Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 14//02/2018

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1930 - La caza del Borbón

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1925-1935" - Edición 2015. Pirineum editorial
Los ansotanos organizan una batida “real” para el infante y Príncipe de España Don Carlos de Borbón y Orleans

Ansó. Fotografía de Francisco De las Heras. (Archivo Peñarroya) Fotografía de Ricardo Compairé. Batida Real

 


El pasado 15 de septiembre se reunió en Ansó una heterogénea cuadrilla de cazadores encabezada por Su Alteza el Príncipe de la casa de Borbón, Serenísimo Señor Don Carlos de Borbón y Orleans, “amante como pocos del fuerte sano y viril deporte de la montería en su mayor pureza, o sea en campo abierto y entre gente del pueblo aragonés, recia, franca, servicial pero no servil”, explicaba Lorenzo Almarza en la revista Aragón. Al Príncipe lo acompañaba el Marqués de Bondad Real y un hijo suyo. Entre los cazadores locales, el presidente del SIPA jacetano D. Antonio Pueyo, quien cursó las invitaciones, el presidente de Montañeros de Aragón, el ansotano Eduardo Cativiela, y un buen número de escopetas locales: Sebastián Mendiara, Celestino, José Mendiano, Jorge y Santiago Puyó; José Curría*, Ignacio Fortuna, Juan García, Pedro Cajal y José María Pérez, entre muchos otros.

 

Los Borbones, grandes cazadoresLa montería comenzó en Zuriza; allí se dispuso todo: horarios, situación de los ojeadores, suelta de perros, colocación de puestos... La mayoría acepta de buen grado que los mejores puestos los ocupen tan ilustres visitantes. El ojeo se realiza en pleno bosque para tratar de hacer saltar corzos y jabalíes; “las dos cosas se consiguieron y fueron cobrados dos ágiles y preciosos corzos. Empezaba bien la cosa”. De regreso a Zuriza comenzaron los preparativos del almuerzo: migas, caldereta de cordero y otras viandas que preparó Mariano Pueyo “como él sabe hacerlo. Los carabineros del cuartel de Zuriza, tan cariñosos y hospitalarios como siempre, hicieron de providencia en varias ocasiones”.

 

Pero al día siguiente la jornada no se saldó a gusto de todos; una batida demasiado larga precedida de un ojeo demasiado extenso que no gustó a Don Carlos y sus acompañantes. Por la tarde se repitieron dos ojeos distintos con el mismo resultado: once sarrios fuera de tiro. Al caer la noche de ese segundo día “un jabalí se puso delante de nuestro coche, escapando por milagro, siendo este suceso lo más saliente de la jornada”.

 

“Muy de madrugada se repitieron las escenas del día anterior. Queríamos cobrar alguna rupricabra (gamuza, sarrio, isarzo, rebeco). El día salió inmejorable para esta clase de cacerías, muy claro y sobre todo sin viento. Esta caza es la preferida de los naturales del país por su dificultad y penosas marchas necesarias”.

 

Una vez los prácticos de Ansó habían dispuesto de lo necesario y se habían dado las órdenes oportunas, una señal de Mediano desde el punto más alto de la sierra daría inicio a todo el tercer día de montería. El Príncipe Don Carlos había expresado su deseo de poder tirar a las rupricapras y los veteranos le recomendaron ganar altura. Al parecer, lo hizo con creces. Pero sigamos el relato de Almarza, que lo vio todo de cerca:

 

“Una vez llegados a nuestros puestos, y después de una corta espera amenizada por el vuelo de diez magníficas águilas (...) llegó en su curiosidad una de ellas a ponerse a buen tiro de la escopeta de Don Carlos, que la respetó** en espera de mejor ocasión. Esta no se hizo esperar. Siete esbeltos animales (...) se dejaron ver, recelosos (...). Allí encontraron a José Curría, y después de dejar uno en el camino fueron al segundo paso; allí se repitió la escena; continuando en su marcha tropezaron con Don Carlos, quien de un magnífico tiro cobró el tercero del día y primero de su lista”. El grupo de siete fue abatido y aún se cobrarían dos ejemplares más. La fiesta en Ansó sería grande.

