Última actualización 29 Abril, 2011 12:53 h.

El fuerte del Portalet se prepara para la segunda fase de su rehabilitación

El fuerte de Portalet, en el valle del Aspe, va a comenzar la segunda fase de su rehabilitación. El conservador regional de los Monumentos Históricos, Alain Rieu, y el arquitecto experto en Monumentos de Francia, Bernard Voinchet, recorrieron el 27 de abril el fuerte para conocer las actuaciones ya acometidas y los próximos trabajos. El objetivo es poder abrir al público la fortaleza en el año 2013.

FOTO: Imagen general del Fuerte de Portalet .

Cabe recordar que la primera fase de la rehabilitación, iniciada en 2005, se centró en recuperar algunas de las áreas y dependencias interiores del fuerte que se encontraban en peores condiciones. Ahora la actuación, cuyos trabajos ya se han contratado, además de continuar consolidando dependencias tendrá como una de sus prioridades el acceso al fuerte y el acondicionamiento de la entrada a los edificios, lo que permitirá ampliar la visita al fuerte.

El conservador regional, Alain Rieu, reconoció que la catalogación del fuerte como Monumento Histórico, que él mismo ha impulsado, está acelerando todo el proceso de rehabilitación y recuperación del fuerte de Portalet. Por ello,  tras comprobar el estado actual del monumento, Rieu apuntó sentir, “muy satisfecho del trabajo realizado”.

Los representantes de la región de Aquitania recordaron que en 5 años se han invertido más de un millón de euros en el fuerte, de los que el 87% han sido aportados por la Mancomunidad  de municipios del Valle de Aspe. Ahora para la creación del acceso al monumento se plantea la construcción de una pasarela, cuya inversión podría oscilar entre los 500.000 y 1’5 millones de euros.

El problema respecto a ese proyecto de acceso es que se plantea habilitar la pasarela, de unos 400 metros de longitud, desde la carretera RN-134, por la que actualmente transitan un gran número de camiones. Esto generaría una situación de inseguridad y peligrosidad a los peatones que los responsables del valle no están dispuestos a permitir, por lo que seguirán estudiando otras alternativas.