Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 05/02/2016

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1935 - Ignacio Ara: El violín de las doce cuerdas

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
Cromo Ignacio Ara Campeón de Europa del peso medio

Cromo Ignacio Ara Campeón de Europa del peso medio

El boxeador de Sigüés pierde a los puntos el combate por el título mundial del peso medio frente al actual campeón, el francés Marcel Thil, en la madrileña plaza de Las Ventas donde más de 30.000 gargantas no cesaron de gritar: “¡Ara, Ara, Ara!”

 

Tras haberse proclamado campeón de Europa en el Engelman Arena de Viena el 9 de mayo de 1932 frente al austriaco Karl Neubauer, al que venció por k.o. en el undécimo asalto, y caer derrotado por el propio Thil en París dos años después con el mundial en juego, esta era la primera ocasión en la que Ara iba a disputar un cetro internacional con el apoyo del público. Madrid olía a acontecimiento histórico pues era la primera vez que la capital de España albergaba un Campeonato del Mundo del deporte de las doce cuerdas.


El de Sigüés dominó el primer tramo de la pelea pues demostró una vez más que era más boxeador que su rival. Estilo variado frente a la torpeza bruta. Toro frente a torero, como resumió Angelo en As. El francés buscaba constantemente el abrazo del oso para castigar en las cuerdas el hígado del aragonés y Ara trataba de separarse para reinar en la media y larga distancias. Frente a la torpeza intelectual del gabacho peleón, que agachaba la cabeza y huía de la noble batalla, el baile, la armonía y la inteligencia del jacetano. Al término del quinto asalto Ara dominaba con una ventaja de siete puntos, pero allí el toro embistió fuerte y nuestro púgil perdió la muleta y el pie. El 6º, 7º, 8º y 9º cayeron de lado francés. En el décimo Thil se puso por delante por un punto, que serían siete al final. Ara flaqueó de piernas y la mano de piedra del campeón estuvo a punto de tirarlo a la lona, algo que no sucedió porque Ara es un gran encajador -en 133 combates jamás ha perdido por knock out y solo en tres ocasiones ha besado la lona- y el sábado lo demostró

Ni el mes que ha estado recluido en el Salón España del Puente de Vallecas, a una ración diaria de cinco round de guantes, dos de saco y dos de combate; ni el dinero que supuso traer al negro Bassin, “sparring-partner” del propio Thil que había de enseñar todos los trucos del francés, consiguieron humillar al toro. Las decenas de redactores especialistas de la prensa europea y las numerosas agencias norteamericanas que solicitaron líneas telefónicas para transmitir el combate asalto por asalto se deshicieron en elogios para el aragonés, -Ignacio Ara vencido pero no derrotado, tituló AS- pero, desgraciadamente, ahí quedó todo.

Orígenes

 

Ignacio Ara Lasaosa nació el 29 de abril de 1909 en Sigüés (Comarca de La Jacetania y provincia de Zaragoza), que por aquel entonces tenía más de 600 habitantes. Poco después de nacer se traslada con sus padres, Mariano y Vicenta, a la localidad francesa de Mauleón. Ara crece allí en una casa llamada Chalet Vicenta. Su padre trabajó en la mayor fábrica de alpargatas de la comarca, la de Pierre Cherbero, donde llegó a ser encargado. En 1916, la Gran Guerra obliga a la familia a trasladarse a Jaca, donde uno de sus abuelos regentaba una talabartería (cuero y guarniciones para caballerías).

De caza en Sigüés

De caza en Sigüés

Terminada la guerra, la familia regresa a Mauleón. Con 15 años viaja a Paris y consigue trabajo de ayudante de cocina en un hotel, situado muy cerca de un frontón al que acudía siempre que podía.

De caza en SigüésAllí conoce a Paulino Uzkudun, que lo invita a su gimnasio, donde empezarán a entrenarse el propio Uzkudun, Ara e Isidoro Gaztañaga. Al dejar Uzkudun París, Ara y Gaztañaga se trasladarán al Stade Anastesie, mítica instalación deportiva citada por Hemingway en “París era una fiesta”, para seguir sus entrenamientos.

 

Dos años después, en mayo de 1926 regresa a San Sebastián con su amigo Isidoro para trabajar de cocinero. En la velada organizada para el 6 de diciembre de 1926 en el Frontón Moderno de San Sebastián y en la que Gaztañaga protagonizaba el combate principal, la indisposición a última hora de Piedrahita propicia que los organizadores le ofrezcan a Ignacio Ara ejercer de sustituto frente al campeón uruguayo de los medios Héctor Ambrossini.

