© Pirineum multimedi@, 8 Enero, 2004 1:55 PM
Última modificación : < < < < < < < < < Enero 8, 2004 13:55 -->

Reportajes
Actualidad

Una exposición narra la historia de Jaca a través de sus uniformes
Ainhoa Camino. Jaca

Hasta el próximo 6 de enero, en el Salón de la Panadería de la Ciudadela de Jaca, se puede ver una curiosa exposición, con la que su organizador, Augusto Allué, quiere que "la gente conozca la historia de la ciudad a través de los uniformes y otros enseres militares". En total son 35 uniformes que van desde la Guerra de la Independencia hasta la Guerra Civil, una colección de bayonetas, otra de botones e insignias y una tercera de armas, que esconde verdades tesoros de la historia jaquesa. Augusto Allué explica que "los uniformes que se exponen son fruto de un trabajo que inicié hace tres años, recopilando cosas militares, porque me gusta mucho la historia y creo que todo cambio histórico tiene un reflejo en las indumentarias militares". De momento, y centrándose primordialmente en el vestuario, Augusto ha logrado recopilar cerca de 80 uniformes y otros enseres, tan sorprendentes como una hamaca de las que las tropas españolas tenían en Cuba.

Las otras tres partes que componen la exposición, que puede visitarse de 18:00 a 20:30 horas, son colaboraciones de dos coleccionistas jaqueses y un oscense. Julio Porta ha cedido para la ocasión parte de su muestra de bayonetas, fechadas entre finales de 1700 y 1943; Leandro Rodríguez ha colaborado con una extensa muestra de armas, fechadas entre 1850 y 1940, y el oscense Ramón Guirao ha hecho lo propio con las insignias y botones, que recorren la evolución de estos distintivos entre 1808 y 1939, y entre los que hay un curioso tesoro: botones de las Guerras Carlistas hoy en día muy difíciles de encontrar.
Augusto Allué señala que "sin la ayuda de muchas familias de la localidad esta exposición habría sido imposible". Familias como Lacasa, Bayo, Izuel, Del Tiempo o Castejón que han cedido o donado muchos de los elementos que componen una muestra que, entre otros objetivos, intenta también desterrar algunos viejos mitos como el que apunta Allué: "Decían que los ejércitos republicanos iban ataviados con harapos, aquí se demuestra que eso era un bulo y, por eso, muchos de los uniformes están girados o expuestos de tal manera que se pueda apreciar el trajo de costura y confección que llevan y los materiales con los que se han elaborado".

Recreaciones y uniformes

El uniforme más antiguo que es expone en el Salón de la Panadería data de la Guerra de Independencia. A partir de aquí, se muestran los de los reinados de Fernando VII e Isabel II, de las Guerras Carlistas, La I República, la restauración monárquica, con los reinados de María Cristina, Amadeo de Saboya, Alfonso XII y Alfonso XIII; así como los de la sublevación republicana de Jaca de 1930, la II República, La Guerra Civil y la División Azul.
Pero estos trajes no están expuestos de manera individual e independiente. Sino que Augusto Allué ha querido contextualizar estos pasajes históricos y ha elaborado algunas recreaciones, que son lo que más llama la atención a los que ya han visitado la exposición. Así, Allué ha elaborado, con sacos de serrín y todo, una trinchera del frente del Serrablo del Ejército Popular republicano de 1937, una enfermería militar de 1929 con todo tipo de material quirúrgico, o un despacho almacén de intendencia, con todo lujo de detalles.
Hay dos elementos que llaman especialmente la atención de los jaqueses. Por un lado, el único uniforme republicano que queda de la sublevación de Jaca, perteneciente a Luis Duch, que además fue el abogado defensor de los capitanes Fermín Galán y Ángel García Hernández. Y por otro, la maleta y la mochila que el capitán republicano Antonio Beltrán, "El Esquinazau", dio a su hijo Roge en Pau, antes de exiliarse a México. "Dos tesoros", apunta Augusto Allué, "de la historia de la capital jacetana".

 

   
 
© Pirineum multimedia- 2003
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail