Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 04/11/2016

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1910 - La muerte de Russell deja sin dueño al Vignemale

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1910-1925" - Edición 2014. Pirineum editorial
Russell en las grutas del Vignemale

Señor de la montaña

 

La desaparición de Henry Patrick Marie, más conocido como el Conde Rusell-Kilough, en febrero de 1909, ha dejado a los Pirineos, y en especial al macizo del Vignemale –la cima pirenaica más elevada en territorio francés- sin su padre espiritual, sin su poeta y conquistador; pero también sin dueño.

Russell en las grutas del Vignemale

 

A pesar de los esfuerzos de la Communauté de Communes del valle de Bareges, el prefecto de los Altos Pirineos (Hautes Pyrénées) ha decidido extender al Club Alpin Français la propiedad sobre la montaña que había sido otorgada a Russell en 1889 para los cien años siguientes. Mucho nos tememos que hasta la lejana fecha de 1989, la montaña no vuelva a manos de sus ancestrales propietarios.

 

De padre irlandés y madre francesa, Henry Russell nació en Toulouse en 1834. De su afán aventurero y conquistador dan fe sus primeros viajes alrededor del mundo. Con 23 años viajó y recorrió Norteamérica, y con 25 empleó tres años en recorrer Rusia, Mongolia y China atravesando el desierto de Gobi. Visitó Shangai y Hong Kong, y desde allí viajó a Australia y Nueva Zelanda. Posteriormente vivió durante un año en la India y regresó a la Francia de su juventud tras recalar en El Cairo y Constantinopla. De regreso en los Pirineos y tras numerosas conquistas, Russell fija su mirada, casi obsesiva, en el Vignemale, como ya hiciera en su juventud con Las Maladeras, que también intentó adquirir.

 

La obsesión del dandy francés le llevó no solo a ascender un total de treinta y tres veces al Vignemale –la última el 8 de agosto de 1904, con 70 años-, sino a pasar 147 noches en las cercanías de la cumbre, al principio con el único abrigo de su saco de piel de oveja, y posteriormente en las cuevas que él mismo ordenó construir. Efectivamente, el 15 de diciembre de 1888, Russell se dirige al prefecto de Hautes Pyrénées para solicitar la concesión del Vignemale y la administración resuelve a su favor a cambio de un alquiler simbólico de un franco al año. Desde entonces, el aristócrata se embarca en lo que fue la obra de su vida, en una doble vertiente: la del montañero aventurero y la de aristócrata amante del lujo y las reuniones sociales, ya sean a 3.000 metros o al nivel del mar.

 

Russell con Bweraldi en las grutas de Vignemale.Russell con Beraldi en las grutas de Vignemale.

Russell no aceptaba construcciones artificiales en la montaña: “Il n'y a rien de plus laid, de plus hideux, de plus repoussant qu'une maison au milieu des chaos éternels et sublimes des montagnes”. Por eso, la opción de horadar el macizo para crear grutas artificiales que sirvieran de refugio a montañeros y científicos, es la única posibilidad admisible para él. La primera fue la llamada Villa Russell, culminada en 1882 cerca del pico de Cerbillona a 3.205 metros de altitud. El espacio se acondiciona convenientemente, pero resulta insuficiente para albergar a amigos, guías y porteadores, por lo que en 1885 se embarca en la construcción de la gruta “des Guides”, a una altura ligeramente superior a la de Villa Russell, y poco después (1888) la Grotte des Dames, más acogedora y caliente que las dos primeras. Pero las fluctuaciones del glaciar provocan que Russell plantee otras dos grutas, esta vez a 2.400 metros, a las que se les añadirá una tercera para completar las llamadas grutas de Bellevue.

 

Ya con la concesión, Russell se regala el último lujo del Vignemale, una gruta bajo el pico Pique Longue a escasos 18 metros de la cima. Es la Grotte du Paradis, en la que se ve obligado a usar explosivos para extraer 16 metros cúbicos de roca. Como todas las anteriores, la cierra con una puerta de hierro pintada de minio e impide que otros que no sean sus amigos la puedan disfrutar. Allí recibirá a Beraldi, al Conde Sant Saud con sus hijas, y a lo más selecto del Club Alpin Français y la Societé Ramond, que admiran la pasión y, sobre todo, la fortuna de Russell.

 

Fotografías: les amis du livre pyrénéen

 

“Aquí es donde lleva el orgullo”

Cuando una década después la sección del Sudoeste del CAF solicita a Russell permiso para la construcción del refugio de Baysellance en un rincón de las 200 hectáreas de su propiedad, el aristócrata se niega: “la profanación de mi montaña con cadenas o barras es imposible, pues mi territorio empieza en el collado de Ossue y el refugio queda en mi frontera”, argumenta.

El conde Russell con su saco de dormirEl conde Russell con su saco de dormir

Creuser une grotte à une telle altitude peut sembler une folie, car bien peu de touristes y coucheront par plaisir : ce ne sera guère que par nécessité, quand la descente sera rendue impraticable ou dangereuse par les tempêtes et les orages. Je n'ai pourtant aucun remords : j'espère que mon exemple sera suivi sur d'autres cimes pyrénéennes, et que mon Paradis des neiges ne sera pas un Paradis perdu…

Ya en 1884, Russell ordenó construir una torre en la cima del Vignemale para que “su montaña” alcanzara los 3.300 metros s.n.d.m. Dos semanas después, una tormenta la había derribado: “Aquí es donde lleva el orgullo”, diría poco después. Tal vez ese incidente marcaría definitivamente la forma en la que Roussell después se acercaría a la montaña

Todos los reportajes:

 

Listado compketo de todos los reportajes publicados en pirineodigital.com

Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial

COMPRAR ALMANAQUES

Descarga el reportaje en PDF


© Textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!