Última actualización 4 Octubre, 2010 13:08 h.

La reversión de Jánovas, al ralentí

La reversión de los terrenos afectados por el descartado embalse de Jánovas continua estando al ralentí. Los antiguos propietarios y la compañía ENDESA, empresa que posee los derechos de explotación del río Ara, están enfrascados en una lucha, principalmente, por el precio de los terrenos y propiedades a revertir. La Asociación de Afectados por el Embalse de Jánovas, tras celebrar el pasado domingo una Asamblea General en Boltaña, ha reclamado la intervención del Gobierno central para lograr que la reversión se base en, “un precio actual de los terrenos y las propiedades”.

Jánovas

FOTO:Vista de Jánovas.

La asamblea celebrada en Boltaña demostró el grado de preocupación con el que están viviendo los afectados un proceso que se inició hace casi ya dos años, y que hasta la fecha  sólo ha logrado cerrarse con un par de propietarios, ya que a la cita acudieron unos 80 afectados, que en su gran mayoría continúan esperando a que ENDESA les ofrezca un precio “justo” para poder recuperar su terrenos y propiedades en Jánovas, Lavelilla y Lacort.

El problema para los afectados reside en que la compañía eléctrica fija los precios de las reversiones en base a la Ley de Expropiación Forzosa”. Y según ésta, el precio por recuperar esas propiedades debe estar actualizado conforme a la evolución del IPC. Algo que en algunos casos suponen un incremento del 3.000%, cuando en realidad esas propiedades están prácticamente destruidas y su valor es ínfimamente inferior al que propone ENDESA.

La Asociación viene denunciando el problema desde el pasado mes de junio, cuando redactó un manifiesto para lograr una reversión “justa”. Una operación, que según los antiguos propietarios y teniendo en cuenta el estado de las propiedades, debería estar basada en el precio real y actual de esas propiedades –con precios establecidos por peritos independientes  que sí tienen en cuenta la pérdida de valor de las fincas- y contemplando la íntegra devolución de los bienes, ya que hasta la fecha sólo se ha propuesto revertir los expropiados pero no los que se vendieron.

Dos meses después de aquel manifiesto, las cosas han cambiado poco y por ello, la agrupación de antiguos vecinos y propietarios reclama la intervención del Gobierno Central, “de la manera que sea, con un decreto o cualquier otra fórmula legal que nos permita recuperar íntegramente nuestro patrimonio y por lo que realmente vale a fecha de hoy”. Sin embargo, la asociación es consciente de que la batalla en la que está enfrascada va a ser, “muy larga y dura”.