PUBLICIDAD
CULTURA
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Última actualización: 26 de enero de 2020  13:27

[ VOLVER ]

CONSULTAR HEMEROTECA

Lo Mon Contemporáneo reabre sus puertas al público en Echo

10-diciembre-2019


Marta Marín
En el Pallar de Agustín de Echo, museo de pintura y también oficina de turismo, se podrá visitar durante el puente de la Constitución y en Navidad la exposición que presenta las obras creadas en la primera edición de las residencias artísticas “Lo Mon Contemporáneo”, organizadas por el Ayuntamiento de Valle de Hecho el pasado agosto.

|
comentario0 comentarios / Suscribirse a RSSSuscribirse a RSS / síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

Lo Mon Contemporáneo reabre sus puertas al público en EchoRecuperando el espíritu del Symposium Internacional de Escultura y Arte celebrado entre 1975 y 1984, el arte en la naturaleza, la convivencia entre artistas y la inspiración que surge del contacto con la gente local han vuelto a ser el hilo conductor para crear obras de distintas disciplinas artísticas. Este proceso creativo y participativo es lo que podemos conocer visitando la exposición en Echo. Y también contemplando la obra Altar de Piedras de Miriam Kvirikashvili en una era en la calle Juan XXIII de Echo o el Banco de CalizA de Alberto Martínez en la pista de Espata de la Selva de Oza.

Las Residencias Artísticas comenzaron a final de agosto, con una exposición mediante charlas y visitas guiadas de lo que fue aquel primer Symposium. Después, los artistas y los habitantes locales tuvieron una primera jornada de convivencia con una comida al aire libre, donde ya se fraguaron enlaces que propiciaron la colaboración estrecha entre los creadores y muchos vecinos. Las residencias artísticas en Hecho ofrecen calidez y colaboración, lo que no suelen tener los artistas, que casi siempre trabajan solos. En el valle han encontrado cercanía, amistad y riqueza cultural y humana. Ambas partes han mostrado ganas de aprender, de compartir conocimientos. Y el trabajo resultante se presentó en un festival el pasado puente de Todos los Santos.

El Festival Lo Mon Contemporáneo incluyó música trap, escultura conceptual, veladas artísticas y un taller de escultura para familias. Propuestas para todas las edades que se pudieron disfrutar, contemplar y participar durante 3 días y que atrajeron al pueblo numerosos visitantes. Además de la exposición en el Pallar de Agustín que aún podemos disfrutar ahora, se pudo intercambiar conversación con los artistas creadores. También, el músico residente Pablo Martínez preparó un concierto la noche del viernes en el trinquete para presentar su disco de nueve canciones llamado Jotatón. Aquí los jóvenes eran los principales destinatarios de la actividad, que se completó con el concierto previo de la cantante navarra Amaia Tirapu y el cierre de fiesta con DJ Brava pinchando en el escenario.

Lo Mon Contemporáneo reabre sus puertas al público en EchoPero vecinos de todas las edades se concentraron en el frontón para ver la actuación en directo de siete jóvenes de la Echo y Siresa que han participado en el disco. El tema Andaluz del Pirineo fue interpretado por Teresa, Elisa, Eva, Marina y Daniela, de 16 años, que escribieron la letra y ponen la voz. Y Carmen y Javier, de 21 y 19 años participaron en la composición, escribieron la letra y cantan Chomeca con mí, un divertido y pegadizo tema en cheso que ha enamorado a la gente del mundo del aragonés. También los navarros Amaia Tirapu e Iñaki López, miembros del grupo Kokoshca, subieron al escenario, con la proyección al fondo durante todo el espectáculo de visuales del cineasta cheso Martín Gutiérrez.

Las tardes del viernes y sábado se realizaron las veladas artísticas dirigidas por el artista residente Nacho Arantegui. Inspirado por la Selva de Oza, el lugar de realización iba a ser el yacimiento arqueológico Corona de los Muertos, pero el mal tiempo obligó a este creador especializado en Landart a adaptar el espectáculo al Monasterio de Siresa. Una iluminación especial, la voz de la soprano Pilar Marqués acompañada al órgano por Luis Pedro Bráviz y la danza de Miren Saralegui y Gonzalo Catalinas entre otros, transmitieron una atmósfera de espiritualidad y recogimiento entre los asistentes, que además conocieron la historia de Siresa y de su Cristo románico mediante una visita teatralizada por la guía cultural chesa Gema Fondevila. También, al son del conocido gaitero cheso Alvaro Martín, los miembros de la Capilla de Música Sebastián Alfonso de Echo rodearon a los asistentes por sorpresa, en la oscuridad, con una tenue luz reflejada en el blanco de las gorgueras y chibones, pues iban ataviados con el traje tradicional. Y sus voces interpretaron Lo Cierzo, obra compuesta por Luis Pedro Bráviz con letra del soneto así titulado escrito por Rosario Ustáriz.  Un taller artístico para familias impartido por Aaron Martí la mañana del sábado completaron la programación del festival, que atrajo muchos visitantes al valle a pesar de la intensa lluvia. El Festival cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Valle de Hecho y de la Diputación Provincial de Huesca.

