Almanaque de los Pirineos. 1910-1925

2014

Este reportaje es un extracto del Almanaque de los Pirineos 2014.
Ver más información y comprar el libro online

Portada Almanaque de los Pirineos 1910-1925
Extracto Almanaque  - enero
Extracto Almanaque  - enero
Extracto Almanaque  - enero
Extracto Almanaque  - enero

Pinturas de boda - 1914

 

Foto: María Clotilde Sorolla
Foto: María Clotilde Sorolla

María Clotilde Sorolla y Francisco Pons Arnau se casan en la Catedral de Jaca al negarse el pintor valenciano a abandonar su trabajo en los cuadros de Aragón y Navarra

A las 11.00 de la mañana del lunes 7 de septiembre de 1914 tuvo lugar en la Catedral de San Pedro de Jaca el discreto enlace matrimonial entre la bella María Clotilde Sorolla y el inteligente artista pintor Francisco Pons Arnau. Bendijo el matrimonio D. Marcos Antoni y a la solemne ceremonia asistió casi exclusivamente la familia de los contrayentes, entre la que cómo no, destacaba con todo el esplendor de su aureola artística el ilustre pintor Don Joaquín Sorolla, que ha pasado el verano en nuestra ciudad dedicado a la pintura de dos magníficos cuadros de costumbres montañesas, con destino a un gran museo de Nueva York.

Foto: Autorretrato del artista
Foto: Autorretrato del artista

Embarcado como está en un encargo de dimensiones colosales, el pintor valenciano convenció a su hija María Clotilde de trasladar la boda prevista en Madrid a su actual lugar de residencia, pues harto de tantos viajes y apremiado por contrato no quiere abandonar Jaca sin haber terminado los dos grandes oleos dedicados a Navarra y Aragón, que formarán parte de una gran exposición dedicada a las regiones de España que se ubicará en la Hispanic Society of America de Nueva York, según hemos podido saber.

Conocedor del especial carácter de su suegro, pues no en vano ha sido uno de sus mejores alumnos en el taller de Sorolla en Madrid, Francisco Pons Arnau no debió poner inconveniente al desplazamiento. Todo sea por el arte debió decir Pons, que cultiva también, como su papá político, el retrato y la temática costumbrista impregnada del triunfante art-decó. Pues tampoco estoy yo para viajes pudo haber contestado Pons, también valenciano, después de haber participado en sendas Exposiciones nacionales de Tánger y Río de Janeiro, donde obtuvo medalla de plata y medalla de oro en 1911 y 1912 respectivamente, y después acompañar el periplo de sus obras por Nueva York, La Habana, Chile y Argentina.

Sea como fuere, Don Joaquín Sorolla consiguió que la montaña fuera a mahoma y no a la inversa. Obligado como está por el contrato que firmó el 26 de noviembre de 1911, por el que a cambio de 150.000 dólares americanos, Sorolla completaría en cinco años la decoración de una gran estancia rectangular de la Hispanic Society -que promueve el archimillonario Archer Milton Hungtinton- a través de una serie de paneles pictóricos que reflejarán las distintas regiones de España- al valenciano se le acaba el tiempo y la paciencia.

Ansó.Sorolla
Foto: Ansó. Sorolla

Poco o nada sabemos del resto del hercúleo encargo de los americanos, pero respecto a los oleos de Aragón y Navarra –ambos de 3.50 x 3 metros-, son muchas las informaciones que nos llegan desde Roncal y Ansó. Al parece todo empezó en diciembre de 1911, cuando Sorolla se topa en las calles de Madrid con dos ansotanas vestidas de tales, que vendían té y hierbas medicinales por las calles de la capital. Eran Pascuala Mendiara Navarro y una prima hermana que respondía al nombre de Sebastiana. Con el contrato recién firmado, el valenciano tenía claro que el cuadro de Aragón debía tener en la jota el eje sobre el que girara el oleo. Sorolla se llevó a su recién estrenado estudio del Paseo General Martínez Campos a las dos ansotanas para pintarlas en un cuadro de grandes dimensiones (“Abuela y nieta. Valle de Ansó”) que luego, junto a otros muchos bocetos, serían la base del mural correspondiente a Aragón.


Vicente Blasco Ibáñez:
“Sorolla es nieto de Velázquez e hijo de Goya”

El verano siguiente Sorolla se desplaza a Ansó y se aloja durante una semana en la Fonda Aísa, sita en la plaza Mayor, para recoger información y pintar un sinfín de bocetos y acercamientos. Algo parecido a lo que hizo en Roncal, donde permanece del 20 al 28 de agosto de 1912 y aprovecha la festividad de la Virgen del Castillo para captar los elementos principales de la romería, sobre todo el momento en el que los integrantes de la Junta del Roncal acceden a la ermita con las banderas de sus respectivas localidades. En ese viaje lo acompaña el fotógrafo Francisco de las Heras, que al igual que Gustavo Freudenthal, el primer fotógrafo en plantilla de Heraldo de Aragón, recibe del valenciano el encargo de tomar instantáneas para que sirvieran de contexto a los futuros lienzos.

El periplo de Sorolla por nuestras tierras se interrumpe hasta este verano. El pintor entiende que la mejor manera de finalizar las entregas de Aragón y Navarra para su particular “Visiones de España” es instalarse en Jaca, cerca del estudio de Francisco de las Heras y a tan solo unas horas en coche de caballos de sus dos valles fetiche. Y es en ese momento, tras tres años de ensayos, cuando pretende acabar dos de esas catorce entregas que habrán de reflejar la España de nuestros días en 220 metros cuadrados de para deleite de los neoyorquinos.


Fuente
: El Almanaque de los Pirineos. Sergio Sánchez Lanaspa (Pirineum editorial)
Más información: www.almanaquedelospirineos.com


Pirineodigital.com - PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL - Contacto - Política de cookies - Cómo insertar publicidad
© Pirineum editorial y comunicación · info@pirineum.es

¡CSS Válido! - Síguenos en: Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital    Síguenos en twitter.com/pirineodigital   Suscribirse a RSS