Última actualización 29 Junio, 2009 15:46 h.

Espacios naturales al alcance de todos

La Fundación ONCE y el departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón van a colaborar para lograr que los espacios protegidos de la Red Natural de Aragón estén al alcance de todos. La idea es mejorar la accesibilidad en las áreas protegidas, mediante actuaciones que se centrarán, principalmente, en desarrollar proyectos de reducción de barreras arquitectónicas en los equipamientos de uso público y en la formación de profesionales para prestar una mejor atención a personas con discapacidad. El acuerdo suscrito entre ambas entidades forma parte de la apuesta de Medio Ambiente de Aragón por la accesibilidad e incluye la elaboración de planes concretos para cada uno de los espacios de la Red Natural.

Sillas adaptadas en Ordesa

FOTO:Servicio de silla adaptada que hay en Ordesa.

El convenio, calificado por ambas partes de “pionero”, se desarrollará hasta diciembre de 2011. Para este año ya se ha reservado una partida 300.000 euros para empezar a mejorar la accesibilidad en alguno de los quince espacios naturales de la Red Natural en la comunidad aragonesa.

Con este convenio se da continuidad a proyectos ya desarrollados en espacios protegidos de Aragón, como el servicio de sillas adaptadas existente en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, la adecuación de caminos para sillas de ruedas o la eliminación de barreras arquitectónicas en varios centros de interpretación de estos espacios.

El director general de la Fundación ONCE, Luis Crespo, explicó que con el proyecto se trata fundamentalmente de “eliminar barreras físicas para las personas que tienen dificultades de movilidad, como es el caso de los usuarios de sillas de ruedas. Y luego, para otro tipo de discapacidades, como las visuales o auditivas, estudiaremos fórmulas sobre cómo comunicar y transmitir lo que por la discapacidad no se puede percibir”.

Además de las actuaciones de adecuación de los equipamientos, se programarán actividades de formación en accesibilidad, dirigidas a guías, intérpretes, agentes sociales y operadores privados que presten servicios de uso público para visitantes en los espacios privados. En su intervención, Crespo, quiso incidir en el papel que puede jugar el colectivo de personas discapacitadas en turismo ambiental: “En España hay más 3,8 millones de discapacitados, más de 115.000 en Aragón y 50 millones en toda la Unión Europea”.

El director general de la Fundación ONCE apuntó, además, que “suelen ser turistas acompañados de familiares o amigos y por tanto, olvidando el tema social, simplemente desde el punto de vista económico, el conseguir que los espacios naturales sean accesibles para todos, realmente supone una ventaja competitiva que tampoco debemos de despreciar”.

Respecto a los planes específicos para cada espacio, el consejero de Medio Ambiente, Alfredo Boné, señaló que ya se han abordado en cada patronato de los distintos espacios, con la intención de establecer cuáles son los objetivos y las medidas a poner en marcha  para que los valores naturales sean accesibles para todos los ciudadanos. “El disfrute de la naturaleza y de nuestra riqueza es un derecho de todas las personas”, señaló Boné.