Última actualización 29 Febrero, 2008 14:14 h.

El Ministerio de Agricultura impulsa La Ribagorza aragonesa y catalana

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) y la Asociación para el Desarrollo de la Ribagorza Románica quieren que La Ribagorza, aragonesa y catalana, no pierda sus señas de identidad. Para ello, se va a desarrollar un proyecto piloto que se centrará en el patrimonio artístico, la actividad agraria y los parajes naturales, generando nuevas actividades económicas basadas en la utilización sostenible de los atractivos culturales y naturales de la zona, impulsando la creación de empleo.

Cerler
El paisaje natural de La Ribagorza se potenciará.

Otros objetivos del proyecto, denominado “Ribagorza Románica”, son frenar la desaparición de explotaciones agrícolas y ganaderas mejorando sus condiciones laborales, favoreciendo el relevo generacional y potenciando la diversificación hacia actividades agroalimentarias, de turismo rural y del sector servicios.

Además, el proyecto pretende introducir parámetros de calidad ambiental y prevenir el deterioro del patrimonio natural y de la biodiversidad, facilitando su recuperación, mediante la ordenación integral del uso del territorio para diferentes actividades, la mejora de la planificación y de la gestión de los recursos naturales.

La idea es favorecer una ordenación territorial y un urbanismo adaptado a las condiciones específicas de este territorio, atendiendo a la conservación y rehabilitación del patrimonio construido, y con el objetivo de lograr un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

Para ello, el MAPA y la Asociación Ribagorza Románica han firmado un convenio de colaboración, que compromete al ministerio a participar en la elaboración del programa de actividades y a financiar el proyecto, con los recursos previstos en los Presupuestos del Estado para 2008, por importe de 5 millones de euros. El MAPA también participará en la Comisión de seguimiento que planificará, seguirá y evaluará el proyecto.

Desde la administración central se indica que, “a pesar de la división administrativa contemporánea existente en La Ribagorza, el territorio propuesto configura una unidad limítrofe pirenaica muy coherente desde una perspectiva histórica, cultural, geográfica y socio-económica”. Teniendo en cuenta esta coherencia y la importante riqueza cultural y natural de la zona, “constituye una posibilidad y un valor esencial sobre el que articular la consolidación y diversificación de la actividad económica agropecuaria de la zona, mejorando el modelo del turismo, y otorgando un hecho diferencial a este proyecto piloto de desarrollo rural”.