Última actualización 8 Agosto, 2008 12:25 h.

Alcoa-Sabiñánigo parará un mes su actividad

El lunes 11 de agosto comenzará a aplicarse el expediente de regulación de empleo (ERE) de la factoría de Alcoa en Sabiñánigo, que supondrá parar la actividad un total de 31 días. El comité de Empresa ha aceptado con alguna modificación el documento presentado por la patronal hace un mes y que afecta a 170 de los 177 empleados que tiene la fábrica. Al final, en lugar de parar la actividad durante 42 días, como plateaba la empresa, el paro será de un mes.

Alcoa-Sabiñánigo

FOTO: Entrada a la planta de Alcoa Sabiñánigo.

La asamblea ha refrendado el documento modificado con un 70% de los votos a favor y un 26% en contra. Entre los puntos que figuran en el acuerdo se indica que la regulación abarcará desde este lunes 11 de agosto hasta el próximo 19 de diciembre, por lo que, como ha insitido la empresa, se trata de una situación coyuntural. Además, la patronal asegura que para el 2009 no hay previsto ningún expediente de regulación, ni extinción, ni suspensión y ha presentado un plan de inversiones futuro para la factoría serrablesa.

Esas garantías futuras han sido las que más han pesado a la hora de que trabajadores y empresa hayan acercado posturas y hayan llegado a este acuerdo, si bien, los operarios han logrado introducir finalmente algunas modificaciones en el ERE presentado. Ahora, según el nuevo documento, no se cesará la actividad los lunes y martes, como planteaba la empresa, sino que han establecido otros días para aplicar los paros a todo el personal por igual y tener que parar sólo 1 ó 2 días cada 4 ó 5, para alcanzar el mes de inactividad, 31 días.

Cabe recordar que Alcoa-Sabiñánigo presentó un expediente de regulación de empleo propiciado, “por la caída del mercado y la cartera de pedidos”, lo que obligaba, según la empresa a “adaptar y ajustar la producción”.

Para el alcalde de la localidad, Carlos Iglesias, “si ambas partes han llegado a un acuerdo, todos esperamos y suponemos que es para la continuidad de la planta”. Algo que esperan que también suceda finalmente con Dequisa, que ha anunciado el cierre de su planta en Sabiñánigo, con 32 empleados, para finales de este año, agravando, así, la crisis industrial y económica de la capital del Alto Gállego.