© Pirineum multimedi@, 10 Diciembre, 2004 9:24 AM
Última modificación : < < < < < < < < < Diciembre 10, 2004 9:24 -->

© Pirineum multimedia
PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL

Reportajes
Actualidad

Procesan al cazador que causó la muerte a la osa Cannelle

La peligrosidad El pasado martes, 7 de diciembre, en el Palacio de Justicia de Pau comenzó el juicio contra René Marqueze, el cazador de Urdós de 62 años de edad que el pasado 1 de noviembre causó la muerte de la osa Cannelle, la última hembra autóctona de los Pirineos. Tras tomarle declaración, el juez dejó al casusado en libertad, bajo control judicial, pero la casusación quiere juzgarlo por presunto delito de destrucción de especie protegida.
Texto: Ainhoa Camino

De ser condenado por ese delito, la pena máxima a la que se enfrenta el veterano cazador es de 6 meses de privación de la libertad y una multa de 90.000 euros. Mientras, la defensa ya ha anunciado que alegará “defensa personal” o “estado de necesidad” para obtener el sobreseimiento de la causa.

El acusado, muy afectado desde el suceso, no quiso hacer declaraciones a la salida del juzgado, pero hace unos días que relató a algunos medios de la región de Aquitania lo acontecido. Según René Marqueze disparó a la osa porque no tenía otra salida, ya que le había atacado tres veces, al borde de un barranco. Marqueze recordó que iba a cazar cabras montesas y jabalíes con unos amigos, en las inmediaciones de Urdós, cuando se produjo el cuarto encontronazo.

Marqueze sostiene que “el animal dio un bote, gruñendo y a una velocidad espantosa, como un caballo al galope; entonces, yo me di la vuelta y le disparé a la grupa; me gustaría saber que hubieran hecho en mi lugar los que me tratan de asesino”. El veterano cazador admite que el incidente le ha cambiado totalmente la vida. De hecho, tuvo que abandonar Urdós para evitar una presión que se volvió insorportable. La familia de Marqueze ha visto manifestaciones en la puerta de su casa y han recibido anóminos tachándolos de asesinos. René Marqueze reconoce que ha estado a punto de perder la razón, de cometer una locura y que desde entonces no puede dormir y sufre pesadillas cada noche.

Dos osas asturianas
El inicio del juicio concidió con el anuncio por parte del Institution Patrimoniele de Haut Bearn (IPHB), empresa gestora de la reintroducción del oso en el Pirineo, del inicio de una consulta popular e institucional a ambos lados del Pirineo para decidir la continuidad del programa de reintroducciones. En el acuerdo no se apunta el lugar de procedencia de los animales, pero según fuentes del propio instituto, se plantea la posibilidad de soltar dos osas procedentes de Asturias.

El IPBH se ha compromedito a remitir su estudio el 14 de febrero próximo a las administraciones pirenaicas de ambasv ertientes, a agentes sociales y ecologistas franceses, además de a todo particular que lo solicite. El plazo para presentar alegaciones estará abierto hasta el 22 de marzo. Pero el Instituto pide a los poderes públicos que digan si “están dispuestos a poner los medios para lograr la cohabitación pacífica entre el oso y el hombre, en el territorio de este último”.

Situación de los osos
Es cierto que tras la muerte de Cannele el futuro del oso pirenaico pasa, forzosamente, por la reintroducción de nuevos ejemplares. Ya no queda ninguna hembra autóctona. Pero en más de una ocasión se había puesto de manifiesto las dudas en torno a la capidad que la hembra tenía de engendrar crías, debido a lo avanzado de su edad.

En la cordillera en estos momentos quedan 14 osos, de los que sólo 3 ó 4 son de origen pirenciao. El resto proceden o son descendientes de los ejemplares que se reindotrujeron entre 1996 y 97 en el valle de Arán.

 
 
© Pirineum multimedia- 2003
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail