© Pirineum multimedi@, 8 Enero, 2004 1:55 PM
Última modificación : < < < < < < < < < Enero 8, 2004 13:55 -->

Reportajes
Actualidad

Los ganaderos solicitan modificaciones en la normativa de ubicación de granjas

Ainhoa Camino. Jaca

La Asociación de Habitantes del Pirineo tiene previsto mantener una reunión con el consejero de Agricultura y Alimentación del Gobierno de Aragón, Gonzalo Arguilé, con el fin de explicarle los problemas que los ganaderos tienen para adecuarse a la normativa sobre ubicación de granjas que entrará en vigor a partir del próximo enero. El periodo de una año que este colectivo ha tenido para cumplir con los decretos 200/1997 de 9 de diciembre y el 374/2002 de 17 de diciembre ha sido insuficiente y la agrupación pirenaica reclama "un tratamiento espacial para el Pirineo y zonas de montaña, debido a sus peculiaridades, y una prórroga a la hora de aplicar los nuevos decretos".

El presidente de la Asociación de Habitantes del Pirineo, Mario Cosculluela, recuerda que la normativa exige que "las explotaciones ganaderas se ubiquen fuera de los cascos urbanos, a una distancia mínima de 300 metros de los terrenos que estén catalogados por los ayuntamientos como urbanizables". Esta misma distancia, según ha apuntado Cosculluela, hay que contemplarla también entre explotaciones ganaderas, aunque para las de porcino la exigencia es mayor, y respecto a los cauces fluviales y barrancos.

"Teniendo en cuenta la orografía de la cordillera pirenaica, una zona montañosa, con pequeños valles y pequeñas poblaciones, no tenemos sitio para todos, y calculamos que la mitad de las explotaciones actuales podrían perderse", señala el presidente. Esta preocupación afecta a todo Aragón, aunque en la cordillera pirenaica, y desde el punto de vista de esta asociación, "la situación es más complicada, entre otros factores, porque el sector presenta un alto índice de envejecimiento, que no facilita en absoluto los cambios que se exigen".

Mario Cosculluela reclama unos indicadores correctores para aplicar la normativa en el Pirineo y unas medidas complementarias, que deberían estar incluidas en una Ley de Acompañamiento de las modificaciones exigidas, inexistente hasta la fecha. "Deberían de aplicarse otros criterios, como analizar el desnivel del mar, para especificar la distancia que hay que conservar entre casco urbanos y explotaciones ganaderas, y quizá sería conveniente una mayor participación de los ayuntamientos en estas decisiones", señala el presidente de la asociación.

Respecto a las medidas complementarias, Cosculluela apunta que "lo importante sería que nos facilitaran la instalación de los servicios de luz y agua en las nuevas explotaciones, porque tal y como está establecido en la normativa, ahora nos los tenemos que llevar nosotros, ya que la subvención que se incluye es muy pequeña".

La Asociación Habitantes del Pirineo aún no ha establecido el tiempo de prórroga que requerirían y tampoco ha fijado la distancia que desde su punto de vista sería la correcta, "porque es complicado", matiza el presidente. Pero tienen claro que "en alta montaña, la distancia máxima entre granjas debería ser de 100 metros, si no queremos que se pierdan la mitad o más".

   
 
© Pirineum multimedia- 2003
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail