Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 04/09/2017

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

REPORTAJES - INFORMES

Magia potasa

Texto: Sergio Sánchez Lanaspa
Reportaje publicado en la revista El Mundo de los Pirineos 118. julio-agosto 2017

Un espectacular proyecto de cinco minas de potasa entre la Bal d’Onsella y la sierra del Perdón puede suponer un antes y un después en ese territorio. La iniciativa de Geoalcali tiene partidarios y detractores

Imagen de la superficie que abarca el proyecto minero Muga. En amarillo la planta en superficie, en rojo la explotación subterránea. Imagen de la superficie que abarca el proyecto minero Muga. En amarillo la planta en superficie, en rojo la explotación subterránea.

 

El primero de los cinco proyectos interconectados de una mega mina de potasa que abarcaría una superficie total de 550 km2 entre Aragón (puerto de Santa Bárbara) y Navarra (Sierra del Perdón) está a la espera de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) por parte del Ministerio, competente en la materia dado que afecta a dos CCAA. En mayo de 2016 concedió una prórroga de dos meses –en realidad el periodo de exposición pública fue entre julio y agosto de 2015- pero sigue sin resolución. Geoalcali S. L. U. –una sociedad limitada unipersonal en la que el único accionista es la multinacional australiana Highfield Resources, una firma sin experiencia previa en la explotación de minas- prepara “un refundido del proyecto original solicitado por Madrid” a la luz de las alegaciones presentadas, explican sus responsables.

.

Es la “Mina Muga”, un proyecto de explotación de 80 km2 de subsuelo entre Undués de Lerda, Javier y Sangüesa con 47 años de vida útil, 18 en el proyecto, que aseguran generará 800 puestos de trabajo de manera progresiva y cuatro veces esa cifra en puestos indirectos. Una “auténtica quimera” para sus opositores.

 

Al parecer, el yacimiento de potasa (cloruro de potasio) y halita (sal común) -suelen aparecer asociadas- es de primer orden mundial, pues es el único proyecto que tienen Highfield Resources y Geoalcali S. L. U., que mantiene entre Pamplona, Sangüesa y Zaragoza una plantilla de 45 trabajadores desde hace dos años, según cifras de la propia empresa.

 

Plataforma No a las Minas de PotasaLas alegaciones presentadas por la Plataforma No a las Minas de Potasa, creada entre vecinos de las localidades afectadas, y otros grupos conservacionistas, se centran en las carencias del proyecto “en el que no se han estudiado de forma seria ni el destino de los residuos, ni la afección de su transporte, con 512 camiones diarios según el proyecto, ni la estabilidad de un área de evidente riesgo sísmico en el entorno del embalse de Yesa, ni la seguridad de los cascos urbanos, cuyo subsuelo estaría completamente horadado, entre otras muchas cuestiones”, afirman desde la Plataforma. La única zona que el Gobierno de Navarra ha exigido quede al margen es el entorno del BIC del castillo de Javier. “No se esperaban que alguien se leyera los cuatro o cinco mil folios del proyecto”, consideran.

 

Geoalcali, por su parte, contesta las acusaciones de indefinición del proyecto de la Mina Muga asegurando que es “un proyecto vivo en continua evolución”. La empresa baraja varias opciones para deshacerse de los residuos y la sal. Los primeros se reintroducirían en la mina por el procedimiento de backfilling, “aunque no podemos saber en qué proporción”. Para la sal han llegado a un acuerdo con la multinacional estadounidense Cargill. La sal se fletaría en barcos desde los puertos de Bilbao o Pasaia. “El precio de la sal dependerá de lo duro que sea el invierno, pero claro que puede resultar rentable”, asegura Ricardo Pérez, responsable de estrategia de Geoalcali.

 

“En estos proyectos lo sencillo es etiquetar a alguien sobre si está a favor en contra, cuando el discurso es mucho más complejo. Obtener una valoración sobre un proyecto cambiante, impreciso y que no considera problemas conocidos de la zona, lo hace inevaluable de forma objetiva”, asegura el geólogo Oscar Pueyo del Departamento Ciencias de la Tierra de la Universidad de Zaragoza (UZ). “Lo que parece es que Geoalcali busca unos permisos que luego venderá a empresas mineras porque ellos no tienen ninguna experiencia”, añaden desde la Plataforma.

 

Para este colectivo, el proyecto de la Mina Muga “es un caso de especulación de libro. Varios directivos ya se han retirado con ganancias millonarias resultantes de sus operaciones en la bolsa australiana”. Al parecer, cualquier palabra amable de los gobiernos de Navarra o Aragón dispara esas acciones, según las mismas fuentes.

 

Por su parte, Geoalcali no entiende los reparos y asegura invierte mucho dinero en investigación, “más de 33 millones hasta el momento”. Reconoce que una mina de residuo cero “es imposible”, pero descarta cualquier movimiento especulativo. “Nadie especula con 45 trabajadores. Hemos hecho todo tipo de estudios y tenemos el apoyo de los municipios gracias a nuestro compromiso social y a la sintonía con la que trabajamos”. .

