Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 12/07/2017

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

REPORTAJES - INFORMES

Urogallo: el notario del bosque
Fotos: Agustín y Jaime Ruiz

Texto: Sergio Sánchez Lanaspa
Reportaje que apareció extractado por problemas de espacio en la revista El Mundo de los Pirineos nº 117, de mayo-junio de 2017

El urogallo (Tetrao urogallus) es un magnífico indicador de la situación de los bosques pirenaicos. Ejerce de notario y da fe de su salud o de la falta de ella.

Actualmente la población de urogallo en la vertiente francesa de los Pirineos está estimada entre 3.500 y 5.000 ejemplares Actualmente la población de urogallo en la vertiente francesa de los Pirineos está estimada entre 3.500 y 5.000 ejemplares

 

Relicta en las montañas ibéricas, donde alcanza su límite meridional europeo, el urogallo, una gallinácea estrictamente forestal que habita a partir de los 1.500 m.s.n.m. aproximadamente –entre los 900 y el límite del bosque, según zonas- está presente a lo largo de toda la cordillera, de forma fragmentada en la vertiente sur y continua en la cara norte. Dos de las doce subespecies de urogallo están en Iberia: el Tetrao urogallus cantabricus, en peligro de extinción, y el Tetrao urogallus aquitanicus, la pirenaica, con una población en declive según zonas y amenazada.

.

Al exigir unos requerimientos de hábitat muy elevados, está considerado un bio-indicador fundamental, o como alguien ha dicho, una especie “paraguas”. Proteger el urogallo es proteger a las aves forestales en general (p. e. Mochuelo boreal o Picamaderos negro) y proteger al bosque mismo.

 

Sus aliados, aunque no lo parezcan a primera vista: la ganadería extensiva, algunas políticas forestales, la lucha contra el cambio climático y el control de especies como el jabalí y los ungulados en general. Así se puede deducir, en parte, de las distintas publicaciones de la Sociedad Española de Ornitología (SEO) o de la Asociación Tetrao para la conservación del urogallo.

 

Pero para poder implicar a ganaderos, cazadores, naturalistas y ecologistas en el mismo bando, hay que hilar muy fino, y las políticas medioambientales no siempre contribuyen a ello.

 

El borrador del plan de conservación del urogallo en Aragón, prohibía en 2015 cualquier actividad ganadera y cinegética a partir de 1.500 metros de altura. “No nos oponemos a conservar el urogallo, todo lo contrario, lo que sucede es que las limitaciones impiden otras actividades”, decía el presidente de los cazadores de Bielsa, Ángel Luis Escalona, “y las áreas críticas previstas en este valle impedirían totalmente por ejemplo la caza del jabalí, que es uno de los causantes de la desaparición del urogallo, y la ganadería extensiva, que lo favorece”, añadía. En parecidos términos se expresaron otros representantes del mundo federado de la caza. A última hora se decidió posponer la aplicación del plan.

 

"El urogallo necesita una combinación de zonas de maleza, a base de rododendros, y bosques despejados, de esos que se pueden atravesar a pie", apunta Luis Tirado (SEO Aragón). “Sin embargo, el abandono del pastoreo y el cese de las labores de aclareo y de las sacas de madera han modificado la configuración del paisaje de las cumbres pirenaicas. Por un lado, el matorral se ha adueñado del suelo de los pinares y, por otro, estos se han vuelto más tupidos”.

 

Desde el sur de los Pirineos, la situación del urogallo en Francia y Andorra parece envidiable. En el Principado está, por ejemplo, el cantadero de urogallos más importante de Europa, con 27 machos en un recuento reciente. En Francia es especie cinegética, con permisos individuales muy restrictivos que entre 1998 y 2004 se limitaron, por ejemplo, a un total de 59 ejemplares abatidos. La pervivencia de la ganadería extensiva y los aclareos de bosque, con quemas anuales de matorral contribuyen a la limpieza y generan los espacios que el urogallo necesita: libres del espeso sotobosque que empobrece el hábitat y es futuro pasto para las llamas.