 

En el relato de la revista Aragón, el gran Almarza ha querido también lanzar un aviso para navegantes: “Es nuestro gran deseo que esta clase de monterías se verifiquen periódicamente en nuestras montañas, con lo que se conseguirá sean más conocidas y se llegue a una protección eficaz de los animales que las pueblan, respetando y haciendo respetar la veda, imitando lo que sucede en otros países, como en Francia, en los que esta clase de caza se permite solamente en plazos de tiempo muy corto y sólo con escopetas, sin emplear para nada las armas de guerra, que son las que acabarán por destruir completamente las pocas especies y en escaso número que quedan en nuestras queridas montañas de Aragón”.

 

Al cierre de esta edición desconocemos lo que Don Lorenzo llama “armas de guerra”, pero nos tememos lo peor.

 

Carlos de Borbón y Orleans
Carlos de Borbón y Orleans

 

Don Carlos de Borbón Dos Sicilias, sobrino de Francisco II, contrajo matrimonio en 1901 con la infanta María de las Mercedes, hermana mayor de Alfonso XIII. En el parto del tercer hijo del matrimonio, la infanta murió y Carlos de Borbón Dos Sicilias volvió a casarse con la princesa Luisa de Orleans, hija del conde de París, Felipe de Orleans, con la que tuvo un hijo, Carlos de Borbón y Orleans* y tres hijas: María de los Dolores, María de las Mercedes** y María de la Esperanza.

 

* El protagonista de nuestra historia, que fallecería en 1936 en el frente de Guipúzcoa en la Guerra Civil, cuando servía en el ejército sublevado con el rango de alférez.

** Casará con el infante Juan, conde de Barcelona y será la madre de Juan Carlos I.

Nota de la Redacción:

*Se copian los nombres, tal y como aparecen la revista Aragón de Noviembre de 1930 y en el ABC del 30 de septiembre de 1930. Es posible que contengan errores. José Curría podría ser en realidad José Gorría. Solo se corrige Sebastián Mendiaro por Mendiara.

** En el lenguaje de la época pudiera decirse que Don Carlos simplemente no acertó.

Todos los reportajes:

 

1943 - Estudiosos del Pirineo
1943 - Estudiosos del Pirineo


1929 - Cuevas de Villanúa: y la luz se hizo
192- - Cuevas de Villanúa: y la luz se hizo


1935 - Jorge Puyó, el pastor intelectual
1935 - Jorge Puyó, el pastor intelectual


1932 - Alford toma nota
1932 - Alford toma nota


1930 - La caza del Borbón
1930 - La caza del Borbón


1913 - Saroïhandy pide la palabra
1913 - Saroïhandy pide la palabra


1911 - El León deja la selva
1911 - El León deja la selva


1921 - Nuevo milagro en Lourdes: El Museo de los Pirineos
1921 - Nuevo milagro en Lourdes: El Museo de los Pirineos


1932 - Mision Ribagorza
1932 - Mision Ribagorza


1927 - Las minas de Parzán echan el cierre
1927 - Las minas de Parzán echan el cierre


Universität von Jaca / Université de Jaca / University of Jaca
Universität von Jaca / Université de Jaca / University of Jaca


Sebastián Romero Radigales, Graus (1884-1970) Justo entre las Naciones
Sebastián Romero Radigales, Graus (1884-1970) Justo entre las Naciones


1913 - Una gran pérdida
1913 - Una gran pérdida


1913 - El Balneario de Tiermas, listo para el inicio de la temporada
1913 - El Balneario de Tiermas, listo para el inicio de la temporada


1915 - Un alud se ceba con los Baños de Panticosa
1915 - Un alud se ceba con los Baños de Panticosa


OTROS

 

1910 - La muerte de Russell deja sin dueño al Vignemale
1910 - Javierre, con J, segundo tour entre los mejores
1910 - Broadway es de Marcelino
1914 - Adéu siau Juli Soler
1910 - Pioneros de la nieve
1914 - Pinturas de boda
1914 - Vuelven nuestras “golondrinas”
1918 - Salvoconducto para Ordesa
1918 - La Maladeta
1919 - Los hermanos Cadier, montañeros y protestantes, “padrinos” de los aragoneses
1923 - La tierra se abre en Canal
1925 - Manzanilla de los Pirineos
1925 - El pastel ruso: Un recorrido imperial
1930 - He de matar más moriscos que pulgas tiene esa dama
1931 - El Garona es aragonés
1932 - Una copa por Almarza
1933 - René Petit: Ingeniero del balompié
1933 - Fleta, de Miguel a “Miguelón”
1935 - Merci Ansó
1935 - Ignacio Ara: El violín de las doce cuerdas
Tratado de las Tres Vacas: Ansotanos, jueces sin parte


Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial


© Textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!