Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 08//03/2020

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1982 - La Gaceta de Sabiñánigo, una aventura de Ángel Colodro

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa

Este artículo viene a enmendar las inexactitudes que aparecieron publicadas en el Almanaque de los Pirineos 2020 (1975-1985).

Ver texto Aclaraciones de Ángel Colodro

Portada de La Gaceta de Sabiñánigo Sabiñánigo cuenta desde hace dos años con una publicación semanal gracias a la apuesta personal del jacetano Ángel Colodro, que se encarga de coordinar un periódico muy esperado y al que le deseamos, cruzando los dedos, larga vida.

El bueno de Luis Muñoz, corresponsal de Radio Huesca y Nueva España, entre otros medios, fue muy gráfico en el editorial de su número 1, que tituló con un expresivo “¡Por fin!”.

 


“Que Sabiñánigo tuviera un periódico como portavoz de todos sus problemas, hechos o acontecimientos de la vida diaria ha sido a través de los tiempos una ilusión de este comentarista, y digo ilusión, pues quedó así encasillado sin una decisión que lo convirtiera en realidad. Me ha tocado llevar esta información, dentro de la modestia del plano local, por diversos medios informativos, tanto de radio como de prensa, durante bastantes años y en distintas épocas se proyectó, estudió y planificó el que nuestra población pudiera contar con un medio impreso que apareciera como mensual o quincenal, sin que faltaran voces que se inclinaban por el semanal. Siempre quedó en eso, en proyecto...” (...) “Así las cosas y casi por sorpresa, aparece una persona que viene a Sabiñánigo decidida a lanzar a la calle un periódico. Sorprendente, pues no es nativa ni parece tener ninguna clase de vinculación a personas o cosas de la comarca. Pero la verdad es que aquí está La Gaceta de Sabiñánigo, en su primer número, ante la sorpresa general” ¡Por Fin!. Luis Muñoz. La Gaceta de Sabiñánigo, 6-9-1980. Año I – Nº 1

 

Imprenta Cometa
Ángel Colodro Rubio se marchó a Madrid tras cerrar La Gaceta de Sabiñánigo –antes, se la

ofreció sin coste alguno al Ayuntamiento- y se incorporó a la plantilla del semanario El Caso,

donde ejercería de redactor durante algunos años. Regresaría a la zona en 1984 para cubrir

para El Caso el asunto de los fusilamientos de Abena. En 1985 cedió la cabecera del

semanario serrablés al periodista Guillermo Gómez para una breve segunda etapa.

Posteriormente publicaría varias novelas. A lo largo de su trayectoria, ha publicado crónicas

de sucesos y de investigación en El Caso, diario Ya, Diario 16, Cambio 16, Interviú,

El Independiente y El País; y radiofónicas en COPE y Radio 5 de RNE. “Si llegado un momento

deje el reporterismo fue por la crisis de la prensa ante la llegada de la televisión privada.

Así que tuve que pasar al sector audiovisual donde dirigí programas de actualidad y de

documentales en Antena 3, Tele5, Televisión de Galicia, Euskal Telebista2 y La 2 de TVE.

Finalmente, me deslice hacia el terreno de la ficción, tras cursar durante dos años, con

la calificación de excelente, un máster en “Escritura para el cine y la televisión” en la facultad

de Ciencias de la Información de la Universidad Autónoma de Bellaterra, en Barcelona”.

En los últimos años ha publicado varias novelas

Cuando presentó su solicitud al Ministerio de Presidencia, en la definición del objeto que perseguía, Colodro lo describió así: "Editar un medio de comunicación en un pueblo que también tiene derecho a la libertad de expresión", tal y como, literalmente, se publicó después en el Boletín Oficial del Estado.

 

Aunque en los primeros números figuró como director en funciones D. Vicente Pueyo*, un veterano periodista de Alcañiz que aportó el preceptivo carnet profesional que toda publicación requiere en 1982, el emprendedor y director ejecutivo ha sido un joven nacido en Jaca y residente en Madrid, Ángel Colodro, quien vio la oportunidad de lanzar una publicación periódica en Sabiñánigo.

