Última actualización 10 Junio, 2009 11:58 h.

Vincci abandona el Balneario de Panticosa

La cadena hotelera Vincci ha abandonado la gestión de Panticosa Resort y el Hotel Las Margas Golf de Sabiñánigo. Nozar, propietaria de los mismos, está buscando un nuevo inversor o touropedador interesado en gestionarlos, pero se ha dado un plazo máximo de 20 días para ello. Si no, el Balneario de Panticosa y el hotel del campo de Golf de Sabiñánigo cerrarán temporalmente, poniendo en peligro 130 puestos de trabajo.

Balneario de Panticosa

FOTO:Complejo del Balneario de Panticosa.

Parece como si la misma situación de este invierno pasado se volviera a repetir y todas las gestiones realizadas hasta la fecha para mantener el complejo del balneario abierto no hubieran servido para nada. Desde el lunes 8 de junio, Vincci ha cesado su actividad en los señalados servicios y ha explicado que el motivo de su marcha se debe a que “no se cumplen los requisitos mínimos”.

Cabe recordar que en mayo de 2008, Nozar y Vincci firman un contrato de un año para que el grupo hotelero se hiciera cargo del Balneario y el Hotel. Sin embargo, ya en febrero el grupo hotelero concedió un plazo de 8 meses a Nozar para que cumpliera los requisitos pactados y ahora, al no cumplirlos, aunque el grupo no ha determinado cuáles son esos “mínimos”, abandona el complejo, poniendo en peligro la continuidad de los 130 trabajadores que tiene el balneario y el hotel.

El comité de empresa no descarta solicitar un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE), pero los trabajadores van a analizar su situación en una asamblea convocada para la tarde del 10 de junio, momento en que, según se les ha informado, se les entregará parte de la nómina de mayo, que aún no han cobrado. El resto está previsto que se les entregue en la próxima semana. De salir adelante el ERE sería el segundo, después del que se realizó este invierno, afectando a 201 trabajadores. De ellos, 175 fueron despedidos y a 26 se les modificó el contrato.

Ahora, la situación para Nozar, única accionista de Aguas de Panticosa, es muy delicada, ya que tiene una deuda de unos 700 millones de euros y tiene previsto realizar un ERE que afectará a 180 trabajadores, de cuatro empresas distintas: Nozar, Dimora, Estilo y Lena Construcciones. Por el momento, Nozar ha contratado a la empresa Howard para buscar un nuevo inversor o touroperador que esté interesado en las gestión del complejo del Balneario, pero si en 20 días no hay ofertas, el Resort echará el cierre de manera temporal.