PUBLICIDAD
LA CARA B DEL PIRINEO
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Última actualización: 16 de septiembre de 2020  20:02

[ VOLVER ]

CONSULTAR HEMEROTECA
comentario0 comentarios / síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

Los cuatro buitres europeos posan en Buseu

Reportaje aparecido en la revista El Mundo de los Pirineos nº 126 de 2018 por Sergio Sánchez

19-marzo-2020


Howard lleva chillando desde que el todo terreno empezó a acercarse al muladar. En Gran Bretaña no hay buitres y ahora está viendo más de trescientos encima de su cabeza. Las aves reconocen el vehículo de Jordi Canut y comienzan a concentrarse en el cielo.


Los cuatro buitres europeos posan en BuseuEl inglés está nervioso. Quiere meterse en el hide cuanto antes. Primero bajará la masa de buitre leonado (250), poco a poco lo harán los Negros (12-15) y los alimoches (3), y cuando estos se vayan, el espacio quedará reservado a los Quebrantahuesos (25) *, que se quedarán solos aprovechando tuétano y hueso. Hoy el menú está orientado a ellos. Buena parte son patas de cordero del matadero y un obrador de embutidos artesanos (La Llania) de la Pobla de Segur con los que Canut tiene un acuerdo fijo de abastecimiento.

*Entre paréntesis, las cifras el 4 de junio de 2018.

Buseu es un pueblo del Pallars Sobirà a escasos 14 km de Gerri de la Sal que se deshabitó en los años setenta porque carecía de accesos, luz eléctrica, agua corriente y unas condiciones mínimas de vida. Linda con la Reserva Nacional de Caza de Boumort por el sur y con el Parc Natural de l’Alt Pirineu al norte. Desde sus 1.330 m de altitud se ve con facilidad el Turbón, Cotiella, las Maladetas y los picos periféricos de Aigüestortes. Estaba completamente en ruinas hasta la llegada de Canut, que cansado de trabajar para la administración -el servicio de Medio Ambiente de la Generalitat- inició un proyecto de vida, una “locura” para la mayoría de comarcanos, que hoy es una maravillosa realidad.

Primero compró una finca y después, tras embarcar a casi toda su familia, adquirió el resto de propiedades “para evitar que luego surgiera al lado una iniciativa incompatible con el proyecto” hasta completar las 230 ha. El núcleo, se abastece de energía solar y un grupo electrógeno “que apenas he enchufado nunca”. El golpe de suerte llegó cuando encontró agua a 58 metros de profundidad y a menos de 100 metros de la primera casa que habilitó. “Ya entonces muchos cambiaron de opinión. Oye, igual no está tan loco”.

Habilitó con todos los permisos administrativos preceptivos un muladar para carroñeras que hoy puede decirse es el más importante del Pirineo catalán. Está orientado al Quebrantahuesos y el Buitre Negro, ese pequeño milagro de la biodiversidad catalana que alcanza hoy los 55 individuos y seis pollos en 2017 y otros seis en 2018, si todo va bien, gracias a GREFA (Grupo de Rehabilitación de la Fauna Autóctona y su Hábitat) y la reserva de Boumort, entre otros. Sin embargo, el Águila real, el Alimoche y el Milano real se han convertido también en asiduos visitantes. “He conseguido alargar la estancia de los fotógrafos con otro hide específico para águila real” que alimenta con conejos que él mismo cría en Buseu.

Los cuatro buitres europeos posan en BuseuLa casa rural está abierta a todo el mundo, pero intenta evitar a los curiosos y poco iniciados, y basa su negocio en los hides para fotógrafos de toda Europa. El grupo de polacos que se acaba de marchar terminó con la cerveza y el café, así que tendrá que reponer para el jueves, cuando llega un grupo de belgas. Hoy los clientes son un inglés, un catalán (Pep Gassó, de Terrasa) y la revista El Mundo de los Pirineos, que no entrará en el hide porque no podría salir hasta las 7-8 de la tarde y tiene otros compromisos que atender.

Jordi acaba de regresar de un encuentro en Panzano (Huesca), organizado por el FAB (Fondo Amigos del Buitre), donde se ha visto con todos los que tienen algo que decir sobre las carroñeras al sur de los Pirineos. Todos, no. La Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos no estaba. Qué lástima. Quizá hubieran podido compartir experiencias que no extraen pollos de ningún nido, ni los exportan a ninguna parte para que luego mueran envenenados.

Llega cargado de energía y nos explica someramente su proyecto con el Pito negro, su pequeño hide para pajarillos delante de una alberca que alimenta con agua de su pozo; su propósito de que Iván, el rumano con acento catalán que le echa una mano, se instale allí y acabe de dar sentido al proyecto...

La calidad de las imágenes desde el hide está garantizada. Todo está cuidado al mínimo detalle. La orientación, el horario para echar la comida. Hoy hay una invasión de leonados, pero mañana, cuando solo queden huesos desperdigados, se posarán una veintena o una treintena de quebrantas: adultos, subadultos, juveniles. Quizá también algún buitre negro, que “replega” más los huesos.

El precio del hide es en función del número de fotógrafos (máximo de 7), oscilando entre los 180€ y 110€ del primer día y de 110€ a 90€ los restantes. La casa no es más que un complemento y los precios son muy baratos: 18€ por dormir y 7€ más por hacer uso de la cocina; 8€ por el desayuno... La cena, que subirá de un catering si el cliente así lo desea, 20€. La capacidad máxima de los hides es de 7 personas (sin contar con el del Águila real, distante a 1 km en la misma propiedad). Así que en la casa tiene exactamente esas plazas. Con wifi, con alargaderas para que todo el mundo enchufe su portátil, vea lo que está haciendo y comparta experiencias, el lugar es sede también de cursos de fotografía de fauna de un viejo amigo de esta publicación, el “molt honorable” Oriol Alamany.

De momento no ha puesto ninguna cadena, pero no es un lugar para curiosear. No quiere que se prodigue el visitante ocasional, salvo que tenga algo que contar o algo que decir, o busque, como en el caso de grupos de escolares, descubrir que la biodiversidad puede ser un proyecto de vida; que la defensa de la naturaleza puede ser rentable. Porque insiste en una idea: “Está muy bien el ecologismo. Pero lo que tenemos que demostrar es que con el Medio Ambiente se puede generar economía y crear empleos. Esa es la clave para que los lugareños y los escépticos nos tomen en serio”. “Osti tu, que això és de veritat, que dóna per viure”.

Los cuatro buitres europeos posan en BuseuLos cuatro buitres europeos posan en BuseuLos cuatro buitres europeos posan en BuseuLos cuatro buitres europeos posan en Buseu


Tu opinión nos interesa...

Hay 0 comentarios a esta noticia:

Envíanos tu comentario:

Nombre (opcional)*

Acepto la claúsula de privacidad.


Normas de uso de los comentarios

  • Esta es la opinión de nuestros lectores, no la de pirineodigital.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas, o injuriantes.

  • Pirineodigital se reserva el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de tema.

* Su nombre será publicado junto a su comentario, si no desea que el mismo quede reflejado, le sugerimos la introducción de un alias.



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!