 

*En ocasiones se ha confundido a Vicente Pueyo con los hermanos Pueyo, propietarios de la Imprenta Aragón. Aunque la Gaceta se tiró allí en la primera época, no tenían relación empresarial con La Gaceta.

Ángel Colodro había regresado a Jaca, donde pasó los primeros años de su vida, en 1979, y rápidamente comenzó a colaborar con El Pirineo Aragonés, a cuyo director-propietario Manuel González Chicot, consideraría después su “padre” profesional y la persona que lo empujó a fundar un periódico en Sabiñánigo, un anhelo antiguo de aquella población.

 

Colodro contactó con Luis Muñoz para que se uniera al proyecto, pero este, aunque se comprometió a escribir un único artículo de opinión en el primer número y saludó con sinceridad la aparición de La Gaceta, descartó incorporarse debido a la enfermedad que le habían detectado a su mujer.

 

Así que el joven periodista sin carnet se encontró con un director, efímero, porque a los dos meses a Vicente Pueyo le surgió un trabajo de redactor en el Diario de León, y sin una persona que le pudiera echar una mano en la confección del periódico. Para solucionar el primer problema, Colodro se acercó al pueblo de Lasaosa, donde le habían dicho, había ido a vivir un periodista.

Aquel periodista era Francisco Muñoz de Bustillo, licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense, donde había compartido pupitre con su futuro cuñado, Agustín Montero** y con José Antonio Martín, Petón, que les había orientado hacia Huesca como territorio “donde desarrollar nuestra filosofía de vida”. Paco Muñoz aceptó el reto de figurar como director a partir del número 9 por una cantidad idéntica a la que había percibido Vicente Pueyo, y colaborar además en el periódico en cuestiones de medio ambiente.

 

**Agustín Montero y Francisco Muñoz de Bustillo, con sus respectivas parejas, fueron los primeros repobladores del pueblo deshabitado de Aineto, en la Guarguera

 

Para la segunda cuestión, la elaboración y gestión del periódico, a Colodro no le quedó más remedio que asumir un papel de “chico para todo”. Artículos, anuncios, suscripciones, imprenta...

 

Para la imprenta Aragón fue un reto mayúsculo afrontar la impresión semanal de La Gaceta de Sabiñánigo. “Más bien un dolor de cabeza”, afirman sus allegados. Pero lograron sacar a la calle un total de 50 números, prácticamente un año, siempre puntual.

 

En ese primer año La Gaceta informó del terrible incendio que asoló casi 5.000 hectáreas en Aineto, de las primeras prospecciones de gas natural en el Serrablo o de la inauguración de la Universiada 81, con el añadido de una simpática crónica de cuando el equipo de la URSS visitó el Museo de Serrablo. También se ha hecho eco de la denuncia pública de la asociación de vecinos del Puente Sardas a la fábrica de Lindane, que advertía al consistorio de que Inquinosa estaba vulnerando las normas de seguridad municipales al trasladar en camiones sus residuos al descubierto; una polémica que se alargaría en el tiempo.

 

Imprenta Cometa
El oscense Antonio Palacio, en el centro, fundó Cometa en 1956, después de aprender el oficio de

tipógrafo con los Salesianos en Madrid. En 1967, su hija Rosa María (a la izquierda, de blanco) se casó

con el administrativo de la empresa, José Luis Lalana, que trabajaba en la imprenta desde los 17 años

(él tomó la fotografía). El matrimonio cogió las riendas y juntos vivieron una de las épocas más fructíferas

de Cometa. Allí se imprimía La Gaceta de Sabiñánigo y también Andalán, entre otras muchas publicaciones.


Nota de la Redacción
. José Luis Lalana falleció en accidente en 1989 a los 46 años y su viuda

Rosa María Palacio hubo de coger las riendas de Cometa con la sola ayuda de su hija mayor, María Luisa

(con abrigo rojo en la foto), que dejó sus estudios de Económicas. Posteriormente se incorporarían

sus hermanos Lourdes –la pequeña, en la imagen- y Diego. Hoy son los tres hermanos los

administradores solidarios de Cometa S. A.

