Última actualización 12 Julio, 2011 11:25 h.

Medio Ambiente aprueba la declaración de impacto ambiental de Biscarrués

El Ministerio de Medio Ambiente, Medio Marino y Rural ha aprobado la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del embalse de Biscarrués. Según el propio Ministerio, las modificaciones y condicionantes introducidos en la DIA, “ha resuelto de manera satisfactoria los asuntos ambientales relativos a fauna y vegetación, Red Natura 2000, patrimonio y paisaje, además de los aspectos socioeconómicos. Desde la Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos/COAGRET se valora muy negativamente la noticia y se anuncia que la oposición a la obra continuará porque, “los impactos continúan siendo muy graves pese a las medidas tomadas”.

FOTO: Las pancartas contra el embalse son constantes en el territorio..

La resolución se publicará en breve en el Boletín Oficial del Estado y cabe recordar que en el periodo de información pública recibió 7.865 alegaciones. La resolución aprobada supone alguna modificación respecto al proyecto inicial, que tenía una capacidad de 192 hectómetros cúbicos frente a los 35 del actual. A pesar de esas modificaciones, la Coordinadora señala que los impactos continúan, ya que “es imposible poner una presa en un río y que no afecte a sus aguas bravas y ecosistemas.

Entre las modificaciones incluidas se ha establecido un desagüe de fondo a una nueva cota más baja, para que se encuentre lo más próxima posible al nivel del cauce y así, “minimizar en todo lo posible la generación de un embalse muerto que, en ningún caso, superara la cota 427, para no afectar a los tramos de rafting. La coordinadora  no comparte esa visión ya que, “la nueva cota situada a la altura del Puente de Murillo mantiene los impactos sobre las aguas bravas y a la vez disminuye la capacidad de embalsado”.

Lo que la coordinadora sí aplaude es la desaparición de la minicentral eléctrica que se contemplaba. “Es muy importante ya que su única justificación era la ambición y especulación de los regantes para conseguir mayor beneficio de una obra pública”. Desde el Ministerio se reconoce que, “no se encuentra entre los objetivos prioritarios de este proyecto ni el promotor ha presentado alternativas”.

También se incrementan los controles sobre los regadíos. Así se exige que se ubiquen con precisión las superficies de riego beneficiarias del nuevo embalse, y se indica que se la vialidad ambiental de esas superficies debe resolverse antes de la entrada de la explotación del embalse. En la resolución se indica que se comprobará la adecuación y compatibilidad del proyecto con el Plan Hidrológico del Ebro y la adecuación de la repercusión de los costes a los objetivos y a las nuevas características, de acuerdo con la directiva Marco del Agua.

La resolución establece también medidas para la mejora de la conectividad longitudinal y transversal del río Gállego desde el embalse de la Peña hasta la desembocadura en el Ebro, mejorando el hábitat y suprimiendo todas las infraestructuras que no estén en uso. Mientras se efectúa el seguimiento no se eliminará la vegetación del vaso, y se realizarán repoblaciones y tareas de restauración de hábitats que compensen la masa forestal perdida.

En cuanto a fauna, se establecen medidas correctoras  y compensatorias referidas al milano real y se realizará un seguimiento de las poblaciones de nutrias. También se señala que, al menos, durante los próximos 10 años, “se remita un informe anual al órgano ambiental incluyendo un resumen sobre la evolución del proyecto”.

La coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos anuncia que tras 24 años de lucha, “se mantendrá la oposición social, económica, medioambiental y judicial si es precisa para defender la igualdad de derechos de todos los ciudadanos”. Además, considera que, “al PSOE le ha faltado coherencia y valentía”, para apostar por alternativas reales y con menor impacto. En ese sentido destacan que “el propio ministerio recrimina a la Confederación Hidrológica del Ebro que no haya subsanado los errores técnicos denunciados por los organismos públicos del CEDEX y IGME”.