El de Sigüés, que jamás había debutado como amateur, lo hará directamente como profesional. Ara venció por k.o. en el primer round y con 17 años se embolsó 250 pesetas. “Esa cantidad, todo un capital para mí, me animó a seguir”. En dos años en Guipúzcoa disputó 35 combates y consiguió 30 victorias (19 por k.o.), dos nulos y solo tres ajustadas derrotas.

 

Tras dos breves estancias en París y Londres, con victorias sonadas –en la capital francesa lo apodaron el Carpentier español- emprenderá la conquista de América: Nueva York, La Habana y México, en un periplo de tres años sin derrotas, salvo la última frente judío americano Ben Jeby en lo que se llamó “el robo de Nueva York”. El público montó en cólera y se cursaron reclamaciones oficiales, pero la NYSCA se negó a revocar el fallo y Ara juró que no volvería a pisar los Estados Unidos en toda su vida. Y lo cumplió. Regresó a España con el objetivo del Campeonato de Europa y porqué no, el Mundial.

“No llegué, como me exigía mi hombría a campeón del mundo del peso medio. Una vez porque me robaron; otras, porque me vencieron”
Ignacio Ara

Habían dicho:

Manolo Bienvenida (torero): “Ignacio Ara es un gran amigo mío. Por eso he estado presente en los entrenamientos que ha realizado este gran púgil. Puedo decir que se encuentra en una forma espléndida y debe vencer. Creo además que lo favorecerá el ambiente”

Federico García Lorca (poeta): “No soy técnico, pero sí gran aficionado porque me acostumbré a ver los grandes combates que se celebraban en Nueva York durante mi estancia allí. Naturalmente que asistiré a este, y mi deseo ferviente es que triunfe Ara por el bien del boxeo español”.

Raquel Meller (cantante y actriz): “Es muy interesante este combate por el entusiasmo con que han de luchar los dos. Mi deseo es que gane el español, naturalmente y de hacer algún pronóstico sea a favor de Ignacio Ara”.

Paulino Uzkudun (boxeador): “El entusiasmo del público anima mucho y uno se encuentra en una situación que obliga a dar el máximo rendimiento. Esto me hace pensar a favor del aragonés”.

Ignacio Ara: “Ahora tengo 26 y en estos nueve años he celebrado 133 combates. He ganado 126, he empatado dos y he perdido tres por descalificación por golpe bajo, y cuatro por puntos. De ellos, dos precisamente con Marcel Thil, con quien en la fecha memorable del sábado 1 de junio de 1935 voy a disputar el título mundial. Pero de esos dos, uno, por lo menos, lo gané yo bien claramente. Y la prueba es que a pesar de ser el público francés, como Thil, protestó ruidosamente la decisión. El otro, de haberse celebrado fuera de Francia, hubiera sido una victoria para mí, o, por lo menos, un match nulo”.

 

 

Ignacio Ara fue la estrella del boxeo español de los años treinta. Fue portada de las revistas Boxeo, Ring y AS entre otras.

Portada 1929 revista
Portada 1930 El Ring
Portada 1932 revista Boxeo
Portada 1935 AS
El catedrático del boxeo

“¿La confección del boxeador perfecto? Que posea el fondo de Uzkudun, la inteligencia de Ignacio Ara, el corazón de Luis Romero y la pegada de Young Martin”. Fernando Vadillo, especialista en boxeo y redactor fundador del Diario AS

 

Puerto de Benasque. Vista de la Maladeta.. Foto: Lorenzo Almarza. Fototeca DPH.

Ara tumba al cubano Rolando en el combate entre aspirantes al cetro mundial, en el Olympia de Barcelona, también en 1935..

Ara domina con extraordinaria habilidad las tres distancias, con una limpieza y rapidez sorprendentes. Estilo elegante y maravillosa esquiva, es la inteligencia en el ring. Es y será uno de los mejores boxeadores españoles de todos los tiempos en medios y semipesados.

 

Sus apodos: el Catedrático, el Maestro, el Carpentier español, nos hablan de boxeo de alta escuela, pese a ser un autodidacta. Alto sentido de la anticipación, gran dosificador de esfuerzos e impecable en sus gestos técnicos, es también desconcertante por lo inesperado de sus reacciones.

 

Encarna las más puras esencias del arte pugilístico y si se le compara con sus coetáneos, Ignacio es otra cosa: algo así como la suma y compendio de lo que podría ser el púgil perfecto.

 

(Extractos de José L. Lasplazas, periodista en El Mundo Deportivo desde los 12 años y director durante tres décadas de ese diario a partir de 1939)

 

 

Todos los reportajes:

 

Listado compketo de todos los reportajes publicados en pirineodigital.com

Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial

COMPRAR ALMANAQUES

Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1925-1935" - Edición 2015. Pirineum editorial

 

Descarga el reportaje en PDF


© Imágenes y textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!