ALOJAMIENTOS

Última actualización 28 Julio, 2009 14:56 h.

REPORTAJE

El fuerte Coll de Ladrones se abre a las visitas

Los vecinos y visitantes del valle de Canfranc ya pueden conocer mejor un fragmento de su historia. A partir del sábado, 1 de julio, el fuerte Coll de Ladrones, en Canfranc, abre sus puertas a las visitas. La iniciativa es una propuesta del Hotel Santa Cristina de Somport, empresa propietaria del fortín, que quiere dar a conocer este impresionante patrimonio, que aúna historia y naturaleza.

Col de Ladrones
El fuerte Coll de LAadrones.

Las visitas se efectuarán todos los sábados y miércoles de verano, entre las 11.00 y las 13.00 horas, y no son guiadas. Para facilitar y acercar a los visitantes toda la información del fuerte, se les entrega un díptico en el que se recopilan datos históricos de la fortaleza, como el motivo de su construcción, su utilización, su evolución o cómo un fuerte militar termina en manos de la propiedad privada. El folleto incluye un plano de las distintas dependencias, con información de sus usos o los distintos mecanismos de defensa que hay en la construcción militar.

Santa Cristina lleva varios años trabajando en la idea de abrir Coll de Ladrones al público en general, aprovechando la proximidad del hotel y del fuerte, a escasos kilómetros el uno del otro. En el año 1990, el Ministerio de Defensa decidió sacar a subasta pública una fortaleza que estaba abandonada desde los años 50. Es entonces cuando Coll de Ladrones pasa a ser propiedad de la empresa hotelera, siendo declarado Bien de Interés Cultural (BIC) por el Gobierno de Aragón en 2006.

Un año después comienzan las obras para consolidar el fuerte y acometer una intensa limpieza, ya que el paso de los años y de “visitantes poco respetuosos” había deteriorado la construcción. Tras desbrozar la vegetación que cubría casi por completo el fuerte, se instalaron protecciones para que las visitas se realizaran con total seguridad y se colocó un cerramiento exterior para proteger fortín del vandalismo.

Un poco de historia
La historia de Coll de Ladrones está repleta de altibajos. Su edificación se debió a la preocupación que mostraron los mandos militares cuando a mediados del siglo XVIII se inicia la construcción de la carretera francesa Olorón-Somport, ya que las defensas del valle, salvo la Ciudadela, estaban abandonadas o desguarnecidas. Con afán de redoblar la seguridad en 1752comienzan las obras de las nuevas defensas, entre las que se encontraba una batería en el denominado monte Cod de Ladrones de Canfranc.

Su edificación finaliza en 1758 pero la mala construcción del mismo motiva que se abandone en 1777. Años después, cuando se concluye la construcción de la carrera española del Somport, Coll se convierte en la principal defensa de esa vía de comunicación. El fuerte es totalmente reconstruido, obteniendo su estructura e imagen actuales y aprovechando la roca como principal elemento de defensa. Esta reconstrucción finaliza en 1900 y tres años después recibe la visita del rey Alfonso XIII.

Poco a poco la fortaleza va cayendo en desuso, hasta que en el década de los 50 ya está totalmente abandonada. Ahora, más de medio siglo después, Coll de Ladrones vuelve a abrir sus puertas para mostrar esta historia y para dar a conocer una construcción que es excelente ejemplo de arquitectura militar en montaña.

Pirineodigital.com - PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL - Contacto - Cómo insertar publicidad
© Pirineum multimedia, S.L. - C/ Del Carmen, 4 1º-izq. 22700 Jaca (España) -
NIF: B-22196786 · Tel./Fax. 974 355 386 · info@pirineum.es