Última actualización 24 Abril, 2009 10:15 h.

NOTICIAS

Benasque fomenta el plurilingüismo con el instituto de Lenguas de la Península Ibérica

El Instituto de Lenguas de la Península Ibérica (ILPI) comienza su andadura este sábado, 25 de abril, en Benasque. La entidad nace con el objetivo de fomentar la “convivencia” de las distintas lenguas de la península española y ayudar a que no se pierda la riqueza lingüística de este territorio. El español, el catalán, el euskera, el gallego y el portugués, además de otras lenguas regionales, como el aragonés y sus variantes, tienen a partir de ahora un nuevo aliado.

Benasque
FOTO: Benasque acogerá el Instituto de las Lenguas.

La sede del Instituto será el Palacio Condes de Ribagorza de Benasque, en rehabilitación en estos momentos. Por ello, y hasta que finalicen las obras, el ILPI se ubicará en la Casa de la Cultura, gracias a al apoyo del Ayuntamiento de Benasque.

La elección de la localidad ribagorzana viene determinada por la naturaleza “bilingüe” de esta población: se habla castellano y patués, en los valles vecinos el catalán y antiguamente, según indica uno de los impulsores del ILPI, Ángel López, en el Diario del Alto Aragón, “también se hablaba euskera, tal y como se aprecia en la toponimia”.

La junta fundacional del Instituto están constituida por lingüistas de distintas universidades, como la de Alcalá, Barcelona, Valencia, País Vasco o Zaragoza, pero la intención es involucrar también a escritores que colaboren a fomentar la convivencia y el plurilingüismo en la península Ibérica. Objetivo que se plantea a largo plazo, pero en el que hay que comenzar a trabajar lo antes posible.

Los miembros del ILPI serán ajenos a cualquier instancia normativa, ya que de ello se encargan las distintas academias de lenguas, y tampoco se involucrarán en las políticas lingüísticas. Entre sus principales funciones se encuentra la de opinar y elaborar estudios sobre los problemas de convivencia lingüística en la península, para intentar comprenderlos y mediar y aconsejar sobre sus soluciones.

Entre los planes previstos se encuentra la creación de una Universidad de Verano en Benasque, en la que se impartan cursos de lengua, literatura y cultura de español, catalán, euskera y gallego. Posteriormente se incorporaría también el portugués.  El instituto también promoverá la celebración de congresos y la edición de publicaciones para intentar hacer llegar la riqueza lingüística de la península Ibérica a todos los rincones.