Última actualización 8 Agosto, 2008 10:11 h.

El número de rescatados este mes de julio se duplica

El verano está siendo muy complicado en cuanto a accidentes y rescates en áreas de montaña. Sólo en julio se han duplicado las personas que han sido rescatadas en el Pirineo por la Guardia Civil de Montaña, llegando a las 147, y el número de intervenciones efectuadas se ha incrementado en un 20% respecto al mismo periodo del año pasado, alcanzando la cifra de 88. De las 18 víctimas mortales registradas en estos meses, 7 han tenido lugar en julio y la tendencia para agosto es similar.

REscates de Montaña

FOTO: Los barrancos han sido los lugares donde mayor incremento de rescates ha habido.

En lo que llevamos de año, se han realizado 208 rescates, con 318 personas atendidas, de las que 162 han resultado heridos, 138 ilesos y 18 fallecidos. De estas intervenciones, 62 se ha realizado en actividades de barrancos y otras tantas en alta montaña y 38, en senderismo. Lo más chocante es el aumento registrado en los barrancos, 87 rescatados -39 en julio- , frente a los 62 del mismo periodo de 2007 -18 de ellos en julio-. Los datos apuntan un incremento  del 105 en los rescates realizados en estos primeros meses respecto a 2007, y un 25%, en el número de rescatados.

El aumento de las intervenciones en este actividad concreta, según han indicado los responsables de los grupos de rescate de la Guardia Civil, se debe a “la realización de prácticas que antes de no se contemplaban, como son los saltos”. De ahí, que una de las zonas que mayor número de rescates ha tenido en lo que llevamos de año sea la Sierra y los Cañones de Guara, principal lugar para la práctica del descenso de barrancos.

Pero, la falta de información y de formación, y el no ir con el equipo adecuado, además de las peculiares condiciones meteorológicas y de nieve  de este año, también han influido, según los responsables de los Grupos de rescate, en el aumento registrado. Aunque, tanto las autoridades, como las asociaciones, clubes y federaciones deportivas llaman a tener un comportamiento responsable y adecuado a las condiciones de cada uno a la hora de realizar estas actividades.

Y es que, el perfil del rescatado hace referencia a una persono no acostumbrada a realizar esas prácticas. “Mucha gente se pone a andar y de repente se encuentra por encima de los 2.500 metros con lo que ello conlleva”, apuntó el teniente coronel-jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Huesca, Carlos Crespo.

Para evitar situaciones de riesgo, la Guardia Civil insiste en seguir unja serie de normas, “muy básicas y lógicas”: planificar al máximo las actividades, no ir solos y avisar a dónde se va y qué se va a hacer, no olvidar que en la montaña los cambios de tiempo bruscos son habituales y los caudales de barrancos y ríos pueden variar, conocer las limitaciones de cada uno y llevar siempre el móvil con la batería cargada. Además, insisten en consultar información oficial y, si es posible, sobre el terreno, así como no dura en avisar al 062 en caso de emergencia.