Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 02/03/2016

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1933 - Fleta, de Miguel a “Miguelón”

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
El tenor aragonés protagoniza su primera película de ficción encarnando al último contrabandista del Pirineo, rodada íntegramente en los valles de Ansó y Hecho.

El tenor aragonés protagoniza su primera película de ficción encarnando al último contrabandista del Pirineo, rodada íntegramente en los valles de Ansó y Hecho.

 

Primero fueron los rumores y después la noticia. Pero ya están aquí. La troupe cinematográfica de Index Films, encabezada por el gran Miguel Fleta y la no menos admirada Matilde Revenga, tras alojarse en el Hotel Mur se desplazan a Embún, Hecho y Ansó para el rodaje de “Miguelón. El último contrabandista”, una gran producción fílmica y musical que encumbrará nuestro folklore a los altares gracias al tenor aragonés y a los maravillosos paisajes de la Boca del Infierno, Oza, Aguatuerta y demás joyas de nuestra montaña.

 

Hete aquí el argumento, según se nos ha indicado amablemente por parte de su director Adolfo Aznar, que tratará de “esculpirlo” con el sobresaliente caserío cheso como telón de fondo: En plena guerra Carlista, un soldado liberal (Fleta) vende armas al enemigo, pues el jefe de los partidarios de Carlos no es otro que su padre. El protagonista está obsesionado con tener descendencia, pero su mujer no le da hijos. Al enviudar, contrae nuevas nupcias con Pilara (Revenga) y poco después tienen a Miguelín. Ese hecho transforma al traidor, que abandona el contrabando y el liberalismo (ya iba siendo hora), y a partir de entonces se dedicará a su hogar y su familia.

Qué quieren que les diga. Ya nos relamemos pensando en esas idas y venidas con caballerías por La Mina, Guarrinza y Acherito, y con el drama cantado con las mejores voces de nuestro país y del mundo entero. La música está compuesta por el maestro Pablo Luna. ¿Es que se puede pedir más?


Cartel Miguel Fleta "El último contrabandista"A fuerza de ser rigurosos, hemos de decir que no se trata de la primera película del tenor aragonés, sino la tercera. El primer film-documental fue realizado, cómo no, por Antonio de Padua Tramullas, que hoy regenta el Teatro La Unión de Jaca, el 8 de junio de 1925. El film documental llevó por título, no precisamente conciso, Miguel Fleta en los jardines del chalet de los señores Pie-Sopena, con ocasión de la inauguración del Teatro Olimpia, y fue proyectada al día siguiente, poco antes de representarse la función inaugural, Rigoletto, en el fabuloso coliseo oscense. El éxito fue tal que al día siguiente hubo de programarse función especial, con Fleta de nuevo. Como decían nuestros compañeros del Diario de Huesca, “vinieron muchos a ver a Fleta y no pudieron; y eso es como ir a Roma y no ver al Papa”.

 

¿Y la segunda? Pues con el título se harán idea: Boda de Miguel Fleta, tomada en 1927 por los operadores Hernández Girban y García Conde para la Films España Artística y Documental. Cierto es que Fleta ya tenía dos hijos con su antigua profesora y manager, pero matrimonio era el primero. Que Dios lo perdone, pues nosotros ya lo hemos hecho.

Miguel FletaÚltima hora

 

El viaje de Jaca a Ansó que el célebre tenor aragonés efectuaba, según su costumbre, para rodar las escenas del día, en uno de los lugares peligrosos de la carretera, con objeto de no atropellar a un pastor que conducía un rebaño de ovejas, frenó tan violentamente que, sin poder evitarlo, el coche fue a chocar contra un árbol.

Miguel Fleta, debido a este accidente, sufre la fractura del hueso nasal, una rozadura en una ceja y ligeros magullamientos, y Adolfo Aznar y Tomás Duch, que le acompañaban en el viaje, resultaron con leves contusiones.

El rodaje de la película Miguelón ha tenido que suspenderse por unos días, porque el maquillaje no llega a cubrir totalmente las heridas. Deseamos al famoso divo se vea pronto restablecido.

 

La Unión, 2-11-33

Filmando en el Alto Aragón
(Luis Sala Velilla, redactor de la página cinematográfica del diario zaragozano La Voz de Aragón. Extracto)

Un día entre montañas y precipicios. Octubre 1933

A las seis en punto de la madrugada, toda la compañía Index Film se ha puesto en marcha hacia las montañas de Hecho y Ansó. El trabajo que para este día ha elegido Adolfo Aznar, célebre director de la película, ha de ser pródigo en arriesgadas peripecias... A pocos kilómetros de Jaca esperan varios caballos que, cedidos galantemente por el Regimiento de esta plaza y al mando del oficial señor Oliete, con algunos soldados a sus órdenes, deben utilizar todos los intérpretes del film.

Cartel Miguel Fleta "El último contrabandista"Tras breves horas de constantes sobresaltos llegamos al simpático pueblo de Hecho. Su alcalde, conocedor de nuestros proyectos, ha dado fiesta al vecindario. La rondalla magnífica que posee este rinconcito amable y hospitalario de Aragón, entona a nuestra llegada briosas jotas que hacen a Fleta cantar entusiasmado. La alegría en el recibimiento es desbordante...

Tomás Duch coloca estratégicamente su cámara y se dispone a filmar una escena interesante en la que Fleta, Ceferino Cancio y José María Linares Ribas, con Boue, han de precipitarse por una difícil vertiente montañosa. Después del ensayo, la voz fuerte de Adolfo Aznar da órdenes para que comience el trabajo de estos contrabandistas que huyen acosados por los carabineros, que pican espuelas a sus caballos y con sorprendente velocidad empiezan el peligroso e interminable descenso.

La fotografía del lugar es verdaderamente majestuoso, jamás pintor alguno pudo plasmar tanta belleza en sus lienzos. Los metros de celuloide se suceden con rapidez. El micrófono recoge el sonido con una pureza extraordinaria. Ceferino Cancio, que lleva su caballo desbocado, rueda aparatosamente por el precipicio en el momento más valioso de la filmación. Adolfo Aznar grita furioso, ordenando la suspensión del rodaje. Acaba de estropearse el trabajo... Deben comenzar de nuevo.

Los obreros ansotanos, con gran destreza y agilidad y hasta con la exposición de sus vidas, han tendido un puente de madera para que el camión sonoro pueda pasar al otro lado de la balsa de agua que separa dos gigantescas montañas, donde Adolfo Aznar quiere llevar a cabo algunos momentos cinematográficos de gran dificultad, en los que nuestros actores deben arrostrar grandes y constantes peligros al descender a los más hondos desfiladeros.

La jornada de hoy ha sido durísima. La cámara, no obstante, captó escenas maravillosas de fotografía interesante, escenas de ronda con varias “coplicas” cantadas por Fleta y el coro de rondadores. Y así se terminó por este día el trabajo valiosísimo de los artistas que bajo la dirección de Adolfo Aznar ruedan para Index Films el asunto de Pérez Soriano, con música de Pablo Luna, titulado “Miguelón”.

 

Cartel Miguel Fleta "Miguelón"Intervienen
Miguel Fleta (Tenor) “Miguelón”
Matilde Revenga (Soprano-Tiple) “Pilara”
Luana Alcañiz (mujer)
J. M. Linares Rivas (contrabandista)
Ceferino Cancio (contrabandista)
Redondo de Épila “El Gavilán” (cantador de jota)
Justo Royo “El Cebadero” (cantador de jota)
Rondalla Ramírez
Danzantes del Alto Aragón

Ficha
Productora: Index Film
Guión: Agustín Pérez Soriano
Música: Maestro Pablo Luna
Dirección y Realización: Adolfo Aznar-Hans Berendt
Operador: Tomás Duch
Distribución: M. De Miguel


Principales canciones que interpreta Fleta
Romanza de Miguelón
Ya está aquí la ronda
Dios te lo pague, maja Pilara
Arre, Caballico mío
Canción del Contrabandista


 

Canción de Cuna-Nana (cantada por Fleta en la película)

¡Dios te lo pague,
maja Pilara!...
Un Miguelín me has dao,
¡Dios te lo pague!,
retoño de mi vida,
flor de mi sangre.
Que el retoñico
sea quien “trujo” el fruto
de tu cariño.

A la nanica,
nanica, nana...
Gusanico de seda
con luminaria.

El pecho que al mocete
le dé su madre
es “juente” de quereres
para su padre.
La “juente” viva
d’ese pecho que a “dambos”
nos da la vida.

A la nanica,
nanica, nana...
Duerme, maño, al arrullo
de la fontana.

La yegua caminera
tuvo un potrico
con dos paticas blancas
y un lucerico.
Voy a domalo.
Quiero que el pequeñarra
tenga caballo.

A la nanica,
nanica, nana...
Guitarro y escopeta,
potro y canana.

Pa que cante en tus manos
un sonajero,
hi d’unir dos estrellas
y dos luceros.
A bien seguro,
los ojos de Pilara
junto a los tuyos.

A la nanica,
nanica, nana...
Estrellica y lucero
de la mañana.

 

 

Nota de la redacción

Su nombre en realidad era Miguel Burro Fleta. Al llegar a Barcelona lo modifica por Miguel Buró Fleta. De “Miguelón” no se conservan copias en España y se duda de si pudiera existir alguna en Argentina.
La música, sin embargo, está toda grabada y se puede adquirir en internet. Al morir en La Coruña en mayo de 1938 susurra en el lecho «o dol… ci bacci, o lan… gui… de ca… re… zze», su romanza del tercer acto de Tosca.
En la última etapa de su vida se afilió a Falange Española.

 

Miguel Fleta. El heredero de CarussoEl heredero de Carusso


Ni tenemos espacio, ni sabemos resumir la trayectoria del gran Miguel Fleta. Con ocho años erapastor en su Albalate de Cinca natal y poco después vendía verduras en el mercado de Zaragoza. En su carrera operística influyó decisivamente su primera profesora en BarcelonaLouise Pierre-Clerc, conocida como Luisa Pierrick (amante y madre de sus dos primeros hijos). Debuta en el Teatro Comunale Verdi de Trieste en 1919 con la ópera Francesca da Rimini. Ha recorrido Europa, America y Extremo Oriente; los principales teatros (La Scala, Liceo, Metropolitan Opera House, Opera de París...) y las principales capitales (Viena, Budapest, Praga, Montecarlo, Roma, Buenos Aires, Nueva York, Méjico, La Habana, Londres, Tokio...).

 

Está considerado el mejor de su generación, heredero de Carusso para italianos y americanos, y el mejor tenor del siglo XX a fecha de hoy. Ha interpretado el Don José de Carmen 276 veces, Tosca en 260 ocasiones, Aída en 175, Rigoletto en 140. Más de mil funciones entre 1919 y 1927. Personifica el estreno mundial de Giuletta e Romeo, de Zandonai, el de Rigoletto (1924) en el Scala de Milan, el de Turandot en 1926 en el mismo teatro (estrenos mundiales); es el primer artista que logra vender cien mil discos en un solo año de su ¡Ay, ay, ay!.

 

Con todo, tuvo tiempo de cantar en Zaragoza y de inaugurar el Teatro Olimpia de Huesca: allí cantó su lamento. En los últimos años, sus problemas en la voz –nunca la cuidó demasiado- lo han orientado hacia la Zarzuela y las jotas de su juventud. Y de ahí precisamente que lo tengamos aquí, en el Hotel Mur o en las fondas de Ansó. Don Miguel, permítanos no llamarlo Miguelón: No somos dignos de que esté en nuestra casa, pero una jota suya bastará para sanarnos.

 

Todos los reportajes:

 

Listado compketo de todos los reportajes publicados en pirineodigital.com

Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial

COMPRAR ALMANAQUES

Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1925-1935" - Edición 2015. Pirineum editorial

 

Descarga el reportaje en PDF


© Textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!