Última actualización 12 Marzo, 2008 18:42 h.

Comienza el juicio contra el cazador que mató a la última osa pirenaica

Este miércoles, 12 de marzo, comenzaba en la Sala de lo Penal del Tribunal Correccional de Pau el juicio contra el cazador que mató a finales de 2004 a la última osa pirenaica, “Cannelle”. El acusado, René Marquèze, vecino de Urdós, localidad muy cercana al lugar en el que se produjeron los hechos, se enfrenta, hasta el próximo viernes, al cargo de destrucción de una especie protegida.

Cannelle
Momento de traslado del cadáver de Cannelle. FOTO: Archivo-Sud Ouest

El juicio contra Marquèze se celebra después de que el Tribunal Supremo anulara, el pasado noviembre, el sobreseimiento del dictamen del juez instructor del caso que, en un principio, había archivado la causa por considerar que el cazador actuó en legítima defensa.

Ya en abril de 2007, el Tribunal de Apelación de Pau había rechazado el archivo de la causa, al estimar que el procesado se había expuesto “voluntariamente” a una confrontación con el oso y que el grupo de cazadores entre los que se encontraba Marquèze no deberían haber participado en, “una batida peligrosa e infringiendo las prescripciones reglamentarias”.

El acusado, sin embargo, siempre se ha considerado inocente, ya que sostiene que disparó contra la osa el legítima defensa, al sentirse amenazado por el animal y como último recurso. Además, Marquèze siempre ha indicado que el encuentro con el osa fue fortuito y no premeditado.

Frente al cazador del valle del Aspe se personan en el juicio como acusación particular 19 asociaciones de defensa del medio ambiente. Entre otras cuestiones, y según señalan desde estas organizaciones, la idea que persiguen evitar nuevos episodios similares, con la creación de áreas en las que la actividad humana se restrinja y se dediquen a las actividades de ocio y a la conservación de las especies salvajes.