Alcanzado el número 50, La Gaceta informó a sus lectores de la suspensión temporal de la publicación, un intervalo que duró dos meses. La licencia provisional concedida por Presidencia era por 50 números y no había llegado la definitiva.

 

“Hasta que logré la licencia definitiva, aproveché para cambiar de taller de artes gráficas a Cometa SL -que había sido mi proveedor de linotipia-, abandonar la impresión en tipografía y empezar a hacerlo en offset, técnica de la que carecía la Imprenta Aragón y que abarataba los costes hasta el punto de que por el mismo dinero podía duplicar el número de páginas y de esta manera, aún subiendo el precio del ejemplar de 15 a 25 pesetas, rebajaba el valor de venta por página”.

 

En noviembre de 1981, La Gaceta reapareció aumentando de 4 a 6 páginas y subiendo de 15 a 25 pesetas el precio del ejemplar. Ángel Colodro seguía sin figurar en la mancheta y escribía con el sobrenombre de El Reportero, un pseudónimo que ya había utilizado en El Pirineo Aragonés. Aunque Francisco Muñoz de Bustillo siguió apareciendo como director del semanario, su papel había quedado limitado a prestar el título a cambio de una módica cantidad de dinero*

 

La actualidad de la política municipal, el deporte y la cultura siguen siendo los ejes principales de La Gaceta en esta segunda época, aunque también se ha tenido que ocupar de sucesos tan extraños como el del secuestro del trabajador de Aluminio de Galicia S. A., José Antonio Castrillo Gabarre, por el que se pedían a la fábrica 100 millones de pesetas en misivas con el sello de ETA militar. Castrillo permaneció una semana en un pajar de Búbal hasta que fue liberado. Dos de los tres autores materiales fueron condenados a 10 y 14 años de prisión.

 

Cabeceras de La Gaceta de SabiñánigoLa Gaceta ha informado puntualmente de los avances en materia de restauración patrimonial de Amigos de Serrablo y de la esperada cesión, por ejemplo, del Castillo de Larrés. También hubo de ocuparse de la muerte en los Alpes el pasado mes de julio de los montañeros de Sabiñánigo Javier Calvo Pérez y Luis Lalaguna Sánchez, cuando intentaban hacer cima en el Col Pelvoux, un hecho que llenó de dolor la capital del Gállego.

 

De ningún modo se puede desdeñar tampoco el papel de La Gaceta como correa de transmisión de información de servicios, tan útiles como la cartelera del cine Cumbre, los servicios de guardia, los horarios de autobuses y trenes, la agenda cultural o la deportiva, con resultados y clasificaciones de los equipos locales.

 

Quizá los años, aparte de dar experiencia, le enfríen a uno en las ilusiones de los años mozos y es por ello que en mi interior piense que hay un riesgo en esta empresa, existiendo el peligro de ver desaparecer la publicación sin alcanzar la mayoría de edad. Los costos de editar hoy son elevados y un pesado lastre para medios de mucha más importancia (...)
¡Por Fin!. Luis Muñoz. La Gaceta de Sabiñánigo, 6-9-1980. Año I – Nº 1

 

Es lo único que tememos; lo que temía Luis Muñoz desde el primer número. Quizás no son económicas las razones para que la Gaceta sea efímera; quizás sean personales. Habrá que ver cuándo se cansa Ángel Colodro de ejercer de Juan Palomo.

 

Nota de la redacción: La Gaceta de Sabiñánigo publicó su último número, el 135, en julio de 1983. Posteriormente, otro periodista jacetano, Guillermo Gómez, encabezó un proyecto para reflotar la Gaceta a partir de 1985, pero solo llegó a publicar ocho números. Poco después lanzó El Prisma de los Valles, de existencia también efímera.

