PUBLICIDAD
ACTUALIDAD
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Última actualización: 27 de noviembre de 2021  12:31

[ VOLVER ]

CONSULTAR HEMEROTECA
comentario0 comentarios / síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

La muerte de Balou agrava el problema de consanguinidad de los osos del Pirineo

MEDIO AMBIENTE

13-junio-2014


El pasado lunes, 9 de junio, fue hallado sin vida Balou, el último oso reintroducido en los Pirineos en 2006 y el único macho no emparentado con Pyros, lo que agrava el problema de consanguinidad de la población de osos pirenaica que está generando el veterano Pyros con su supremacía. El suceso también reabre el debate sobre la necesidad de reintroducir nuevos ejemplares en la cordillera, además del que ya se ha anunciado que se soltará la próxima primavera, para conservar la población del Pirineo.



FOTO: Una de las imágenes tomadas por las cámaras de seguimiento a Balou, mientras se frontaba contra un árbol.
El hallazgo del cadáver de Balou se produjo en las cercanías de Melles (Haute-Garonne), próximo a la frontera con el Val d’Aran. Un miembro del colectivo ecologista Ours encontró los restos del cadáver del animal y alertó a los técnicos de la Oficina Nacional de Caza y Fauna Salvaje, que identificaron rápidamente al animal, ya que Balou llevaba una marca roja en la oreja derecha y un collar localizador, que fue localizado a pocos metros del cuerpo sin vida del animal. Además de eso, Balou presentaba heridas en la espalda y en las patas.

Las primeras evidencias apuntan a que el oso reintroducido en 2006 pudo fallecer a causa de una caída producida entre el 4 y el 6 de junio, ya que fue localizado en una zona rocosa y muy empinada. Las caídas desde precipicios suelen ser una de las principales causas de muerte entre los plantígrados, pero será la autopsia que se está realizando al cuerpo de Balou en Toulousse la que indique las causas de su muerte.

De lo que no cabe duda es que la noticia de su desaparición arroja más nubes negras al futuro de la población osera del Pirineo. Hace una semana conocíamos que la mayoría de los osos que habitan actualmente en la cordillera descienden del oso más veterano que hay, Pyros, que a sus 26 años, y contra todo pronóstico, sigue imponiendo su supremacía sexual en esta población.

De la actual población que habita en los Pirineos, en la vertiente oriental hay hasta cuatro machos que todavía no han tenido descendencia. De ellos, tres son vástagos de Pyros. En la vertiente occidental, solo hay dos machos, Nere y Cannelito, padre e hijo, pero no se pueden aparear por la falta de hembras que hay en este sector. Esto genera un grave problema de consanguinidad que ahora, con la desaparición de Baliu, único macho del sector oriental no emparentado con Pyros, se agrava poniendo en peligro el futuro de la especie en el Pirineo y los planes de reintroducciones realizdos hasta la fecha.

De hecho, ya se ha reabierto el debate sobre la necesidad de llevar a cabo un nuevo plan que permita traer sangre nueva al Pirineo. Las organizaciones ecologista francesas ya han reclamado a la ministra de Ecología, Ségolène Royal, la “sustitución inmediata” del oso muerto. Por otro lado, está previsto que la próxima primavera llegue un nuevo oso. La operación ya está aprobada por la Unión Europea. Pero entidades conservacionistas reclaman, además de ese futuro ejemplar, la llegada de más osos que ayuden a renovar la herencia genética de la población de osos del Pirineo.

Balou
Balou fue el único macho que llegó al Pirineo procedente de Eslovenia en 2006 para ayudar a reforzar la endeble población de plantígrados que habitan en el Pirineo. Nacido en el invierno de 2001 llegó a las montañas pirenaicas el 2 de junio, siendo liberado en la población francesa de Arbas. Dos años después, Balou recibió un disparo en la pata derecha en Prades (Ariège). El cazador que lo agredió señaló que había confundido al oso con un jabalí mientras estaba participaba en una batida.

Balou se asentó inicialmente en la zona de Alt Aneu, pero el collar que portaba al cuello detectó sus desplazamientos por el sector oriental, siendo uno de los osos más vistos por los equipos de seguimiento, hasta en 99 ocasiones. Las últimas imágenes de Balou fueron captadas el pasado 24 de mayo, cerca de Melles, intentando acercarse a un grupo de hembras.



Tu opinión nos interesa...

Hay 0 comentarios a esta noticia:

Envíanos tu comentario:

Nombre (opcional)*

Acepto la claúsula de privacidad.


Normas de uso de los comentarios

  • Esta es la opinión de nuestros lectores, no la de pirineodigital.com.

  • No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas, o injuriantes.

  • Pirineodigital se reserva el derecho a eliminar los comentarios que incumplan estas normas o se consideren fuera de tema.

* Su nombre será publicado junto a su comentario, si no desea que el mismo quede reflejado, le sugerimos la introducción de un alias.



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!