OPINIONES

 

UN PROYECTO DE INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO

Muga empezó su desarrollo hace más de tres años, tiempo en el que se ha llevado a cabo la investigación Geológico-Minera del yacimiento potásico. En diciembre de 2014 se presentaron el Proyecto Minero y el Estudio de Impacto Ambiental. Paralelamente, y superando lo establecido por la ley, se han realizado estudios sobre aspectos técnicos, medioambientales o de integración social de un proyecto que cuenta, además, con un Proceso voluntario de Participación e Información Pública, pionero en el ámbito industrial. Sin duda, Muga será un motor para el desarrollo social de una zona en claro proceso de envejecimiento y despoblación y la transformará en polo económico de las regiones de Navarra y Aragón.

Jorge Chocarro. Responsable Relaciones Institucionales Geoalcali S. L. U.

 

Instalaciones abandonadas por Potasas de Subiza en la sierra del PerdónInstalaciones abandonadas por Potasas de Subiza en la sierra del Perdón

 

INDEFINICIÓN POR SISTEMA

Las consecuencias de antiguas minas de nuestro entorno deberían ser ejemplo de cómo no hacer las cosas. La negación sistémica de los problemas, el espejismo del cumplimiento mínimo de lo exigido y la tergiversación de los datos es el discurso, a día de hoy, de una batería de proyectos de los que no se tienen más datos que los publicitarios. La ausencia de una evaluación ambiental estratégica de todos los proyectos, y la única certidumbre de ser una quimera de 5 grandes minas, de edad cambiante y de horquillas de puestos de trabajo que oscilan entre el pleno empleo y la destrucción de los puestos actuales, se nos ofrece como proyecto vivo, para referirse a la indefinición por sistema.

Óscar Pueyo. Geólogo. Universidad de Zaragoza

 

residuos de Potasas de Navarra en Sierra del PerdónResiduos de Potasas de Navarra en Sierra del Perdón

 

Otras opiniones

“Es un proyecto especial por su dimensión. Queremos que las cosas se hagan de forma impecable. Nos parece un proyecto positivo, que apunta a generación de empleo estable y de riqueza”.
Vicepresidente del Gobierno de Navarra, Manu Ayerdi.

 

“Nos preocupa este proyecto porque no tenemos información y porque no se ha justificado la inexistencia de riesgos sísmicos”.
Director General de Ordenación del Territorio del Gobierno de Aragón, Joaquín Palacín.

 

Montaña de Sal en Sallent (Catalunya)Su vinculación con el territorio “no se queda en buenas palabras”, afirma Jorge Chocarro, responsable de relaciones institucionales de Geoalcali. En este sentido alude al trabajo de la Fundación Geoalcali, que lleva a cabo numerosos proyectos en la zona: transporte escolar, acceso a nuevas tecnologías, rehabilitaciones urbanas, filtros de agua de boca, financiación de fiestas patronales... y un largo etcétera. El gasto de la empresa en el territorio supera los 450.000€, algo que a los ojos de la plataforma es “una clara compra de voluntades” y para muchos alcaldes “una ayuda inestimable”.

 

Lo cierto es que el entorno pirenaico tiene unos antecedentes poco halagüeños en la explotación del subsuelo potásico. En la sierra del Perdón todavía son visibles las montañas de sal y las instalaciones abandonadas por Potasas de Navarra y Potasas de Subiza. En el otro extremo de la cordillera, en el Bages, las veteranas minas de Súria y Sallent, en manos de Iberpotash han contaminado pozos, ríos y rieras, según denuncias de la Agència Catalana de L’Aigua y ha salinizado y contaminado la cuenca del Llobregat. El Estado español fue expedientado además por la Unión Europea por la montaña de sal de Sallent, que los tribunales declararon ilegal. Frente a estos dos ejemplos, Geoalcali asegura que ellos apuestan “por una minería respetuosa con el entorno”.

Montaña de Sal en Sallent (Catalunya)


DATOS

Las cifras anuales de explotación, según Geoalcali:
4 millones de Tm de residuos
1 millón de Tm de Potasa
1 millón de Tm de sal para deshielo

 

Qué es la potasa
La potasa es un óxido de potasio que se obtiene principalmente de dos minerales: la carnalita y la silvina. Su formación aparece habitualmente asociada a halita (sal común) y se utiliza fundamentalmente para la producción de fertilizantes

 

Procedimientos
Explotación: Necesita inyectar entre 0,8 y 1 hectómetro de agua anual.
Backfilling: Reinserción del residuo. Necesita cemento y otros aditivos.

 

Mas información:
www.geoalcali.com
www.fundaciongeoalcali.org
noalasminasdepotasa.wordpress.com

 

 

 



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!