© Pirineum multimedi@, 8 Enero, 2004 1:53 PM
Última modificación : < < < < < < < < < Enero 8, 2004 13:53 -->

Reportajes
Actualidad

Los glaciares del Pirineo se han reducido a la mitad en veinte años

Los glaciares que se encuentran en la vertiente aragonesa del Pirineo han reducido sus dimensiones a menos de la mitad en los últimos veinte años. A principios de los 80 estas masas heladas ocupaban 600 hectáreas, mientras que en el año 2001 pasaron a estar presentes en una superficie total de 290 hectáreas. Además, actualmente sólo quedan en la cordillera altoaragonés 19 glaciares, de los 36 que existían en la década de los 80.

La evolución que han sufrido estas masas de hielo se recoge en una exposición permanente que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) ha instalado en su sede zaragozana. En la inauguración, el catedrático de Geografía, Eduardo Martínez de Pisón, ofreció un dato preocupante más: "De los 19 glaciares existente, sólo 10 pueden considerarse realmente vivos, ya que tres son de carácter rocoso y los seis restantes se consideran neveros; es decir, glaciares a punto de desaparecer".
El panorama es realmente preocupante si se tiene en cuenta que desde 1991 han desaparecido 17 glaciares, entre ellos los de Balaitus, Latour, Literota o Robiñera. Martínez de Pisón aseguró que "poco se puede hacer para evitar el retroceso de estas masas, cuya fusión se debe a los cambios climáticos naturales y que han experimentado diversas modificaciones desde las glaciaciones cuaternarias".
El catedrático también recordó que el 56% de la superficie glaciar española se encuentra concentrada en el macizo del Aneto-Maladeta, "la joya glaciar del Pirineo", apuntó Pisón. El resto, se reparte a partes casi iguales entre los macizos de Monte Perdido, Picos de Infierno y Posets. Aunque también existen masas de menor entidad en el Vignemale y en el Besiberri, siendo este último el único fenómeno helado que está fuera de la geografía aragonesa, concretamente se encuentra en el leridano valle de Arán.
El seguimiento de la evolución de estas masas de hielo lo efectúan de manera conjunta la dirección general de Obras Hidráulicas y de Calidad de las Aguas del Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Ebro, en el marco del programa ERHIN, que también realiza un seguimiento a fondo de las precipitaciones de nieve y la evolución del manto nival, como factor de regulación natural en la cabecera de los ríos.
Los trabajos de evaluación incluyen el seguimiento anual de cada uno de los glaciares, la realización de estudios geofísicos para determinar espesores y la estructura interna del hielo, así como labores de balance anual de la masa glaciar y su movimiento.

   
 
© Pirineum multimedia- 2003
C/ Del Carmen, 4, 1º izda. 22700 Jaca
Tel./Fax. 974 355 386 e-mail