Última actualización 8 Junio, 2009 11:54 h.

Aínsa, Biescas y Boltaña, entre las localidades pirenaicas con mayor riesgo de inundación

Las localidades de Aínsa, Biescas y Boltaña son las localidades pirenaicas que mayor riesgo de inundación presentan. Un estudio de la Universidad de Zaragoza ha analizado el riesgo de inundación fluvial que tienen las poblaciones de toda la comunidad aragonesa y entre las localidades que presentan el segundo mayor nivel de riesgo se encuentran Aínsa y Biescas. Boltaña, por su parte, forma parte del tercer grupo. En total, 371 poblaciones de Aragón se encuentran en situación de riesgo.

Biescas

FOTO:Biescas es una de las localidades de mayor riesgo

El estudio que recoge estos datos, “Núcleos de población en riesgo de inundación fluvial en Aragón: diagnóstico y evaluación para la ordenación del territorio”, ha sido elaborado por los investigadores Sergio Doménech, Alfredo Ollero y Miguel Sánchez, y es el primer inventario español de ámbito regional de estas características. Ha sido publicado en el número 54 de la revista científica Geographicalia, del departamento de Geografía y Ordenación del Territorio de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza.

A nivel general, el análisis concluye que uno de cada 5 pueblos de Aragón se encuentra en riesgo de inundación por desbordamiento de ríos, barrancos y ramblas. Es decir, 371 de las 1.729 localidades existentes (un 21,5%). En cuanto a las localidades pirenaicas, estas ocupan los primeros puestos, pero no alcanzan el nivel máximo, 10 puntos, que corresponde a Calatayud, Alcañiz y Zaragoza. Es en el segundo bloque, con 9 puntos, donde se encuentra Aínsa y Biesca y Boltaña aparece en el tercero, con 8 puntos.

Y es que las inundaciones son el riesgo natural más extendido en todo Aragón, tanto por frecuencia como en consecuencias. Para identificar los núcleos en riesgo se ha realizado un reconocimiento de fotografías aéreas y ortofotos de alta resolución analizando la proximidad de los núcleos urbanos con los distintos tipos de cauces fluviales existentes.

Junto a la catalogación, los científicos han creado una metodología sencilla para evaluar el grado de riesgo de cada núcleo. En ella, se ha incluido la densidad de edificaciones que pueden verse afectadas, las avenidas históricas consignadas en cada núcleo y las localidades que han contado con medidas para mitigar las zonas inundables o están catalogadas en el Plan Especial de Protección Civil.

Lo paradójico del estudio es que los valores de mayor riesgo se han localizado junto a ríos caudalosos, pero el mayor número de casos corresponden a núcleos ubicados junto a barrancos o ramblas de caudal intermitente, no aforados y de difícil predicción en tiempo real. De ahí que los autores además de identificarlos, proponen medidas de ordenación del territorio para cada caso concreto con el objetivo de reducir y paliar los daños.

El inventario elaborado por los científicos zaragozanos es muy importante, ya que ayudará a adoptar medidas de prevención que eviten o palien estos episodios que, en general, son capítulos extremos necesarios para el correcto funcionamiento de los ríos y de sus ecosistemas asociados.