Última actualización 4 Enero, 2012 12:28 h.

El Pirineo navarro podría perder uno de sus tesoros naturales, el hayedo de Zilbeti

El impresionante hayedo de Zilbeti, en el Monte Alduide en pleno Pirineo navarro, está amenazado por la construcción de una mina a cielo abierto. El proyecto, promovido por la empresa Magnesitas de Navarra, se ubica en una Zona de Especial Conservación (ZEC), al estar incluida en la Red Natura 2000 y tener presencia de especies en peligro de extinción. La empresa comenzó a realizar talas tras las navidades, por sorpresa y sin tiempo de reacción, y las organizaciones ecologistas españolas y francesas denuncian su ilegalidad, además de solicitar la paralización del proyecto. La reclamación ya ha recibido el apoyo de más de 5.000 personas.

FOTO: El hayedo de Zilbeti, en el Monte Alduide, en un paraje protegido.

La reclamación cuenta con un amplio apoyo de organizaciones españolas y francesas, de momento se han adherido a la reclamación las asociaciones y ONGs de Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace, SEO/BirdLife, WWF y Coordinadora Monte Alduide, así como France Nature Environnement, Amis de la Terre, WWF-France, Greenpeace, LPO, SEPANSO, MNE de Pau, GEOB, PMAF, Forêts sauvages y CADE, de Francia.

Todas ellas denuncian las artimañas efectuadas por la empresa para iniciar el pasado 27 de diciembre las primeras talas, ya que la el mismo día 24 de diciembre, en horario de tarde-noche, se dio a conocer un bando del Concejo por el que se anunciaba el comienzo de las talas, desde el 27 de noviembre hasta el 5 de enero. Según el bando, el objetivo de las mismas es, “talar parte del bosque con el fin de extraer 800 toneladas de mineral que se necesita para hacer unas pruebas con cara a la reunión de accionistas que se celebrará el 17 de enero”.

Las organizaciones ecologistas además de denunciar los modos, sostienen que esa acción se excede del proyecto de mina que aprobó el Gobierno de Navarra e incumple la Declaración de Impacto Ambiental emitida por el ejecutivo foral, por lo que las talas efectuadas son “ilegales”. Las ONGs también recuerdan al Gobierno navarro los compromisos adquiridos a través de las Directivas europeas con el resto de países de la Unión e insisten en la riqueza natural de una zona en la que hay hábitats prioritarios y especies cuya conservación está amenazada, tanto en España como en Europa, como el pico dorsiblanco o el visón europeo.

También indican que esta actuación no está  amparada por una Autorización de Afecciones Ambientales y que no disponen de los permisos preceptivos de la Confederación Hidrográfica del Ebro que debe dar su visto bueno al quedar afectadas las cabeceras del río Arga en zonas protegidas. 

Además, recuerdan que el Monte Alduide forma parte de los tratados hispano-franceses de aprovechamiento conjunto de los pastos fronterizos, y según estos, los habitantes franceses de Baïgorry tienen derecho al goce de esos pastos. Esto, según las ONGs, obliga a España a garantizar la conservación de la zona y el Gobierno navarro, según critican los ecologistas, ni ha efectuado ninguna consulta ni al concejo de Baïgorry ni al Gobierno francés, por lo que animan al ejecutivo galo a que denuncie el proyecto.

De momento y con el objetivo de recabar todos los apoyos posibles, Seo/BirdLife ha puesto en marcha una acción de protesta en Internet, para que todos los que se nieguen a destruir el hayedo de Zilbeti pueda firmar una carta que se remitirá a la Consejería de Desarrollo Rural, Industria, Empleo y Medio Ambiente del Gobierno de Navarra en la que se solicita la paralización inmediata del proyecto y una mayor protección del hayedo Zilbeti. De momento la acción ha recibido el apoyo de más de 5.000 personas.