PUBLICIDAD
LA CARA B DEL PIRINEO
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Última actualización: 17 de agosto de 2019  14:01

[ VOLVER ]

CONSULTAR HEMEROTECA

Nuestras amigas, las abejas

Reportaje aparecido en la revista El Mundo de los Pirineos nº 126 de 2018 por Sergio Sánchez

18-julio-2019


desde L’Aínsa y Boltaña está el pequeño pueblo de Latorrecilla, que destaca, desde kilómetros a la redonda, como un vigía del valle del Ara. Acudimos a ver a un viejo amigo de la revista: Francisco Parra, Paco, que junto a su mujer Luisa Castillo, abrió Casa Lanau en 1994. Paco es, desde sus inicios, el presidente de la asociación Turismo Verde, pionera en Aragón del turismo rural. Él se quita importancia: “yo no fui pionero; yo soy viejo”, dice con sorna.

|
comentario0 comentarios / Suscribirse a RSSSuscribirse a RSS / síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

Nuestras amigas, las abejas“Aquí, como ha pasado con otras casas, buscamos en su día una actividad que fuera complementaria con el turismo rural, que le diera sentido, y con el paso de los años, esa segunda actividad ha pasado a ocupar un lugar preferente y es el turismo el que es ahora secundario”. Así nació la marca “Mis amigas las abejas”, que tiene varias facetas en el desarrollo de la apicultura.

La tradición apicultora del Biello Sobrarbe –el sur de la comarca- es antiquísima. Prácticamente cada casa tenía unas cuantas colmenas para autoconsumo de miel y para el trueque.  Sin embargo, Casa Lanau la ejerce desde hace unos años de un modo mucho más profesional. Disponen de unas 500 colmenas diseminadas en un área que oscila entre los 1.600 y los 400 m.s.n.m.;, con lo que alargan la floración durante varios meses y, de algún modo, trashuman con ella.

 No solo fabrican su propia miel,  “Mis amigas las abejas”, sino que el hijo de Paco y Luisa, Ibón, se ha especializado en la cría de reinas, cuyo precio en el mercado ronda un mínimo de 15€. “La reina que supera un invierno en Sobrarbe tiene una fortaleza que está muy demandada”, nos explica Paco. “Al principio éramos nosotros los que pedíamos consejo; ahora mi hijo es una referencia en el sector, aunque él se empeña en pasar desapercibido para el público”.

Casa Lanau tiene un aula de apicultura a disposición de sus clientes y de los colegios del entorno. Láminas, fotografías, ahumadores, colmenas y panales en desuso se mezclan con la pizarra portátil, las sillas y el monitor de TV. Suele disponer de varias colmenas observatorio, cerradas con un cristal que permite ver trabajar a las obreras y distinguir fácilmente el polen de la miel, las celdas con huevos y las larvas. “Me conformo con que la gente se vaya con la idea clara de que las abejas son claves para la biodiversidad y con que adquieran unos conocimientos básicos de cómo funciona un enjambre o una colmena”.

Es el huésped el que marcará el grado de implicación que quiere tener con la apicultura. Visitarán las colmenas si así lo desean, pero Paco lo tiene que ver claro. “Hay un peligro mínimo que hay que tener en cuenta”. En muchas ocasiones, con la charla, la visita al aula-museo y las colmenas-observatorio, suele ser suficiente. “Lo más habitual es que los padres traigan a los hijos para que aprendan algo sobre las abejas y luego es al padre al que no hay forma de sacar de aquí”.

El día que le rendimos visita, Casa Lanau tiene unos clientes muy especiales. Son los Peña-Alonso de Logroño, con los que entablaron amistad ya en su primera visita, a finales de los noventa, cuando no se había desarrollado internet y encontrar una casa rural era una tarea seria.  “No tengo ni idea de cómo la encontré, pero no sabía decirte las veces que hemos venido. ¿Diez, doce, quince?”

“Nuestros hijos hacían intercambio; Ibón iba a Logroño quince días y ellos venían aquí sin sus padres. A veces una casa rural genera estas cosas”, dice Paco. El caso es que hoy en Casa Lanau reina un ambiente especial y aunque la conversación gire en torno a las abejas, las extrapolaciones a la sociedad son frecuentes. “Aquí muchos días terminamos hablando de política; no me preguntes cómo llegamos allí”.

Pero Paco sí lo sabe. En su charla explica que la reina vive cinco años y que en cuanto comienza su declive hormonal y de puesta, la colmena comienza a “fabricar” otra reina. Son las abejas jóvenes, las revolucionarias, las que lo harán, alargando dos días más el alimento con jalea real a la larva en cuestión. Cuando nazca la nueva reina, se desharán de la anterior y de las larvas que podrían llegar a serlo. Es quizá aquí donde se llega a ese punto en la conversación: “entonces, si la colmena decide, ¿es monarquía o república?”

Aula de naturaleza
Mis amigas las abejas es un aula de naturaleza dotada de paneles explicativos y fotografías, colmenas tradicionales de caña y madera, y colmenas de observación que se completan con una charla. La visita guiada se hace dos veces al día, por la mañana y por la tarde, en horario flexible y dependiendo de las condiciones meteorológicas.

La Apicultura
La apicultura está considerada como un sector más de la ganadería, del sector primario, que es el que llena de sentido el turismo rural en su concepto esencial. Está incluida en la Política Agraria Comunitaria (PAC), que abona una pequeña cantidad por cada colmena. Es una de las escasas actividades del sector primario en el que la subvención no está ligada a las hectáreas de terreno aprovechadas, con las desigualdades y las lagunas legales que esto supone.

Avispa asiática
En Casa Lanau todavía ven lejano el peligro de la avispa asiática, que podría acabar con las pequeñas explotaciones. Los nidos más cercanos se han detectado en Echo y Salvatierra de Esca (Jacetania) y todavía no suponen un peligro inminente. El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón trabaja en un protocolo que acabe con esta especie que llegó de Asia a bordo de algún barco y se propagó rápidamente por Euskalherria.

El Dato
Casa Lanau está dividida en dos alojamientos independientes con una capacidad total para ocho personas. Tiene también un corral con conejos y gallinas.

Nuestras amigas, las abejasNuestras amigas, las abejasNuestras amigas, las abejasNuestras amigas, las abejas

Suscríbete a nuestro RSS

Pirineodigital en Twitter

Tu opinión nos interesa...

Hay 0 comentarios a esta noticia:

Envíanos tu comentario:

Nombre (opcional)*

Acepto la claúsula de privacidad.


Normas de uso de los comentarios

  • Esta es la opinión de nuestros lectores, no la de pirineodigital.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas, o injuriantes.

  • Pirineodigital se reserva el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de tema.

* Su nombre será publicado junto a su comentario, si no desea que el mismo quede reflejado, le sugerimos la introducción de un alias.



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!