Tienda online de Pirineum editorial
pirineodigital.com. publicación digital del pirineo aragonés

 

 

 

publicación digital del Pirineo aragonés

Fecha de publicación: 06/11/2015

|
Suscribirse a Suscribirse a RSS | síguenos en Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital  Síguenos en twitter.com/pirineodigital

1925 - Manzanilla de los Pirineos para toda España

Autor: Sergio Sánchez Lanaspa
Florencio Pueyo. Tarjeta postal Fototipia Thomas. Barcelona. Es la imagen que aparecerá en las latas (foto inferior).Pueyo lleva en su brazo un saco de manzanilla.

Florencio Pueyo. Tarjeta postal Fototipia Thomas. Barcelona. Es la imagen que aparecerá en las latas (foto inferior).Pueyo lleva en su brazo un saco de manzanilla.

La casa Berdón de Panticosa y Sabiñánigo copa el mercado nacional en tres décadas de comercio ferroviario de hierbas medicinales y productos naturales beneficiosos.

 

Atrás quedaron aquellos años de subir en caballerías al Balneario en plena temporada para vender chocolate, alpargatas y toda clase de souvenirs de forma más o menos ambulante o en una pequeña parada. El primer kiosco que tuvieron los de Casa Berdón de Panticosa en el Balneario estaba frente al Hotel Continental. Después se instalaron en la Españoleta, como popularmente se denomina a los bajos comerciales del Balneario, en lo que hoy es su local y residencia de verano. El negocio tardó poco en evolucionar de una vocación local de atención al bañista-turista (regalos, hierbas medicinales, vinos y licores, postales… ) a una vertiente global.


Los proveedores de toneles de vino y anís, de botos de aceite y cahíces de ordio y toda clase de objetos de regalo -llaveros, abrecartas- de Barcelona, Madrid, País Vasco, Salamanca o Zaragoza, poco a poco se fueron convirtiendo en clientes o incluso representantes de la Manzanilla de los Pirineos, de té de roca, tila, salvia, de liquen, de pomada balsámica Pirineos con fórmula del farmacéutico Estebánez y “ajustada” por Leonardo Coli en Sabiñánigo y un largo etcétera. Los portes empezaron a ser de ida y vuelta. Los comercios finos y las casas coloniales enviaban la liza y la tela para los saquitos de manzanilla, las latas, los prospectos impresos para la crema o las medicinales y aromáticas, los objetos recuerdo mayoritariamente importados, y a su vez recibían la cada vez más prestigiosa Manzanilla de los Pirineos en saquitos o envases de hoja de lata grandes y pequeños, para venderlos o distribuirlos entre otros comercios a precios fijos de 1,10 y 1,75 pesetas que ponían al público a 1,75 y 2,50 a finales de los años veinte.

Además, las farmacias y laboratorios o los proveedores de estos solicitaban a Florencio Pueyo medicinales a granel (Aconito, Salvia, Liquen, Belladona, Celedonia...). El envío de la semana pasada, por ejemplo, a Serra y Valls, en Barcelona, con locales en Princesa, 25 y Moncada 3 y 5, era de 5 kilos de setas, 360 kilos de flor de saúco, 160 kilos de tila y manzanilla en sus distintas versiones: saquitos (de 100, 150 y 200), latas y granel. Todo lo manufacturado, con precio de venta estipulado. Los saquitos se nominan no por los gramos que contienen, sino por su PVP: 1 peseta, 1,50 pesetas y 2 pesetas.

 

La primera decisión comercial de envergadura de Florencio Pueyo fue la compra del solar (le costó 675 pesetas, 866 si contamos los gastos) y la construcción de “su” casa Berdón en Sabiñánigo, junto a esa flamante estación de tren que le permitiría aumentar su negocio de forma exponencial. Era 1908. Los acuerdos posteriores para la compra de cosechas enteras con José Pedrós Bresolí, de Linyola, en el Pirineo catalán, que a su vez contaba con José Giné y Juan Lamarca, para controlar toda la manzanilla que se producía en aquel país; y a la vez con propietarios y comerciantes de Montmesa, donde se construye hoy el embalse de La Sotonera, iban a suponer la llegada de vagones con dos, tres o cuatro toneladas de manzanilla en las mejores temporadas. Recoger la escasa que de forma natural aparecía en el Balneario o en la comarca había perdido todo su sentido. Además la marca no mentía: era de los Pirineos.

