Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 18/11/2016

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1910 - Broadway es de Marcelino

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1910-1925" - Edición 2014. Pirineum editorial
El payaso aragonés continúa como cabeza de cartel del teatro Hippodrome de Nueva York, donde se ha convertido en un auténtico ídolo.

El payaso aragonés continúa como cabeza de cartel del teatro Hippodrome de Nueva York, donde se ha convertido en un auténtico ídolo.

 

Marcelino Orbés Casanova, Marceline –como lo denominan los anglosajones- continúa una temporada más subido en lo más alto del cajón de la fama de los escenarios estadounidenses.

 

El payaso mudo –jamás pronuncia una palabra- se ha convertido en la rutilante estrella del Teatro Hippodrome de Broadway (Nueva York), que día tras día llena sus 5.200 localidades gracias al gancho del payaso aragonés nacido en Jaca en 1873. En esta última temporada ha actuado en varias ocasiones con el gran Slivers Oakley, considerado por la crítica como el mejor payaso de Norteamerica, el único con el que Marceline se ha avenido a compartir escenario. Para muchos, Marceline es el mejor payaso del mundo y nadie consigue hacerle sombra, ni siquiera Oakley.

 

Marcelino Orbés ejerce un verdadero embrujo sobre sus espectadores. Su rol de augusto perplejo y desorientado, de hombre serio y sencillo al que lo superan los acontecimientos debido a su torpeza empieza a ser The Hippodrome. New York Cityimitado por otros grandes de la escena americana. Marcelino entra en escena con su bastón, tropieza con su sombrero –o con su sombra- y enlaza una desgracia con otra en forma de gag hilarante. Dejó atrás sus buenas condiciones de equilibrista o funambulista, o sus actuaciones con animales, para dedicarse a ese papel de payaso serio y torpe que tanto le gusta.

 

En el fondo, la construcción del Hippodrome de Nueva York (1905) no se hubiera entendido sin la figura de Marcelino Orbés. Al menos eso es lo que pensaron Thompson y Dundy, los grandes magnates del espectáculo, cuando le propusieron abandonar el Hippodrome de Londres para trasladarse a su homónimo neoyorkino que estaban a punto de inaugurar. De poco sirvieron las manifestaciones populares a las puertas del teatro londinense. Niños y mayores le gritaban, “Por favor Marcelino, no te vayas”. Pero su traslado estaba decidido. Y no le pudo ir mejor. A los pocos meses de debutar ya tenía encima de su mesa un contrato para el resto de su vida a razón de mil dólares semanales.

Su popularidad ha sido tal que en 1907 la Winthrop Moving Picture grabó una película con él que exhibió a lo largo y ancho del país. Ningún americano quería quedarse sin ver a la gran estrella de Broadway, y la nueva industria del cinematógrafo era la única que podía llevar a cabo tal empresa. Tal vez, si la diosa fortuna quisiera, los Tramullas pudieran exhibirla aquí cuando acabe su periplo norteamericano.

 

Porque Marceline no es otro que Isidro Marcelino Orbes Casanova, nacido el 15 de mayo de 1873 en el número 13 de la Calle Castellar de Jaca, tal y como figura en el registro de la localidad. Hijo de Manuel Orbes, peón caminero (Zaragoza) y de Juana Casanova (Bailo). Sus abuelos paternos, Manuel y Juana; los maternos, Félix y Manuela, también de Bailo. Su padre llegó a Jaca para trabajar en las obras del ferrocarril. La familia se trasladó primero a Zaragoza, donde Marcelino pasaba largas temporadas con su abuela, y después a Barcelona.

 

Fue en Zaragoza donde Marceline entró en contacto con el circo; en concreto en la Compañía Alegría, la troupe ecuestre, acrobática y cómica del Circo barcelonés que inauguró en 1887 el Teatro Circo de Zaragoza. Al parecer, en una gira que abarcó prácticamente todo el continente europeo llamó la atención de uno de los responsables del Circo Hengler británico, y consiguió llevárselo a las islas. Tras triunfar en los ambientes portuarios de Liverpool y Glasgow, Marcelino consiguió un contrato en Londres, donde llegó a eclipsar al gran Houdini o a los inigualables hermanos Fratellini. Lo llamaban “el ídolo de Londres”. Ahora es el ídolo de América.

 

The Hippodrome. New York City

 

El Hippodrome es el mayor teatro que existe hoy en el mundo y ha conseguido ofrecer espectáculos de calidad a precios muy populares. Eso sí, para llenar dos veces al día las 5.200 localidades que hacen falta para rentabilizar lo nutrido de sus carteles, sus propietarios se ven obligados a presentar producciones increíbles y difícilmente onerosas. Una de ellas, con 1.000 bañistas figurantes en un gran tanque se agua central. De momento, el teatro aguanta gracias al tirón de nuestro Marcelino. Porque la gente no dice “vamos al Hipodrome”, sino “vamos a ver a Marceline”. Está por ver si la cada vez mayor popularidad del cinematógrafo –con costes de exhibición infinitamente más baratos- no se lleva por delante al Hippodrome y a su estrella.

 

Todos los reportajes:

 

Listado compketo de todos los reportajes publicados en pirineodigital.com

Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial

COMPRAR ALMANAQUES

Descarga el reportaje en PDF


© Textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!