Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 05//04/2017

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1913 - Una gran pérdida

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1910-1925" - Edición 2014. Pirineum editorial

Una nueva especialidad deportiva parece haber llegado a los Pirineos para quedarseFermín Arrudi, el Gigante aragonés, falleció en su localidad natal, Sallent de Gállego, el pasado viernes 2 de mayo, cuando contaba con 43 años.

 

Como sucediera hace apenas un siglo en la villa de Madrid, fue un dos de mayo cuando las conciencias de los aragoneses en general y los montañeses en particular recibieran la descarga en forma de noticia luctuosa para todos. Como en la escena de Francisco de Goya, Fermín Arrudi, vestía camisa blanca de lino de la montaña que lo vio nacer.

 

Diez hombres portaron el enorme féretro de 2,40 metros de largo y 90 centímetros de ancho desde la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Sallent de Gállego hasta el cementerio de Suscalar el pasado sábado. Nadie en Sallent faltó al entierro de su vecino más famoso e internacional. Hasta el cielo lloró una fina lluvia que acompañó a la comitiva encabezada por su madre María Urieta y su esposa, la parisina Luisa Carlé de Arrudi y sus hermanos Valero, Simeona y Juán.

 

El descomunal cuerpo de Fermín Arrudi no le trajo solo fama y dinero en abundancia gracias a sus exhibiciones en tres de los cinco continentes, sino que le provocó permanentes dolores de cabeza, rodillas y caderas, que no aguantaban sus más de 180 kilos de peso. Aquejado de la acromegalia (enfermedad conocida popularmente como gigantismo) que sufrió desde niño –al parecer un tumor benigno alojado junto a su hipófisis fue el responsable del exceso de la hormona de crecimiento- el Gigante aragonés regreso enfermo de su último viaje a La Habana, San Juan de Puerto Rico y Nueva York, y ya no se recuperó.

 

La dimensión de su cuerpo fue objeto de estudio por parte del Doctor Pollinger en la prestigiosa Universidad de Colonia (Alemania) y en el laboratorio privado de este en Múnich en 1896, de regreso de su viaje a la inauguración de la Exposición Internacional de Berlín, donde había sido la estrella. Pollinger anotó cuidadosamente sus mediciones: mano extendida, 28 cm.; ancho de palma, 17 centímetros; pie, 42 cm.; circunferencia de torso, 150 cm. Su altura es conocida por todos: 229 centímetros. Su bondad, también.

No obstante, Pollinger atestiguó que el gigantismo de Arrudi no respondía  a parámetros estándar. Con una inteligencia normal y una facilidad natural para la música, el gigante aragonés tocaba el requinto, la guitarra, la bandurria, el órgano, el violín, la pandereta, los herrecillos, la flauta y el laúd; todo aprendido de forma autodidacta.

 

Sus primeras exhibiciones fueron en las fiestas del Pilar de Zaragoza y la Feria de San Andrés de Huesca en 1890, de la mano ya del representante de músicos y joteros Francisco Rabinal, que junto a su “descubridor” el vinatero Sebastián Fuertes y su hermano Valero, componían la troupe de Arrudi en sus numerosos viajes, primero por España y Portugal, y después por el resto de Europa. A una de sus primeras representaciones en Madrid (La Latina, Teatro Calderón y Teatro de La Princesa) asistió la reina regente María Cristina, que lo recibió en audiencia en el Palacio de Oriente y le regaló un fusil Mauser que luego cobraría fama en el valle de Tena.

 

Fermín Arrudi y familia Fermín Arrudi y familia

 

Fermín Arrudi participó en la celebración del cuarto centenario del descubrimiento de América en Barcelona, fue el reclamo principal de la Exposición Internacional de Berlín y de la Exposición Universal de París (1900), ciudad en la que había conocido a la que luego sería su mujer, Louise Carlé Dupuis, con la que contrajo matrimonio en la iglesia Paroisse Saint Germain L’Auxerois el 19 de junio de 1897.

 

Tras su primera retirada en falso, Arrudi se volcó en la música y formó el conocido “Cuarteto del Gigante” que a veces se ampliaba a una rondalla completa y amenizaba fiestas y veladas en el valle de Tena. Haría después varios viajes por Francia y América, el último patrocinado por el mecenas Archer Milton Huntington, fundador de la Hispanic Society. Las fotos que de él se conservan se las debemos agradecer sobre todo al francés Gastón Nancy y al alcarreño Francisco De las Heras.


El Gigante aragonés recorrió España, Portugal, Francia, Bélgica, Holanda, Alemania, Austria, Argelia, México, Argentina, Cuba, Puerto Rico y Estados Unidos. La lista de ciudades españolas y francesas que visitó Arrudi sería interminable.

OTROS GIGANTES

La historia de Fermín Arrudi es bien diferente a la de otros gigantes españoles del siglo XIX. Aunque tímido y automarginado, pues se sabía diferente a los demás, su vida fue más placentera que la de otros. Baste como ejemplo el de Agustín Luengo (2,35 cm.), nacido en Puebla de Alcocer en 1826. Su propio padre lo vendió a un circo portugués por 70 reales, dos hogazas de pan blanco, media arroba de arroz, miel del Alentejo, una garrafa de aguardiente, dos paletas de jamón y un daguerrotipo. Enganchado al cortezuelo de centeno, la única pócima alucinógena que calmaba sus dolores, murió solo en las calles de Madrid. Su esqueleto, que Luengo vendió en vida, se expone en el Museo Nacional de Antropología, junto a los bastones que usaba. Otro gigante atormentado fue Miguel Joaquín Eleizagi Arteaga (2,42 cm.), de Altzo, una aldea del País Vasco. Fue exhibido por toda Europa y recibido por la reina Isabel II de España y la reina Victoria de Inglaterra. El gigante de Altzo (1818-1861) fue enterrado en el cementerio de su localidad, pero su esqueleto fue robado


Miguel Joaquín Eleizagi Arteaga (2,42 cm.), de Altzo

Miguel Joaquín Eleizagi Arteaga (2,42 cm.), de Altzo

MISIÓN FRANDESA DEL ALTO ARAGÓN. Arrudi, el gigante de Sallent (2,35 m.) fotografiado en Eaux Chaudes. A su derecha, su mujer (parisina) y su padre (aragonés)

MISIÓN FRANDESA DEL ALTO ARAGÓN. Arrudi, el gigante de Sallent (2,35 m.) fotografiado en Eaux Chaudes. A su derecha, su mujer (parisina) y su padre (aragonés)

 



Descarga el reportaje en PDF


© Textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!