Última actualización 13 Agosto, 2008 15:21 h.

Montañana busca “servicios”

El núcleo medieval de Montañana aspira a tener una recuperación lo más completa posible. Hasta la fecha, el conjunto histórico ha recibido, por parte del Gobierno de Aragón, algo más de 5 millones de euros para llevar a cabo diversas obras de rehabilitación. Ahora, el objetivo es dotar a Montañana con una serie de servicios que lo completen y le sirvan de apoyo.

Montañana

FOTO: Iglesia de Montañana.

 

La idea que está barajando la administración aragonesa para ese fin es ubicar los posibles servicios en la cercana localidad de Puente de Montaña. Aunque, de momento, las tareas se centran en estudiar los servicios que el núcleo medieval requeriría y las ubicaciones más idóneas para ellos, pero sin tener nada concreto. La idea irá fijándose según vayan avanzando las labores de rehabilitación, que se remontan ya al año 1999.

En ese sentido cabe recordar que está pendiente de ejecutarse, como un paso más dentro de la recuperación de un núcleo que desde 1984 es Bien de Interés Cultural (BIC), el camino viejo que conecta Montañana con Benabarre. La actuación la acometerá PRAMES y el plazo para su ejecución es de 10 meses, a iniciar en próximas fechas.

Hasta este momento las principales labores de rehabilitación en Montañana se han centrado en la Torre de la Cárcel y las murallas, la abadía, el entorno del ayuntamiento y la ermita de San Juan, así como diversos caminos y muros, casas de arquitectura tradicional y edificios secundarios. Aunque la rehabilitación estrella ha sido la acometida en la iglesia románica de Nuestra Señora de Baldós, con una inversión de 1,6 millones de euros.

Se trata de un templo de finales del siglo XII y principios del XIII, dedicada a San Martín y San Ponce, y con una planta de cruz latina de una sola nave. El pasado verano esta iglesia dio toda una sorpresa al descubrirse en sus paredes varias pinturas del siglo XII, que también fueron restauradas.

Cabe recordar que el Gobierno de Aragón quiere que Montañana vuelva a ser un enclave medieval en la comarca de la Ribagorza y para ello cuenta con un Plan General y otro Especial, en los que están recogidas las pautas de intervención del núcleo y todas las actuaciones acometidas hasta la fecha.