 

La red de representantes de Florencio Pueyo y de la Manzanilla de los Pirineos en todo el país es hoy una tupida malla que abarca todas las capitales de provincia y hasta el último rincón de Extremadura, a modo de ejemplo, con representantes de la firma Berdón en Don Benito, Almendralejo, Cáceres, Plasencia y Badajoz. Desde allí la envían a la última de las farmacias o de los colmados extremeños. De cartas con pugnas por hacerse con la marca para Extremadura está el escritorio de Don Florencio lleno.

 

Antiguo kiosko Berdón

Antiguo kiosko Berdón

 

Sobre su mesa también una reclamación a empresas ferroviarias a cuenta de los permisos de venta de la pomada desinfectante, calmante y cicatrizante Florencio Pueyo compuesta de hierbas y flores de los Pirineos…, que se ampara en la Ley de Policía de los Ferrocarriles, y está cursada por Don Rafael Echevarría. También la carta de la Farmacia-laboratorio de Higinio Estebánez, en Santa Feliciana, 13 de Madrid, cliente y representante, en la que le avisa de que expira el registro de la marca de la manzanilla y le conmina a que le autorice los trámites de renovación en su nombre. Los avisos de Estaún, del Banco Aragonés de Crédito en Biescas de los pagos de Suchard o Nestlé del chocolate vendido en el Balneario… La mesa de Don Florencio bien podría ser la de un potentado comercial de Barcelona.

 

Le ha ayudado mucho a la Manzanilla de los Pirineos y a Florencio la publicidad frecuente en los diarios ABC, La Vanguardia o la revista Nuevo Mundo, con campañas apoyadas por el “bañista” habitual Luca de Tena y quizá también por las relaciones de su cuñado Pedro, al frente de la Editorial Pueyo en la calle Arenal de Madrid desde que Florencio se estableciera en Sabiñánigo. Y no menos le ha ayudado el que a su vera creciera la empresa de otro hermano de Orosia, su mujer, Mariano Pueyo, que produce y comercializa los caramelos Altos Pirineos aprovechando su estructura. Florencio (Casa Beroy) y Orosia (Casa Berdón) son primos hermanos y de ahí la coincidencia de apellidos.

.

El dato

En 1904 y 1905 se registraban las primeras patentes de bolsitas de te individuales en Nueva York, que fueron perfeccionándose hasta llegar las de fibra de papel sellado por calor, que William Hernansonpopularizó en el mundo anglosajón. La bolsita rectangular tal y como se conoce ahora data Laata de Manzanilla de los Pirineosde 1944. Aunque a España tardaron en llegar, las bolsitas acabaron con el comercio a granel de té, manzanilla y otras hierbas. El ocaso de la Manzanilla de los Pirineos fue lento, pero inexorable. Se vendió hasta el año 2000, pero solo ya a unos cuantos elegidos. A Don Florencio no le dio tiempo de ver ese lento declinar. Murió en 1938. Solo la guerra había arruinado el comercio. Ni rastro de las bolsitas

El Almanaque de los Pirineos se congratula del éxito comercial de nuestro buen amigo Florencio y familia, que vende salud, y vende los Pirineos. Y este almanaque se congratula porque en Casa Berdón ninguno ha olvidado cuando llegaban en primavera los vagones y se dejaban los dedos en coser la tela del saquito -ahora lo hace la máquina-, darle la vuelta, atarlo y sellarlo. Ninguno en Casa Berdón, ni la señora Orosia, ni sus hijas Ana y Julia, ni sus yernos, ni otros allegados han olvidado ni olvidarán nunca el olor a manzanilla.

Nota de la redacción

Tampoco olvidarán el olor a manzanilla Ana Claver Pueyo y Juan Novás, que regentaron Casa Berdón en el Balneario hasta el año 2002 y Casa Berdón en Sabiñánigo hasta el 2005. Gracias al ingente material que han conservado y a su generosidad ha sido posible elaborar este reportaje. Y gracias también a que Florencio Pueyo anotó todo lo que hizo con una letra preciosa y elegante que transporta al lector de su libro y cartas al tiempo de las máquinas de vapor.

1931 Comercio Internacional

 

Sin duda, las operaciones de mayor envergadura de Florencio Pueyo con la Manzanilla de los Pirineos fueron las transoceánicas con Chile (Santiago de Chile y Valparaíso) y Argentina (Buenos Aires). Ya en 1917, la Casa Berdón enviaba a Don Eduardo Limiñana, de Santiago de Chile un porte de 1523 latas (de varios tamaños) a través, primero de la Compañía del Norte de ferrocarril y después del puerto de Barcelona, que en parte había sido abonado por adelantado en “valores declarados”.

 

Pomada analgésica de los PirineosAl año siguiente enviaba al mismo destinatario un total de 468 kilos de manzanilla envasados en 2.994 latas pequeñas y 418 latas grandes. Ese mismo año de 1918, concedía a Don Martín del Castillo, de Buenos Aires, la representación en exclusiva de la Manzanilla de los Pirineos para la República Argentina por un plazo de tres años. No constan desglosados en los libros de cuentas de Casa Berdón los envíos realizados al Río de la Plata, pero los presumimos de similar importancia. No consta tampoco cuánto duró el comercio con Sudamérica, ni si se mantiene en la actualidad.

 

sello que debe estampar en cada uno de los productos que dirija a la Casa RealEn Europa, la Anthemis Nobilis –manzanilla- de Casa Berdón, gozaba hasta ahora de la recomendación de eminencias médicas como el Dr. D. E. Alessandri, profesor en la Real Universidad de Pavía, que la calificaba de “buen medicamento” en su Manual Práctico de Farmacia, o el de R. P. Kneipp, que la citaba en su Método de Hidroterapia.

 

Pero si la Manzanilla de los Pirineos se consumía a diario en la Embajada de España en Italia, como así lo atestigua una carta del embajador de S. M. en Roma de 1928, la noticia más reciente es la concesión el pasado 23 de abril de 1931 del permiso del Ministero della Casa del Re para convertirse en proveedor oficial de la Casa Real italiana.

 

A tal efecto se le envía el sello que debe estampar en cada uno de los productos que dirija a la Casa Real, tal y como le informa el ministro V. De Sanctis en la carta remitida a Sabiñánigo recientemente. Manzanilla de Casa Berdón, la reina de los Pirineos.

1934 La saga de los Pueyo de Panticosa

 

Crecieron a la sombra del primer reclamo turístico del Pirineo aragonés, el Balneario de Panticosa, y eso ha alimentado su espíritu vital, comercial y emprendedor. Conocedores de los gustos de la clase acomodada española, de las inquietudes del viajero y de los quebrantos de su salud, los hermanos Pueyo (Orosia, Mariano, Pedro y Manuel), de casa Berdón de Panticosa, junto a otro Pueyo (Florencio, de Casa Beroy y marido de Orosia), no han dado puntada sin hilo en lo que llevamos de siglo. Mariano Pueyo patentó y fabricó desde los inicios de la centuria los caramelos Altos Pirineos, pastillas de café con leche y guirlache, con razón social en el Balneario de Panticosa y comercializados para toda España desde Badalona. Su marca se ligó en los inicios a la Manzanilla de los Pirineos, cuya leyenda figuraba incluso en las elegantes cajitas metálicas en las que se distribuían los caramelos, aunque poco a poco se hizo con su propio nombre. 


Mariano Pueyo patentó y fabricó desde los inicios de la centuria los caramelos Altos Pirineos, pastillas de café con leche y guirlache

Y si Mariano eligió Cataluña para su despegue comercial, Pedro Pueyo, llamado por las musas literarias desde muy joven, eligió la capital de España para abrir su librería y editorial, una de las más prolíficas y asentadas en este primer tercio de siglo en nuestro país, la Editorial Pueyo, ubicada en el número 6 de la calle Arenal, desde donde ha desplegado su actividad las últimas dos décadas. En realidad, Pedro seguía los pasos de otro pariente, Gregorio Pueyo.

Editorial Pueyo, ubicada en el número 6 de la calle Arenal

Entre los centenares de títulos publicados por esta segunda Editorial Pueyo destaca su apartado de novela romántica o novela rosa, como se llama en estos días, pero también ha habido hueco para la novela histórica, la novela biográfica, el ensayo, el libro de viajes... De entre el millar de títulos conocidos hasta la fecha, destacaremos algunos autores y obras:

Emilia Pardo Bazán (Obras Completas), Pedro Muñoz Seca (Cuentos y Cosas, 1919; La venganza de Don Mendo, 1925), Pedro Chicote (Mis quinientos cocktails, 1933), Boris Sokoloff, (Los Bolcheviques juzgados por ellos mismos. Documentos de los Soviets de 1919), Rubén Darío (Antología Poética, 1934), Santiago Ramón y Cajal (Reglas y Consejos sobre investigación científica, 1923), Alberto Insua (El capitán Malacentella, 1929), Rosalía de Castro (Follas Novas, 1933), Pilar Millán Astray (Todo amor, 1929)... La lista no tiene fin.
Gregorio Pueyo, el editor modernista
Gregorio Pueyo, el editor modernista


Gregorio Pueyo (Panticosa, 1860; Madrid, 1913) fue el editor del movimiento modernista. Hijo de María Lamenca y de Domingo Pueyo, Gregorio era el benjamín de ocho hermanos. El dramaturgo Ramón del Valle Inclán lo escogió para perfilar el personaje “Zaratustra”, el librero avaro e inmoral de “Luces de Bohemia”. Dejó un catálogo de 250 libros editados desde 1881 en las sucesivas librerías que tuvo en la calle Trujillos, calle del Candil y Mesonero Romanos. En esta última ubicación se hizo popular la tertulia en la que participaban, entre otros, Barriobero, Carrere, Sassone, Trigo y Valle Inclán. El ex libris de la editorial lo diseño el pintor Juan Gris. Fue editor de los hermanos Machado. Murió de tuberculosis en 1913 y su labor editorial la siguieron su viuda e hijos en la “Librería Hispano-Americana de Viuda e Hijos de Gregorio Pueyo”.
Nota de la Redacción
Una y otra editorial Pueyo coexistieron durante algunos años, y en ocasiones se han confundido como heredera una de la otra, aunque El Almanaque no cree que fuera así. Es más que probable que Gregorio fuera tío carnal o segundo de Pedro Pueyo, pero no se puede asegurar con certeza. Habrá que averiguarlo.

 

Todos los reportajes:

 

Listado compketo de todos los reportajes publicados en pirineodigital.com

Reportajes extraídos de: la colección "Almanaque de los Pirineos" de Pirineum editorial

COMPRAR ALMANAQUES

Reportaje extraído del "Almanaque de los Pirineos 1925-1935" - Edición 2015. Pirineum editorial

 

Descarga el reportaje en PDF


© Imágenes y textos propiedad de Pirineum editorial, está prohibida su reproducción total o parcial sin permiso expreso.


> pirineodigital.com es propiedad de © Pirineum editorial y comunicación
Queda prohibida toda reproducción, total o parcial, sin autorización previa.

> Quienes somos - Contactar


Síguenos en:

Síguenos en Facebook: www.facebook.com/pirineodigital Síguenos en twitter.com/pirineodigital Síguenos en Google+ Suscribirse a RSS

> Cómo insertar publicidad
> Aviso legal y créditos
> Política de cookies

 

¡CSS Válido!