Última actualización 27 Agosto, 2008 10:42 h.

Aragón y Aquitania abordarán la reapertura del Canfranc este otoño

Este otoño se presenta como una cita clave para abordar la reapertura internacional del Canfranc. Los presidentes de Aragón y Aquitania, Marcelino Iglesias y Alain Rousset, han acordado celebrar dos reuniones de trabajo, en los próximos meses, para tratar la situación actual de las comunicaciones transpirenaicas, en especial, la reapertura de la línea Zaragoza-Pau. Una vía que, según las últimas previsiones del presidente aquitano, recuperaría el tráfico en 2015, dos años más tarde de las fechas dadas este pasado invierno.

Manifestación por la reapartura de la línea

FOTO:El pasado 18 de julio se celebró una nueva manifestación para solicitar la reapertura. DAA

La primera reunión se celebrará en octubre, del 1 al 3 en Burdeos, en el marco de la Conferencia de Regiones Marítimas y Periféricas de la Unión europea. En ella, según han explicado los dos mandatarios, Aragón defenderá su postura respecto a las comunicaciones transpirenaicas, insistiendo en la necesidad de reabrir el Canfranc y en su complementariedad con la Travesía Central por los Pirineos. La segunda tendrá lugar en Burdeos, en una fecha por determinar, aunque será una vez finalizada la Expo, con la celebración de un encuentro bilateral Aragón-Aquitania para analizar esas comunicaciones transfronterizas.

Según han explicado Iglesias y Rousset, en un breve encuentro celebrado en el Pignatelli, en ambas reuniones se tratarán, “las dificultades que los dos territorios encontramos para atravesar los Pirineos, y muy especialmente la línea del Canfranc”. Una vía que, según las últimas previsiones del presidente de Aquitania podría estar abierta en 2015, dos años después de las fechas dadas este invierno cuando el Consejo regional inició las tareas de desbroce de la vía entre Bedous y Olorón.

Rousset explicó que tal y como estaba anunciado, el trayecto ferroviario limpiado este invierno podría recuperar el tráfico ferroviario en 2010 y tres año después, “en el peor de los casos”, apuntó Rousset, se estaría en disposición de reabrir la línea entre Zaragoza y Pau. El presidente de Aquitania recordó que “nosotros hemos impulsado el proyecto en Francia y, a pesar de ser responsabilidad del Estado, si la región de Aquitania no hubiera ayudado a cofinanciar la línea entre Pau y Olorón y de aquí a Vedoux, el proyecto de reapertura no hubiera avanzado”.

Por su parte, Iglesias resumió el estado de la línea en España: “La variante de Huesca está terminada, han comenzado los trabajos de reforma y acondicionamiento en el tramo Caldearenas-Jaca y seguimos trabajando en la rehabilitación de la Estación de Canfranc”. Actuaciones que en conjunto, y según apuntó el presidente aragonés, suponen una inversión superior a los 70 millones de euros.

Peaje
En otro orden de cosas, los presidentes hablaron en su reunión de las comunicaciones por carretera, de titulaciones universitarias y de las relaciones con los sindicatos en el desarrollo socio-económico de sus territorios. Aunque uno de los temas que más interés generó fue la postura de Iglesias sobre la propuesta lanzada por Alain Rousset de establecer un peaje a los transportistas que empleen el túnel carretero de Somport. Sin embargo, el aragonés se mostró contrario a esta iniciativa, “que nos generaría problemas”, y señaló que la intención del Gobierno de Aragón es que siga siendo una vía de financiación pública, como hasta la fecha.

Rousset aclaró que la propuesta busca evitar los accidentes de camiones, que se han incrementado considerablemente desde que se puso en marcha este túnel, y también como un modo de incrementar la recaudación regional. El presidente de Aquitania también explicó que podría establecerse como una “ecotasa”, que grabara exclusivamente el paso de las mercancías peligrosas, al ser éstas las que mayores riesgos entrañan en caso de accidente.