© Pirineum multimedi@, 20 Mayo, 2002 12:15 PM
Editorial
Reportajes
Actualidad

"Palotiaus del Viejo Aragón y del Valle de Broto".
Un arduo trabajo de recuperación de los dances pirenaicos

Texto: Ainhoa Camino

En el verano del 2000, Javier Lacasta y José Ángel García (Chete) pusieron de moda los bailes "agarraus". Aquellos bailes que se celebraban en las palazas de nuestros pueblos y que si no hubiera sido por la recopilación que ambos estudiosos de la música altoaragonesas hicieron y grabaron en un CD ("El Baile: Salas, plazas y eras"), no hubieran vuelto a nuestra memoria. Ahora, estos dos serrableses, que con Álvaro de la Torre y Ana Miranda conformaron la Sala de Música Tradicional del Pirineo en el Museo Etnológico de Serrablo, están ultimando el que será su nuevo trabajo: "Palotiaus del Viejo Aragón y del Valle de Broto". Un arduo y laborioso trabajo de investigación y recuperación de los dances pirenaicos, que han elaborado junto a los jacetanos Luis Salesa y Enrique Bayona.

El nuevo trabajo, que aún no saben cuando saldrá al mercado, recoge en dos CD-s un total de 110 piezas, que los cuatro autores han ido recopilando en los pueblos del Alto Aragón, es decir, Jacetania y Alto Gállego, y en los núcleos del valle de Broto en los que actualmente se baila el palotiau. Tanto Lacasta, como Chete y Salesa (Bayona está actualmente en Dublín) señalan que "lo sorprendente es la gran cantidad de pueblos en los que se conserva o se ha recuperado el palotiau, pero que en estos momentos se baila: 15 núcleos que han conservado en total 110 melodías".

Además, y teniendo en cuenta que es la primera vez que en un solo trabajo se agrupan todos los dances pirenaicos existentes, los cuatro autores han querido dejar constancia de aquellos palotiaus que se perdieron, pero de los que aún quedan referencias. Así, Lacasta, Chete, Salesa y Bayona recogen por escrito otros 15 dances.
El sello madrileño "Saga" es quien edita este trabajo, que pasará a engrosar el tercer CD que este sello dedica a la música altoaragonesa dentro de su colección "La Tradición Musical en España": "El tambor de Cuerdas de los Pirineos" y "Viejo Aragón". Pero la financiación ha venido de la mano del ayuntamiento de Sabiñánigo, a quien los autores agradecen su interés y apoyo. Lacasta y Chete comentan que "la idea de que lo edite el sello madrileño es que la difusión del CD se realice en toda España, de otra manera no hubiera sido posible".
Durante casi dos años, los cuatro investigadores han estado recorriendo la cordillera pirenaica. La idea inicial, sin embargo, era la de elaborar un vídeo recogiendo los bailes. "Pero nos hubiera desbordado", comentan.
Cada autor se ha encargado de una zona concreta, pero el sistema de trabajo ha sido el mismo: "Ir a los pueblos, hablar con la gente y, en muchos casos, convencerles para que nos mostraran cómo es el palotiau que bailan", explican. "Aunque tenemos que agradecer a todos la colaboración y ayuda prestada, ya que sin ellos no hubiéramos podido hacer este trabajo", comentan.
Tras este extenso chequeo, los cuatro músicos han logrado recoger una visión global, completa y actualizada del dance montañés, que se puede resumir utilizando las conclusiones a las que los autores han llegado: "El palotiau está vivo y de moda, pero no conserva su carácter original. Hubo un tiempo en que se creía casi perdido, pero se puso de moda y se ha recuperado, representándose en una gran variedad de actos. El problema es que el sentido y el carácter ceremonial que tenía ya no existe; además, de un año a otro el dance de un mismo pueblo puede contemplar pequeñas variaciones que lo enriquecen, a la vez que lo aleja de sus propias raíces".
Para los cuatro investigadores la conservación de ese talante de respeto y ceremonial que tiene, o tenía el palotiau, era un punto fundamental en su trabajo. Por ello, la mayoría de las melodías han sido grabadas con un equipo estereofónico digital portátil (DAT), en las localidades donde se bailan e interpretadas por los músicos que habitualmente las interpretan. "No queríamos sacar estas melodías centenarias de su contexto, porque pierden gran parte de su fuerza y sentido", reiteran.
Pero los autores no quieren que este sea un simple trabajo testimonial, sino algo práctico. Por eso, y según señalan, "el doble CD deja la puerta abierta a otras investigaciones futuras". Un trabajo que se podrá iniciar utilizando el libreto que acompaña el disco y en el que se recogen diversas explicaciones de cada uno de los dances grabados, que han sido escritos por "esas personas que actualmente en cada pueblo trabajan por el sostenimiento de esta tradición".
Pero Lacasta, Chete, Salesa y Bayona han querido facilitar también esa labor investigadora, incluyendo en el CD una edición sonora digital, cuyo autor ha sido Carlos Eíto, que junto a Jesús Joaquín Lacasa, responsable de la transcripción musical de todas las mudanzas, han tenido "un importante papel, igual que el resto de colaboradores, en esta recopilación y difusión del dance más representativa de la cultura pirenaica altoaragonesa".