Las obras creadas:

Alberto Martínez, Zaragoza 1976, calígrafo y escultor, basó su escultura denominada Banco de CalizA en cuatro ejes. En primer lugar, el Symposium de Escultura y Arte del Valle de Echo, donde se trabajaba la piedra caliza de Peñaforca, que fue el material elegido. En segundo lugar, el denominado Arte Público, que concibe las piezas como algo útil y funcional. Un tercer eje conceptual es Little Sparta, el jardín que durante 25 años moldeó el artista Ian Ha-milton Finlay cerca de Edimburgo, con poemas labrados en esculturas que se reparten por todo el jardín. La obra de Martínez incorpora palabras labradas en cheso referidas a la naturaleza. Y un cuarto eje es la importancia que el artista da al lenguaje porque permite transmitir la información y los conocimientos. Para ello, acompañan la obra un conjunto de letras de pequeño formato permiten al espectador escribir palabras.

Mariam Kvirikashvili, Tbilisi (Georgia) 1993, basa su obra creativa en su inquietud e investigación en torno al desplazamiento y la eterna búsqueda de refugio, creando espacios íntimos, domésticos, a mitad de camino entre el interior y el exterior. En Echo ha creado un Altar de Piedras basándose en el arte japonés denominado Suiseki (水石), que es el arte de contemplar piedras. Primero hubo un trabajo de observación, de apreciar la importancia de la piedra en los pueblos de montaña, y de búsqueda, selección y recogida de piedras por distintos lugares del Valle. Luego eligió la forma de un altar como espacio que invita a contemplarlas de forma individual y autónoma. El altar le pareció una forma simple y a la vez ostentosa de exhibir estas piedras, que se presentan como una ofrenda. La instalación se completa con un poema del chileno Francisco Morales escrito sobre tela y un fanzine que recoge en fotografías la inspiración de la artista.

Pablo Villafranca, Pamplona 1983, músico, ha creado Jotatón, un disco de nueve temas. Todos ellos han partido de una jota y han ido tomando vida propia. En todos ha invitado a gente a colaborar, algunos en persona, otros con sus músicas. En total han participado 20 personas en el proyecto de manera directa, con edades que van de las 4 semanas a los 70 años, de las tierras de Aragón y Navarra, sobre todo. Un sin fin de mezclas con reggaeton, jota, música clásica, folk y rap que han dado como resultado, sin duda, un álbum de POP. Una música que ha florecido con la vida y la energía de todos los cantantes, músicos, técnicos y manejadores del proyecto.

Nacho Arantegui Peñafie
l, Zaragoza 1970, director artístico y creador de arte en la naturaleza, en el Valle se ha sumergido en sus paisajes deslumbrantes, profundos y seductores, en ocasiones inquietantes. Le atrajo mucho el barranco Hospital de Siresa, que recorrió siguiendo el río, escuchando, oliendo, contemplando su fisonomía. Allí creó varias piezas efímeras con piedras de distintos tamaños y pintando las rocas y las líneas labradas por el agua con pigmentos naturales. Y con la piedra toba o tosca, abundante en el barranco, creó Toscagua, una peana o columna, coronada por un cuenco de porcelana encontrado semienterrado en el lugar, que recoge el agua de la cascada que cae sobre ella en un rincón del barranco repleto de musgo.


Suscríbete a nuestro RSS

Pirineodigital en Twitter

Tu opinión nos interesa...

Hay 0 comentarios a esta noticia:

Envíanos tu comentario:

Nombre (opcional)*

Acepto la claúsula de privacidad.


Normas de uso de los comentarios

  • Esta es la opinión de nuestros lectores, no la de pirineodigital.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas, o injuriantes.

  • Pirineodigital se reserva el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de tema.

* Su nombre será publicado junto a su comentario, si no desea que el mismo quede reflejado, le sugerimos la introducción de un alias.



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!