Última actualización 22 Noviembre, 2010 14:02 h.

Medio Ambiente ultima una nueva propuesta para desbloquear la protección de Santa Orosia

La idea de proteger Santa Orosia y Sobrepuerto con la creación de un Paisaje Protegido vuelve a reactivarse. El departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón está ultimando una nueva propuesta que, al parecer, permitirá alcanzar, de manera inminente, un acuerdo con todos los propietarios particulares de los terrenos incluidos en el área de protección. Esto permitiría dar luz verde en lo que queda de legislatura a un nuevo paisaje protegido, que además tendrá una superficie similar al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Paisaje

FOTO:El paisaje protegido tendrá una superficie similar a Ordesa.

Si las previsiones de Medio Ambiente se cumplen y los propietarios particulares, que han recibido muy positivamente el nuevo ámbito territorial que tendría el Paisaje, aceptan el nuevo plan, en las próximas semanas podría salir a información pública la nueva propuesta e iniciar así su tramitación.

La nueva propuesta, en líneas generales, mantiene sustancialmente el núcleo central del primer borrador. Esto es, todo el ámbito geográfico de los pueblos deshabitados de Sobrepuerto: Ainielle, Berbusa, Cortillas, Cillas, Cascbas de Jaca, Sasa, Escartín y Otal. También se mantienen todos los montes públicos de los términos municipales de Yebra de Basa, Fiscal y Broto que se incluían en la primera propuesta. Lo que se excluye del perímetro son las propiedades particulares del anillo exterior, tanto del Alto Gállego como de Sobrarbe.

El departamento de Medio Ambiente destaca la labor de diálogo que se está realizando con todas las partes implicadas, especialmente con los agentes y particulares locales: “Estamos hablando con todas las partes, con mucha lealtad y franqueza, y nos consta los esfuerzos que están realizando los propietarios particulares para llegar a un acuerdo”.

Además recuerdan cuál es el principio que persigue Medio Ambiente en este proceso, y en el resto de proyectos de protección: “Queremos alcanzar un acuerdo lo más amplio posible, con la premisa del máximo interés general, pero sin perjudicar absolutamente a nadie; queremos ser posibilistas y comprensivos con todas las situaciones concretas, porque lo importante es que el proceso avance con todas las garantías”.

Pueblos deshabitados
Mientras se va avanzando en la nueva propuesta, Medio Ambiente continúa avanzando en la propuesta de actuaciones para los pueblos deshabitados del Sobrepuerto, tanto en Alto Gállego como en Sobrarbe. Las actuaciones serán financiadas por el Gobierno de Aragón y estarán contempladas en los presupuestos autonómicos del 2011, en el capítulo de inversiones y en el Programa de Desarrollo Rural Sostenible, aunque Medio Ambiente reconoce que las actuaciones que se aborden finalmente en 2011, “dependerán de la disponibilidad presupuestaria, debido a la severa contención que sufrirá el departamento en esta p´roximo ejercicio”.

Según Medio Ambiente, a corto plazo se rehabilitarán las fuentes-abrevadero de Cortillas y Escartín, y el lavadero y la herrería de Susín; se adecuará el sendero y las bordas de Berbusa y se acometerá la mejora ambiental de San Cocobá, en lo alto de Santa Orosia. También se prevé la instalación de paneles interpretativos de los oficios tradicionales y de elementos singulares de la zona, así como el arreglo del abrevadero de Cillas y las fuentes de Casbas de Jaca.

Con ello, Medio Ambiente busca dar ejemplo: “Destinamos partidas a inversiones reales en el territorio, que repercutan en beneficio de quienes son los auténticos protagonistas y artífices de la conservación, los ganaderos y los habitantes de la zona”. Por ello, “vamos a priorizar actuaciones como los abrevaderos de Cortillas o Escartín, porque son fundamentales para el mantenimiento de la ganadería extensiva de la zona, que contribuye de manera decisiva a la conservación del paisaje”.

Cabe recordar que el objetivo de Medio Ambiente con este proyecto es conformar una ruta interpretativa que permita dinamizar un turismo cultural, etnológico y medioambiental, que contribuya al desarrollo sostenible de estas comarcas del Pirineo.