la jornada, si bien, a primeras horas del día era complicado circular por diversas carreteras de la pronvicnia oscense, como la A-2606, entre el Balneario de Panticosa y el municipio panticuto, y la A-176, entre Ansó y Hecho.

Las estaciones de esquí también vivieron una jornada complicada. De hecho, solo Candanchú y Panticosa abrieron sus instalaciones, aunque de manera parcial. El fuerte viento, en algunos casos con rachas superiores a los 60 kilometros/hora, hicieron que la sensación térmica en los centos invernales, donde se registraron temperaturas entre los 7 y los 17 grados bajo cero, fuera mucho inferior.

© Pirineum multimedia. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL

 
 
© Pirineum multimedia- 2003
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail