Última actualización 10 Enero, 2012 11:21 h.

El Pirineo aumenta su temperatura media en un grado en los últimos 10 años

La temperatura media del Pirineo y del resto de los sistemas montañosos de Europa ha aumentado un promedio de un grado en los últimos 10 años. Esto supone una grave amenaza para la flora de alta montaña que está perdiendo su hábitat y podría desaparecer en un periodo de unos 20 años, provocando una importante pérdida de la biodiversidad en el nuestro país y en el continente europeo. Así lo ha explicado el biólogo Michael Gottfried, científico del Programa de Investigación Global de Ambientes Alpinos (GLORIA), que indica que por primera vez el impacto detectado en los ecosistemas alpinos de Europa “es global”.

FOTO: El flora alpina está viendo desaparecer su hábitat.

El programa GLORIA surgió en el año 2001 para conocer las afecciones que el cambio climático tenía sobre la flora de alta montaña a nivel europeo, realizando seguimientos de las poblaciones de plantas en los distintos macizos montañosos, incluidos el Pirineo. Ahora, después de 10 años, los resultados publicados en la revista Nature Climate Changehan provocado la preocupación de los investigadores que aunque preveían que iban a encontrarse modificaciones, “nunca esperamos hallar un cambio tan grande en un periodo de tiempo tan corto”, comenta el botánico en la BBC.

Gottfried explica que la flora alpina es muy especializada, “así pueden sobrevivir en condiciones extremas de gran altitud, pero no son buenas a la hora de competir con otras especies, por lo que ahora, con el aumento de temperatura, se están viendo arrinconadas por plantas de sitios más bajos que están conquistando terreno a mayor altitud al desaparecer el su propio hábitat”. El problema es que la flora alpina está viendo desaparecer su hábitat, y como apunta Gottfried, “se están quedando literalmente sin vía de escape, ya están cerca de la cima y no tienen dónde ir”.

Además, la preocupación se incrementa cuando se comprueba que los resultados son similares en los 10 sistemas montañosos europeos en los que se está realizando el estudio, el más amplio efectuado hasta la fecha. “Ésta es la primera vez que se confirma este impacto a una escala continental”. Es decir, que los mismos efectos se están viendo en los Pirineos, Los Alpes, o los Urales. "En las próximas décadas podríamos ver praderas de flores alpinas que desaparecen y son sustituidas por arbustos", apunta el investigador.

Michael Gottfried confía en que el estudio impulse el establecimiento de medidas y acciones más firmes a nivel mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera, uno de los principales agentes del cambio climático, aunque según el investigador, “solo disponemos de 10 ó 20 años para actuar”.

GLORIA en los Pirineos
El proyecto GLORIA también se desarrolla en los Pirineos. El valle de Ordesa fue el primero que se estudió en España, comenzando los análisis en el año 2001. El seguimiento se realiza en áreas calizas y concentradas en alturas de entre los 2.200 y los 3.00 metros, al ser estas las más sensibles. Siete años después el estudio se amplió a otras zonas de España y actualmente, en la cordillera pirenaica se están analizando, además de Ordesa, cuatro picos más localizados en el valle de Tena y de Bielsa. Con estos análisis podemos conocer cómo se encuentran nuestras montañas y compararlas con el resto de macizos europeos, pero también tener una visión global del estado en que se encuentra toda Europa.