 

“En el Pirineo catalán se han aplicado técnicas silvícolas a título experimental en zonas de cría de esta subespecie, que no solo pueden ayudar a revertir esta tendencia negativa, sino que también permiten conciliar la gestión forestal con la conservación”, decían varios expertos en julio de 2016 en Quercus . También el programa europeo Gallypir (Francia, Andorra, Navarra y Catalunya), que abarcaba también otras gallináceas (perdiz nival y perdiz pardilla) contempló medidas parecidas. En Navarra, por otro lado, ya se habían hecho limpiezas en masas forestales roncalesas como Punta Barrena, Lakartxela, Larrondoa y Txamantxoia.

OPINIONES

 

¿MUCOS O POCOS UROGALLOS?

El cambio de modelo socio-económico o las políticas de gestión medioambiental han influido sobre la dinámica cambiante del bosque pirenaico y sobre el urogallo, que vive una situación desigual según comarcas. No conviene generalizar sobre su estado de salud. Tiene en el Pirineo el límite sur de su área de distribución mundial y ciertas zonas serán siempre desfavorables. Lo que si sabemos (y en esto podemos intervenir), es que al urogallo no le gusta el turismo masificado propio de este siglo, ni las pistas de esquí (solapan con su hábitat predilecto) o los bosques demasiado densos (no le permiten caminar o volar), ni el exceso de grandes ungulados (como el ciervo o el gamo que arrasan el sotobosque).

Marc Mossol. Asociación Tetrao en defensa del Urogallo.

 

Los tratamientos silvícolas contra la plaga de la procesionaria del pino acaban con los hormigueros de Formica rufa, un importante recurso trófico en época de críaILos tratamientos silvícolas contra la plaga de la procesionaria del pino acaban con los hormigueros de Formica rufa, un importante recurso trófico en época de cría

 

LA CAZA PUEDE AYUDAR AL UROGALLO

Los cazadores somos conscientes de la disminución que está sufriendo esta especie en la península Ibérica, sobre todo en la cordillera Cantábrica. En los Pirineos, aunque también ha disminuido, su situación no es tan alarmante. A este declive se ha llegado sin la intervención de la caza, ya que en España se prohibió en 1979 y en Francia se caza con cupos muy reducidos. Desde hace años se está estudiando el declive de la población y todavía no se tiene claro su origen. Parece ser que intervienen varios factores, uno de los cuales, el incremento de las poblaciones de ungulados, principalmente de ciervo y jabalí, parece importante y el colectivo de cazadores puede ayudar a controlarlo.

Federación Catalana de Caza

 

Los Pirineos catalanes acogen el 80% de los urogallos distribuidos en la vertiente sur pirenaica.Los Pirineos catalanes acogen el 80% de los urogallos distribuidos en la vertiente sur pirenaica.

Porcino

En la vertiente sur de los Pirineos, los urogallos ocupan sobre todo bosques de pino negro y pino silvestre, si se exceptúan algunos hábitats continentales en Ansó-Roncal o el valle de Arán, donde ocupa el hayedo abetal. El estrato arbustivo esta formado básicamente arándano y rododendro, sobre todo en zonas silíceas. Esa es la gran despensa del vegetariano estricto urogallo, que durante el invierno se contentará con las acículas de pino, y solo durante dos semanas alimentará a sus pollos con insectos.

 

La técnica de su conteo coincide con su periodo de apareamiento, entre abril y junio, que es cuando se hace visible y audible. Varios machos frecuentan un espacio abierto en el bosque que recibe el nombre de cantadero, donde acuden las hembras a elegir pareja entre las demostraciones de virilidad que despliegan los gall de bosc, aurones (o grand tétras o capercaillie). Muchos se conocen porque eran los lugares donde se cazaban y buena parte a raíz de los recuentos oficiales.

 

Aunque la caza está considerada por muchos un arma de doble filo, para Marc Mossol, representante de la asociación Tetrao en Andorra y con más de veinte años de dedicación al estudio del urogallo, “apenas le afecta. Es muy puntual. Inciden mucho más los cables eléctricos y los cables de los telesquíes que la caza o la ganadería”.


 

Población de machos en Pirineos - Fuente SEO Bird Life

Las poblaciones más amenazadas son las de Navarra –dos cantaderos en Larra en 2011 y ahora solo uno- y la aragonesa (80 machos).

Las poblaciones más amenazadas son las de Navarra –dos cantaderos en Larra en 2011 y ahora solo uno- y la aragonesa (80 machos).
Pero las poblaciones navarra y aragonesa occidental (Altos Valles) están conectadas con la francesa, y la aragonesa oriental, también con la catalana.



> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!