PUBLICIDAD
ACTUALIDAD
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Última actualización: 27 de noviembre de 2021  12:31

[ VOLVER ]

CONSULTAR HEMEROTECA
comentario0 comentarios / síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

Descubren en Arén un dinosaurio emigrante de Asia

10-diciembre-2010


Blasisaurus canudoi es el nombre que ha recibido el nuevo hallazgo del grupo de investigación de la Universidad de Zaragoza, Aragosaurus-IUCA, en el yacimiento de Arén. Se trata de un dinosaurio de una especia que hasta la fecha se creía exclusiva de Asia y América, un ejemplar del grupo de hadrosáuridos (de pico de pato), y perteneciente al subgrupo lambeosaurinos, con crestas o estructuras alargadas en la cabeza. El descubrimiento viene a confirmar que Europa, en aquella época –hace 66 millones de años- formada por un conjunto de islas, estuvo conectada en algún momento a Asia.


La revista geológica canadiense “Canadian Journal of Earth Science” recoge en su número de diciembre el trabajo liderado por el grupo Aragosaurus-IUCA de la Universidad de Zaragoza y en el que han participado también investigadores de la Universidad del País Vasco y el Museo del Jurásico de Asturias (MUJA).

Las investigaciones se han basado en los fósiles craneales hallados y excavados en el yacimiento denominado Blasi 1, en la localidad ribagorzana de Arén, dentro una serie de campañas que comenzaron en 1997 y que no se habían podía estudiar con detalle hasta la fecha.

El dinosaurio ha recibido el nombre de Blasisaurus canudoi, en honor al yacimiento donde fue localizado, Blasi, y al paleontólogo aragonés José Ignacio Canudo, canudoi, líder del grupo Aragosaurus-IUCA, por su contribución al estudio de los dinosaurios ibéricos.

Según explican en la nota de prensa de la UZ, “Blasisaurus pertenecía al grupo de hadrosáuridos llamados lambeosaurinos que se caracterizaban por la presencia de estructuras alargadas o crestas en la cabeza (un ejemplo sería Parasaurolophus), y con unas mandíbulas con cientos de dientes capaces de triturar las plantas más duras, relativamente pequeño, entre los cinco y los siete metros de longitud y los 400 y 500 kilogramos de peso”. Su cresta es una estructura hueca, como unos tubos por los que pasa el aire, que era empleado para emitir sonidos y bramar en época de celo.

Su descubrimiento, según indican los investigadores, viene a confirmar, por un lado, que en Europa existieron este tipo de dinosaurios con crestas, que se creían exclusivos de Asia y América, y por otro, que Europa estuvo conectada en algún momento al continente asiático. Según los investigadores, “hace 66 millones de años Europa estaba compuesta de grandes islas que, se pensaba, impedían la dispersión de los animales; en el caso de los dinosaurios, como animales terrestres, tenían dificultades para nadar en grandes masas de agua marina, por lo que los paleontólogos pensaban que los dinosaurios evolucionaban de forma endémica en estas islas europeas, algo parecido a lo que sucedió en las Galápagos con algunas aves”.

El Blasisaurus, sin embargo, cuenta otra historia: “Son ejemplares que están estrechamente relacionado con los lambeosaurinos asiáticos de su misma edad, por lo que la conclusión es inmediata, las islas europeas recibieron migraciones procedentes de Asia en algunos intervalos al final del Cretácico, posiblemente sucedió en los momentos de bajada del nivel del mar, en los que estos grandes animales se aprovechaban de los puentes de tierra para pasar entre ellas”, explican en la nota.

Pero estos restos también dan información sobre otro hecho que continua sido objeto de numerosas investigaciones, la desaparición de los dinosaurios de la tierra. Hay que tener en cuenta que los restos han aparecido en rocas de hace 66 millones de años, unos pocos cientos de años antes de que un meteorito marcara la extinción de los dinosaurios en la tierra. Los investigadores apuntan que este descubrimiento está permitiendo reconstruir como eran las comunidades de dinosaurios poco antes de este evento, “lo que permite saber si los dinosaurios se extinguieron a la vez que la caída del meteorito, o un poco antes, ya que el Blasisaurus indica que vivieron hasta bien cerca del límite”.

Arén, cuna de investigación
Con este hallazgo Arén se confirma como una de las cunas aragonesas más importantes de la investigación en dinosaurios. Cabe recordar que además del Blasisaurus, hace unos años se localizó un “pariente” suyo, el Arenysaurus,que es también uno de losúltimos dinosaurios que vivieron en la Península Ibérica. Concretamente, y según la UZ en el momento de su descubrimiento, es el dinosaurio más moderno encontrado en Europa, perteneciente al Cretácico Superior.


Tu opinión nos interesa...

Hay 0 comentarios a esta noticia:

Envíanos tu comentario:

Nombre (opcional)*

Acepto la claúsula de privacidad.


Normas de uso de los comentarios

  • Esta es la opinión de nuestros lectores, no la de pirineodigital.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas, o injuriantes.

  • Pirineodigital se reserva el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de tema.

* Su nombre será publicado junto a su comentario, si no desea que el mismo quede reflejado, le sugerimos la introducción de un alias.



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!