 

* Este artículo viene a enmendar las inexactitudes que aparecieron publicadas en el Almanaque de los Pirineos 2020 (1975-1985). Ver texto Aclaraciones de Ángel Colodro... En la nueva redacción no figuran las razones por las que Francisco Muñoz de Bustillo dejó La Gaceta. En la versión que recogía el Almanaque, Muñoz decía lo siguiente:

 

 “Empecé a investigar el asunto de los residuos industriales con motivo de los problemas de Inquinosa y envié una encuesta a cada una de las fábricas de Sabiñánigo. Las fábricas contactaron en Ayuntamiento y éste a su vez con Luis Muñoz. Desde el consistorio creían que el PSOE estaba detrás de aquella encuesta y amenazaron a Luis con cortar la publicidad y la colaboración. Luis me pidió que dejara el tema y yo me desvinculé. Como un favor personal hacia él, permití que mi nombre saliera en la mancheta como director

 

Ante esta afirmación, Ángel Colodro, que tiene claro que Francisco Muñoz lo confunde con Luis Muñoz, quiere manifestar lo siguiente (ver también en Aclaraciones de Ángel Colodro):

 

“Lo dicho en este párrafo no sólo falta a la verdad, sino que hiere mi honestidad personal y profesional como editor que fui de “La Gaceta de Sabiñánigo” y ha sido hecho público en mi lugar de nacimiento sin habérseme dado la posibilidad de ofrecer mi versión de los hechos y es lo fundamental que motiva este escrito. Lo ocurrido fue lo siguiente:

 

Como Sabiñánigo era una ciudad que vivía de la industria química, de vez en cuando se producían escapes tóxicos que la población soportaba con resignación para no poner en riesgo su trabajo. Incluso había una, Inquinosa, que fabricaba un pesticida conocido como lindane a la que grupos ecologistas provinciales acusaban de arrojar residuos contaminantes al río Gállego. Además, sus humos llegaban al barrio sur de la localidad (Puente Sardas), cuya asociación apoyaba las denuncias y nosotros publicábamos. Ante esta situación, la política editorial que siempre mantuve fue la de no buscar publicidad de las industrias para no mermar la independencia de la publicación. Por otra parte, a ellos tampoco les interesaba porque sus clientes, lógicamente, no estaban en el pueblo. Sólo se publicitaron en los primeros números de lanzamiento a modo de saludo; y  eso sí, en los especiales que una vez año editaba con motivo de fiestas patronales de Santiago.


A las pocas semanas de asumir el cargo de director de la publicación el señor Muñoz de Bustillo me llamó el director de la principal fábrica, Aragonesas, señor Claver, al haber recibido una carta suya en nombre del periódico de la que yo no tenía conocimiento. En ella se le preguntaba por los productos que fabricaban y a dónde iban a parar los residuos generados. El  director la factoría me dijo que aquella era una información reservada que no se podía revelar porque la suya era una fábrica estratégica del Estado, sometida a estrictos controles por parte de los Ministerios de Industria y Defensa, dados los productos químicos que fabricaban eran susceptibles de ser utilizados con fines bélicos. Pero en ningún momento me amenazó con nada porque, entre otras cosas, no tenía nada con lo que poder amenazarme.

 

Ante esta circunstancia le pregunté al señor Muñoz de Bustillo cómo se le había ocurrido enviar una carta así sin decirme nada. Que eso sólo servía para destapar la liebre de su investigación en curso y, por lo tanto, obstaculizarla. Que era como preguntarle a un supuesto ladrón dónde iba a robar. Que el proceso de una investigación periodística nunca podía ser ese. Que lo que tenía que hacer era obtener pruebas al margen de las fuentes oficiales de las fábricas y después de obtenidas dirigirse a ellas para ver qué explicación ofrecían y acto seguido publicarlo. El caso es que decidió abandonar la investigación y dejar de escribir en el semanario. El total de artículos que escribió, si no recuerdo mal, podrían contarse con los dedos de una mano. Ante la eventualidad de que el periódico se quedara sin director de nuevo, acordamos entre los dos que seguiría figurando como director; pero no “como un favor personal”, como manifiesta, sino por el dinero comprometido en el contrato que continuó cobrando hasta el cierre de la publicación.

 

Todos los reportajes:

 

Listado compketo de todos los reportajes publicados en pirineodigital.com

Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial

COMPRAR ALMANAQUES

© Textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!