Última actualización 21 Junio, 2011 11:50 h.

El cambio climático aumenta la acumulación de metales pesados en los ibones del Pirineo

Los ibones del Pirineo están notando también los efectos del cambio climático. Según el investigador rumano Dragos Zaharescu en los lagos de alta montaña se está registrando un aumentando de la acumulación de metales pesados, como el arsénico y el níquel, lo que supone, según el investigador, “una amenaza potencial para los ecosistemas y las poblaciones”, ya que son elementos peligrosos que, “pueden afectar a los cursos de agua que bajan de las montañas”.

FOTO:Uno de los lagos de alta montaña de los Pirineos.

Zaharescu, que ha estudiado estas alteraciones en su tesis de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Vigo, ha recordado que los ibones tienen, “una alta sensibilidad a los factores medioambientales”. Por ello, los lagos de alta montaña, y a raíz de la reducción de la cubierta de nieve o el aumento de la frecuencia de los periodos secos, efectos del cambio climático en el Pirineo, están teniendo, entre otras, esa reacción acumulativa.

El problema es que, según los estudios realizados por el investigador rumano, los niveles de acumulación de los metales pesados, y en concreto el del arsénico y el níquel, “han superado los límites de seguridad para la protección de la vida acuática en los sedimentos superficiales”. Algo preocupante, ya que supone una amenaza potencial para los ecosistemas y poblaciones y que puede afectar a los cursos de agua que descienden de las montañas.

Además, el investigador recuerda que el riesgo se incrementa con el paso del tiempo, teniendo en cuenta las predicciones de los modelos climáticos que hay para las próximas décadas. Según Zaharescu el mayor peligro son las alteraciones de las temperaturas y precipitaciones, porque “pueden causar cambios graves en la hidrología, cubierta de nieva, régimen de desgaste o erosión del suelo".

 Por ello, considera necesario que el ser humano no introduzca modificaciones en esos espacios, como remover el sedimento del fondo de los lagos, y que los resultados de las investigaciones se trasladen a los responsables de esas zonas para que tomen las medidas oportunas.